Cargando...

Qatar 2022 > MI PRIMER MUNDIAL

Nico De la Cruz, el abanderado de la escuela, que fue monaguillo y al que Gallardo pulió su fútbol

El volante River Plate tenía mucha ansiedad antes de viajar a Qatar 2022 y ahora espera su oportunidad para jugar y demostrar su clase

Tiempo de lectura: -'

22 de noviembre de 2022 a las 11:40

Tenía a su ídolo futbolístico en la familia. Desde niño observó de cerca a su hermano, Carlos Sánchez. El Pato, como él, jugó en la selección uruguaya, y también estuvo en un Mundial, en Rusia 2018. Esta es la historia de Nicolás De la Cruz, a quien le toca debutar en Qatar 2022.

Como en todos los barrios de Montevideo, en el suyo, en Millán y Lecocq, había una canchita y allí fue donde comenzó a jugar al baby fútbol. Era la de Cohami, y con el tiempo, su madre Nellys y su padre Daniel, trabajaron allí.

“Lo conozco desde los seis años, ya era distinto, hablaba mucho con él y le decía que sabía leer la cancha. Era un líder, organizaba a los compañeros. Jugaba de mitad de cancha para arriba, pero era bravo tenerlo quieto porque tenía una energía que sobresalía. No lo podía tener controlado”, comentó a Referí su primer entrenador, Fernando Gallardo.

Nicolás De la Cruz y Juan Ignacio Ramírez cuando eran apenas unos niños en Liverpool

Suele suceder con los elegidos. Con tan corta edad, era un minireferente. “Jugábamos a las 6 de la tarde y a la 1 estaba en la cancha y entrenaba con todas las categorías”, agrega su primer DT.

Entre tanto fútbol, su mamá estaba encima suyo para que no dejara de estudiar.

“Era muy bueno en la escuela, fue abanderado”, cuenta su madre Nellys a Referí.

Nicolás De la Cruz con su mamá Nellys

Y de paso, recuerda que “fue monaguillo en la iglesia de don Calabria en Millán. Todo el mundo lo quería”.

Tenía una motito a batería que le dejaron los Reyes cuando era chico y andaba por el complejo, en el que saludaba a los vecinos. “Ahora, los mismos vecinos me lo recuerdan cuando ven a mis nietos”.

Nellys admite que sus hijas “siempre me reclamaban porque llevaba a Nicolás a todos lados y las tenía que llevar. Siempre para todos lados”, cuenta sonriendo.

Fernando Gallardo, el técnico de Nicolás De la Cruz en el baby

Su papá consiguió el terreno y 20 camiones de tierra para hacer la nueva canchita de Cohami, la que sigue existiendo hasta hoy. Hacía tortas fritas para poder colaborar con el club, marcaba la cancha con cal, colgaba las redes para los partidos y era el técnico.

Su mamá, que era la delegada de su categoría, recuerda: “A veces me metía tanto en el partido, que terminaba en el arco”.

Muchas personas resultaron importantes en su carrera.  

El cartel de agradecimiento en la canchita de baby fútbol de Cohami en la que hizo maravillas Nicolás De la Cruz

Del baby, pasó a la escuelita de Defensor Sporting y, luego de una ardua tarea de convencimiento, a través de la captación de Wilson Di Cono y Nil Chagas llegó a Liverpool.

Gabriel Oroza fue uno de los técnicos que lo marcó en Cuarta y Tercera, le dio todas las pautas que debe tener un profesional para llegar. También lo había dirigido en Séptima.

Así lo explica el entrenador a Referí: “El Pato (Sánchez, su hermano) influyó en la decisión de que se quedara en Liverpool. Defensor no quería que se fuera. Lo dirigí en Séptima y en el primer entrenamiento le dije al profe: ‘Este pibe es crack’. Y me respondió: ‘¡Si no lo viste tocar la pelota!’. ‘Por la forma de moverse, nomás’, le contesté".

“Luego lo retomé en Cuarta y ganamos el Apertura con él como figura”, agregó.

Nicolás De la Cruz y Juan Ignacio Ramírez en sus inicios en las formativas de Liverpool

Diego Demarco, actual técnico de la selección uruguaya sub 17, fue quien lo fichó en Liverpool y lo dirigió en el primer semestre de Séptima, dice Gonzalo Mattos, exdelegado y dirigente de las juveniles negriazules.  

Era muy inquieto y muchas veces lo ponían en el arco. Le gustaba atajar y lo hacía y lo hace bien, hasta el día de hoy, más allá de que no es alto.

