Nacional > parlamento

Modifican en Argentina el avión presidencial para que entre la camilla

Menéndez informó que la aeronave será entregada en febrero próximo

Tiempo de lectura: -'

19 de diciembre de 2017 a las 05:00

El ministro de Defensa Nacional, Jorge Menéndez, informó al Parlamento que el avión presidencial –que el gobierno llama multipropósito– no tiene aún la camilla que costó US$ 90 mil, y, para su instalación, la aeronave está siendo modificada en su estructura en Buenos Aires.

La camilla y demás equipos médicos fueron adquiridos por la empresa que ganó la licitación y el nuevo cronograma de trabajo estipula que será entregado antes del próximo 28 de febrero de 2018.

De no ser así, la empresa se expone a ser amonestada e incluso a pagar multas, explicó el secretario de Estado, quien asistió a la comisión de Defensa de Diputados el 12 de diciembre acompañado, entre otros, del comandante de la Fuerza Aérea, Alberto Zanelli.

Las idas y vueltas con esta compra –que le costó al Estado US$ 1.010.000– así como el proceso licitatorio, que fue cuestionado por los servicios jurídicos del Tribunal de Cuentas y por la oposición, llevó al diputado Pablo Abdala (Partido Nacional) a afirmar que se está ante "un fraude".

El legislador, que convocó al ministro, opinó que hubo "una suerte de predeterminación casi obstinada del Poder Ejecutivo y de la Presidencia en particular, a los efectos de adquirir, no un avión, sino ese avión y a ese proveedor".

La administración del Presidente Tabaré Vázquez decidió comprar la aeronave que pertenecía a Carlos Bustin, titular de Autolíder el importador de la marca Mercedes Benz.

Primero intentó hacerlo a través de una compra directa que fue observada, y luego con una licitación, cuyo pliego fue objetado por el Tribunal de Cuentas, organismo que luego de cambiar su integración, habilitó que se siguiera adelante con el proceso.

El avión, según se confirmó en el Parlamento, fue entregado sin contar con el equipamiento médico ni la camilla y eso es "un incumplimiento muy severo y un apartamiento del objeto del llamado muy grave", afirmó Abdala.

Para el diputado, el Ministerio de Defensa "debió haber rescindido el contrato y ejecutado la garantía".

Menéndez, sin embargo, explicó que si bien ese era un camino posible, se escogió continuar para "tutelar el interés general que inspiró el proceso de contratación y mantener la adjudicación". Eso no implica, renunciar a exigir el cumplimiento del contrato, dijo.

De todos modos, el jerarca reconoció que se modificaron las condiciones previstas en cuanto al cronograma de pago y la forma de garantizar el cumplimiento de las obligaciones.

El avión, según surge de la versión taquigráfica de esa sesión, ya integra el patrimonio del Estado y para ello el gobierno concretó el primer pago por el 65% del su valor, es decir que pagó US$ 656.500.

El ministro de Defensa reconoció que la camilla "es una de las obligaciones pendientes de cumplimiento por parte del adjudicatario. Por eso el avión está desde el 1° de diciembre en un taller de Buenos Aires. Allí "se están efectuando las modificaciones para la instalación del equipo extra", dijo.

El comandante Zanelli explicó que originalmente el avión inglés, estaba certificado para transporte y ahora se trata de "modificar partes estructurales y semiestructurales" que harán que sea certificado como un avión "de ambulancia aérea".

Abdala retrucó diciendo que "hubo una afectación de los principios de libre concurrencia, de igualdad de los oferentes y de transparencia. Esto es así por la sencilla razón de que hicimos un llamado para comprar una cosa y el que nos la vendió nos entregó algo distinto". "Se está cambiando el avión porque no estaba en condiciones de contener una camilla (...) Para mí esto es un fraude. Fraude en el sentido de apartamiento de lo correcto, de apartamiento de lo que establecen las reglas del derecho administrativo", afirmó Abdala.

El ministro Menéndez insistió en que se actuó en base a derecho.

Primeros vuelos

El avión presidencial ya operó en el aeropuerto de Carrasco, Rivera, Salto, Durazno, Colonia y Laguna del Sauce en Punta del Este. También voló a San Fernando (Argentina) donde se le hace el mantenimiento en un taller autorizado. El avión, requiere de pistas de determinado largo para poder aterrizar.

Mientras tanto personal de la Fuerza Aérea – cinco aviadores y dos mecánicos- siguen capacitándose en vuelos de entrenamiento, según lo explicó el ministro de Defensa, Jorge Menéndez en el Parlamento.

Comentarios