Cargando...
Nacional festejó en el Complejo Rentistas

Fútbol > NACIONAL CAMPEÓN

Nacional campeón: así se vivió la tarde del bicampeonato en el Complejo Rentistas

Nacional fue campeón y dio la vuelta en el Complejo Rentistas, donde Ligüera fue a buscar a Romay y al profe Moreno para los festejos, y a Ocampo le pidieron selfies hasta los policías 

Tiempo de lectura: -'

07 de abril de 2021 a las 22:45

En un escenario en el que nunca había jugado, el Complejo Rentistas, Nacional se coronó campeón del Uruguayo 2020, logrando su bicampeonato, al ganarle al dueño de casa por 1-0 y cerrar de esa forma las finales en las que dominó sin inconvenientes, con un global de 4-0.

Las inmediaciones del predio colorado, enmarcado en la zona rural de Montevideo, entre Manga y Toledo Chico, se vio convulsionada sobre las 14 horas por el operativo policial montado para una final sin público que, a pesar de eso, tuvo la presencia de hinchas tricolores que llegaron en motos y bicicletas hasta los vallados, para alentar a sus jugadores cuando pasaban los ómnibus que los trasladaban.

Ya cambiados, los futbolistas albos bajaron de las unidades y fueron directamente a la cancha para comenzar la activación, mientras los locales también realizaban los ejercicios previos, con la ilusión de dar vuelta una serie que estaba muy cuesta arriba.

Ligüera, el DT campeón

A minutos del partido, en la zona de camarines, el técnico de Rentistas, Alejandro Cappuccio, dio su última arenga –tras el partido se confirmó que no sigue en el club- y les pidió a sus jugadores un esfuerzo final. “La historia la escriben los valientes”, les dijo en el inicio de su oratoria. “¡Quiero terminar como mierda nos dé el resultado, pero dando todo para ganarlo!”, agregó luego, ya con la voz más fuerte, con el ánimo a tope.

Cerca de esa zona, a metros, estaba estacionada la camioneta del VAR, el sistema que tuvo acción en las finales y que cuando comenzó el partido tuvo que tener un ajuste en la base del monitor que estaba en el campo de juego. Para eso, se le dio unos martillazos.

La previa del encuentro tuvo todo el color que la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) le viene poniendo a sus finales en los últimos años, con cartelería, fuego y salida tipo torneos internacionales, con los dos equipos juntos. Todo muy cuidado, pero con algunos detalles, como las sillas que estaban amontonadas, muy desprolijas, sobre la zona de la cabina del VAR, del otro lado del tejido.

El partido comenzó. Rentistas apareció con tres en el fondo. Nacional, en tanto, hacía su juego, estirando los minutos, mientras el local no generaba peligro.

Joaquín Sosa tuvo un debut soñado

A los 29’, Agustín Oliveros no aguantó más el dolor por una torcedura en su tobillo y el técnico albo Martín Ligüera mandó a la cancha al juvenil Joaquín Sosa, para su debut oficial nada menos que en una final. El zaguero, que jugó de lateral, sería determinante minutos después al meter el centro con el que Bergessio marcó el gol con el que los albos ganarían por 1-0, con un cabezazo brillante.

Fue un momento que quebró el partido, porque Rentistas inmediatamente sufrió la expulsión de su DT y el ambiente quedó lleno de tensión.

En el entretiempo, los jugadores de Nacional se quedaron en el banco de suplentes, bajo un toldo armado en el lugar. De los 15 minutos, los primeros 10, aproximadamente, fueron de silencio y calma, tratando de refrescar a los futbolistas con bebidas y con geles.

El festejo de Bergessio

Luego, ya en el final, Ligüera tomó la palabra, sin elevar mucho su voz, y entre sus órdenes le pidió a Brian Ocampo que atacara el área si tenía espacios. Por su parte, ya cuando volvían a la cancha, el profe Ignacio Barbosa le recordó que estaban “a 45 minutos de la gloria”.

En el segundo tiempo el VAR tuvo trabajo con una jugada en la que se confirmó un penal para Nacional, mientras que los presentes en el complejo no tenían claro qué jugada se estaba chequeando. Finalmente, el remate lo erró Bergessio al dar su tiro en el palo.

Luego, el VAR volvió a intervenir y nuevamente los espectadores no tenían idea qué observaba Christian Ferreyra. Tras ver las imágenes, el juez le mostró la roja a Malrechauffe.

Sin cambios en el trámite, el final de la historia ya tenía tono tricolor y quizás por eso el segundo tiempo se hizo muy largo.

Hasta que el juez llevó las manos al cielo y terminó el encuentro. “¡Nacional, nomá!”, fue el grito en la cancha, en el banco de suplentes, en la tribuna donde estaban los dirigentes albos y en el grupo de 10 hinchas que seguían el partido desde dos camiones afuera del predio.

Bergessio levanta el trofeo por segundo año

Los hermanos Ligüera se dieron un abrazo, al que se le sumó el profe Barbosa.

El capitán de Rentistas, Andrés Rodales, se acercó al banco tricolor y les dio la mano a los integrantes del cuerpo técnico.

Los jugadores comenzaron a saltar en la cancha e inmediatamente les acercaron remeras con el número 48, en alusión a los títulos del Uruguayo que tiene el club en sus vitrinas. En el festejo hubo un recuerdo para el Morro García. También hubo varios jugadores que, como sucede siempre, se acuerdan de sus eternos rivales.

Mientras se armaba el escenario, Ligüera cruzó la cancha para ir a la zona del vestuario tricolor y buscar a Leo Romay y al profe Julio Moreno, y los llevó para que se sumaran a los festejos.

Comenzó la premiación con distinciones para los jueces y con Rodales subiendo solo al escenario para recibir todas las medallas de Rentistas, en un momento donde hubo muchos aplausos por parte de sus compañeros, como por parte de los jugadores de Nacional y las autoridades.

La foto con la copa

Y luego llegó la entrega de la copa, con el nombre de Néstor Goncalvez, la leyenda aurinegra a quien se homenajeó en esta edición del Uruguayo. Bergessio la alzó en el momento más esperado por los tricolores en la tarde y en esta larga temporada.

Tras los festejos, los jugadores dejaron el césped sintético y pasaron por el vestuario a levantar sus pertenencias. En esa zona, Ligüera habló con la prensa y destacó el “gran trabajo” que habían hecho sus antecesores Munúa y Giordano para conquistar la anual. El DT no quiso hacer declaraciones sobre su futuro en el club.

Los jugadores se fueron hacia los ómnibus y se puedo ver a Agustín Oliveros rengueando y con una venda en la zona golpeada de su pierna derecha. Bergessio dijo que el título también era de los hinchas tricolores y recordó que tiene contrato hasta diciembre cuando se le consultó sobre su futuro en el club.

Decurnex en el Complejo Rentistas

En ese trayecto, la copa la llevó Brian Ocampo, quien no la soltó, aunque algunos se la pidieron para sacarse fotos. El delantero dijo estar “muy feliz” por el título y por su rendimiento. Cuando se subía al ómnibus, hasta una agente de policía le pidió para tomarse una selfie.

Los coches arrancaron y salieron esquivando los autos en el estacionamiento, mientras algunos jugadores de Rentistas se iban con la vianda de la merienda en la mano y con la cabeza bien en alto por su gran campaña.

Y así se fue el Nacional campeón, que llegó al Complejo Rentistas a buscar el título y se fue con el bicampeonato para Los Céspedes luego de otra tarde histórica para los albos.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...