Uno de sus grandes amigos de Liverpool, el Colo Juan Ignacio Ramírez, hoy en Nacional, lo recuerda: “Es bueno como golero para ser medio chiquito. Es un loquito para tirarse, le gusta atajar. En la selección, creo que Suárez le sacó el puesto de golero en las prácticas informales, pero en Liverpool lo hacía muy bien”, comenta a Referí.

El Colo Ramírez habló de su amigo Nicolás De la Cruz

Su primer técnico, Fernando Gallardo, recuerda: “Le encantaba jugar de golero. En un partido en el club de Pesca Belvedere, ganábamos 5-0 y empezó a pedirme para jugar de arquero. Faltando 10 minutos lo puse, hasta que levanté la cabeza y lo vi sacando un lateral del medio de la cancha. Me reí y le dije ‘volvé al arco, no seas malo’”.

Fue muy importante para el Colo Ramírez cuando llegó de Mercedes con 13 años y pidió para quedarse con De la Cruz, ya que lo vio muy solo a veces. “Me invitó a su casa, o iba a la residencia a estar conmigo. Él es así. Desde chico estaba atento a todos los detalles. Le nació abrirme las puertas, porque a veces, me quedé a dormir en su casa”, explica el delantero tricolor.

Fernando Gallardo, el técnico que lo dirigió en el baby de Cohami, en la canchita en la que hizo maravillas Nicolás De la Cruz

Cuando comenzó a jugar en las inferiores de Liverpool, dice Mattos que “el short le llegaba a los talones”. Luego, también fue alcanzapelotas.

Se hacían reuniones en la sede y en la sala de directiva, Nicolás se sentaba con todo desparpajo en el sillón del presidente José Luis Palma y usaba la campanita para poner orden. Tenía 13 años. Nadie se animaba.

Juan Verzeri fue quien lo hizo debutar en Primera división en 2015 en el Campeones Olímpicos de Florida contra El Tanque Sisley. A la fecha siguiente, hizo un golazo contra Defensor Sporting en Belvedere.

La amistad entre Nicolás De la Cruz y Juan Ignacio Ramírez prosiguió en la selección uruguaya sub 20

“Recuerdo aquella tarde en Florida en lo que fue su debut. Tiene una virtud muy grande respecto a la comprensión de juego. La primera vez que lo vi, tenía 13 años y estaba en la sub 15 y yo dirigía a la sub 20 de Uruguay. Lo veía seguido, y me llamaba la atención como hacía jugar a sus compañeros y su dinámica. Eso lo fue desarrollando conjuntamente con otros aspectos que tiene que tener un jugador”, comentó Verzeri a Referí.

Oroza se suma: “Verzeri era el técnico de Primera y me había preguntado por él. Jugábamos con Cuarta contra Bella Vista en el Parque Ancap y en Tercera en Belvedere. Le dije a Juan que lo ponía en Tercera para que lo viera. Ganamos 5-3 contra Cerro y dio cuatro asistencias. Y allí Verzeri lo llamó a Primera y no volvió más. Pasó de Cuarta a Primera con 18 años”.

Con esa edad, “era técnico del club de baby de las viviendas en las que vivía. Le gustaba mucho y daba una mano”, comenta Verzeri.

Hernán De León, lateral izquierdo de Central Español, es muy amigo de él, ya que hicieron todas las juveniles juntos en Liverpool.

El único festejo de De la Cruz con la celeste mayor: le anotó un gol a Panamá en junio pasado

“Lo ves chiquito, pero era líder adentro, y si le decías algo se enojaba. En los partidos decisivos siempre aparecía, sobre todo, contra Nacional. Las quería todas y si no se la dabas, también se molestaba. Le encantaba que le pegaran patadas o lo putearan. Se agrandaba más porque se sentía importante”, dijo De León a Referí.

Siendo aún juvenil, ya demostraba su liderazgo y fuerte personalidad. Se jugaba el Torneo Esperanza Alba que organizaba Colo Colo en Santiago. Liverpool se hacía cargo del ómnibus y Nicolás consiguió vender varias rifas con amigos y compañeros para poder viajar en avión y lo consiguió. Fue una especie de tesorero con 16 años y el Colo fue el goleador del torneo.

No olvida sus orígenes y cuando regresa “se junta en comidas con la generación de 1997. Colabora con equipos, pelotas, conos y le da una mano grande al club de baby. Hace poco se le hizo un reconocimiento muy lindo en la cancha”, comentó Gallardo, quien agrega: “Su papá lo dirigió, pero lo enloquecía, porque tiene la misma energía que él”.

Su papá tenía una parrillada y a veces Nicolás colaboraba, “andaba de delantal dándole una mano y hacía de mozo”.

Nicolás De la Cruz y Juan Ignacio Ramírez en el Mundial sub 20 con la selección uruguaya

Su madre le contó a Referí que una vez lo acompañó a jugar contra El Zorzal de Cerro. “Llovía de una forma tremenda. Él metía toda la ropa embarrada en un tanque de agua y el padre, que vendía hamburguesas, le calentaba los championes y le secaba la ropa en la parrilla”.

“Los viernes, para recaudar, hacíamos una matiné de 8 a 12 de la noche y venía muy pintón a bailar, con sus hermanas y mi hijo. Se pasaba lindo. Un día tuve que suspender el baile porque era todo tierra, llovió y era imposible entrar. Lo suspendí y fueron todos a casa para que lo hiciera igual. Se arreglaron con unos tablones y pudimos hacer el baile”, explica Gallardo.

Ya estaba en la selección uruguaya sub 20 dando años de ventaja. Oroza recuerda una anécdota en las inferiores de Liverpool: “Entrenaba de lunes a miércoles con Uruguay y en el club jueves y viernes. Estaba en sub 19, en Cuarta. Y me dijo que estaba cansado. Era el esplendor del Pato Sánchez y como que estaba un poquito agrandadito: ‘Mirá que no sos el Pato Sánchez, sos el Bolita De la Cruz’, le dije”.

Carlos Sánchez y Nicolás De la Cruz, juntos; los dos hermanos jugaron en la selección uruguaya mayor y fueron campeones de la Libertadores con Marcelo Gallardo en River

Y añade: “Estaba mal en la práctica. Llamé a todo el grupo y el único que no venía era él, porque decía que estaba cansado. ‘¡Ah, ¿estás cansado? Mañana no jugás, no estás ni en el plantel contra Fénix’, le indiqué. Al partido siguiente, nos jugábamos el título de Cuarta, y al día siguiente fue el primero en llegar y ganamos. En el encuentro que venía, le pregunté si estaba cansado. ‘Mañana te llevo, pero al banco contra Racing en el Parque Ancap. Todo el partido iba 0-0 y a los 20’ del segundo tiempo lo llamé: ‘¿Sabés lo que hacen los cracks? Entran y ganan los partidos’, le comenté. Y con un tiro libre al borde del área, la colgó del ángulo y ganamos 1-0. Jugamos la definición con Nacional en Los Céspedes en 2015 contra Agustín Rogel, Felipe Carballo, Rodrigo Amaral, Mathías Olivera, Facundo Labandeira. El empate los favorecía a ellos. Les íbamos ganando 2-0, nos empataron 2-2 y en la hora, hubo un penal y lo pateó él. Fue al ángulo y ganamos el título”.

El Colo Ramírez es uno de los grandes amigos de De la Cruz

“Son cosas que después de agradecen –dice Oroza–, porque después, fui el único técnico que invitó a Buenos Aires cuando se casó”.

El Colo Ramírez recuerda que jugaron “una Libertadores sub 20 juntos, un camino largo que disfrutamos; hice una cantidad de goles con sus asistencias bueno, divertido y un aprendizaje como deben ser las juveniles. Contra Bolívar hicimos tres goles cada uno y nos llevamos los dos una pelota. Me causa orgullo verlo en la selección y dónde está”.

Y agrega: “Verlo a donde llegó, me da una gran alegría porque sé que hizo un gran esfuerzo junto a su familia, su formación como jugador y como persona. El fútbol hoy cambió mucho y también tenés que ser buena persona, buen compañero para sentirte cómodo dentro de la cancha, para estar en un grupo y él toda la formación que tuvo fue excelente, lo demostró y lo sigue demostrando, por lo que me genera alegría que juegue su primer Mundial”.

Juan Verzeri fue quien lo hizo debutar en Primera a Nicolás De la Cruz

Verzeri sostiene que “lo más llamativo era cómo respondía dentro de la cancha y asumía compromisos con su corta edad; se adaptaba rápidamente”.

Lo operaron de la rodilla en la Primera de Liverpool. Su mamá recuerda que le alquilaron muletas y que se sufrió en la recuperación.

Fue campeón sudamericano sub 20 con Uruguay y pasó a River Plate de Argentina. Nunca dejó de ser un líder.

“En el liderazgo hay mucho de genética y a él le brotaba eso. En la sub 15 daba ventaja de edad y ya mostraba su ascendencia en el equipo. Cuando fue a River, muchos me preguntaban si estaba para ese nivel y me parecían fundamentales los tiempos que le dieran para que agarrara la confianza necesaria. Eso fue muy importante, y lo hizo el entrenador (Marcelo Gallardo). Tiene para dar mucho más”, admite Verzeri.

Nicolás De la Cruz y Juan Ignacio Ramírez con sus respectivos hijos luego del paso de los años

Ramírez dice: “Siempre me llamó la atención la picardía que tiene para jugar. Desde Séptima, mi padre siempre me lo dice. Tiene la misma postura para jugar hasta ahora, la misma manera de buscar la falta cuando se mete delante del rival, el animarse a ir hacia adelante pensando en el arco. Esa picardía la tiene hasta ahora. Al mirarlo en la tele, ya sé lo que va a hacer. Eso me quedó marcado”.

“Con su carrera fue adquiriendo distintas posiciones, jugó de delantero conmigo en juveniles, luego de doble 5, de volante por afuera, a veces le gustaba jugar libre. No juega con posiciones fijas. Cuando llegó a River me contó de la exigencia de Gallardo y de sus compañeros referentes. Que (Leonardo) Ponzio era el primero en ir al gimnasio. Me lo decía para que yo lo fuera adquiriendo y que no me costara cuando saliera al exterior. Y la confianza que después le dio Gallardo para demostrar lo que era obvio que iba a demostrar por su ritmo y su salida, fue fundamental”, explica.

La Copa Libertadores de 2018 que ganó con River Plate de Argentina

Así, se coronó campeón de la Copa Libertadores de América de 2018 contra Boca Juniors en el Santiago Bernabéu, ya que estuvo en el plantel. Seguía creciendo. Al igual que su hermano Carlos Sánchez, ganó la Copa, ambos con Gallardo.

Su mamá dice que “lo que deseaba era que jugaran juntos en la selección, pero no se dio. A Carlos lo llamaron muy tarde. Para mí es un orgullo que hayan jugado los dos con la celeste”.

Se casó con la cantante Vanessa Britos y tiene dos hijas, Catalina y Agostina. Hace algunos meses que tiene la nacionalidad argentina y antes de viajar al Mundial, extendió su contrato con River hasta diciembre de 2025.

“Ambos formamos nuestra familia, pero tengo fotos de mis hijas con las suyas y eso muestra nuestro camino juntos. Ahora es una amistad con distancia, pero mantenemos el contacto y para mí es importante. Cuando vino hace poco, salimos a cenar”, explica Ramírez.

Nicolás De la Cruz muesta orgulloso el trofeo ganado en el Sudamericano sub 20 de Ecuador en 2017 con Uruguay

Cuando viene a Montevideo, le gusta dar charlas de experiencias de vida con los juveniles de Liverpool.

Verzeri explica que Nicolás “tiene muchas virtudes futbolísticas: pegada, visión, capacidad de salir de situaciones de presión con mucha claridad. Y lo más difícil, que es colaborar cuando el equipo no tiene la pelota”.

Ramírez recuerda que compartió la selección mayor con él. “Me felicitó enseguida, me ayudó en la llegada al Complejo que iba a ser extraña para mí, por enfrentarme a grandes figuras y fue él quien estuvo para hacerme sentir cómodo”.

El Colo viene de compartir equipo con Luis Suárez en Nacional y habla de la selección. “Luis y él ya demostraron que pueden jugar bien juntos. Tienen mucha ambición, con esas ganas de ganar siempre, de que todo les salga bien, y el espíritu ganador, los hacen ser los jugadores que son, no solo a ellos dos, sino a todos los que están en la selección. Por eso es que la gente en Uruguay está muy entusiasmada con el Mundial que puedan hacer. Eso lo generan los jugadores y el cuerpo técnico. Esperemos que sea un buen Mundial para poder disfrutarlo”.

Nicolás es tío de Facundo Trinidad que juega en Primera en Liverpool.

Su mamá, Nellys, añade: “Facundo es mi nieto, y tengo otro Alan Quevedo, de 16, que juega en Defensor y otro que se llama Alexander Abreu en la sub 15 de Liverpool”.

Marcelo Gallardo supo llevarlo muy bien en River

“Se llevaba muy bien con Marcelo Gallardo y él fue muy bueno con Nico. Le costó tomar ritmo en el fútbol argentino, pero lo esperó y le dio la oportunidad y ahí explotó”, dijo.

Cuenta que la llamó en estos días y le preguntó: “Ma, ¿tenés pasaporte?". Ella le contestó que sí. "¿Te quedan hojas? Porque vas tanto a Brasil a ver a Carlos (Sánchez)", le dijo Nicolás en broma. Y allí la invitó a ella y a su padre para que viajen estos días a Qatar. “Estaba ansioso antes de viajar”, reconoció Nellys.

Así es Nicolás De la Cruz. El que impone el ritmo, tiene una gran repentización y jugará su primer Mundial en el que quiere mostrar su clase.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...