Carta Lectores > OPINIÓN

Oda a la falacia

En su columna de opinión, Dardo Gasparré, activa una lista de prejuicios infundados, que pretenden sembrar la confusión para ocultar el debate.

Tiempo de lectura: -'

18 de diciembre de 2018 a las 05:03

Existen pocas formas más eficientes de esterilizar un debate que esconder las posiciones en prejuicios y estigmas. En su columna de opinión, Dardo Gasparré, activa una lista de prejuicios infundados, que pretenden sembrar la confusión para ocultar el debate. Vemos con preocupación cómo las formas que adopta Gasparré generan, en otros países en los que las mismas tienen mayor relevancia, daños sensibles en la construcción democrática de la sociedad.

Uno puede coincidir o no con las posiciones que sostiene el PIT-CNT, pero pretender negarlas apelando a las pulsiones que la figura de Trump genera en la opinión pública es un camino que ha conducido en muchos países a crisis institucionales, culturales y políticas. Nuestro país se destaca por una tradición de dialogo y convivencia, de la cual el movimiento sindical es pilar fundamental. No es ninguna novedad para el sistema político esta voluntad de intercambiar desde la independencia de clase con todos los actores que aspiran a dirigir los destinos del país. Gasparré parece plegarse a una nueva ola, que niega el debate programático y frivoliza la construcción política.

El primitivismo de las posiciones de Gasparré, le impide comprender fenómenos globales que presentan en la humanidad desafíos de dimensiones civilizatorias y que requieren en nuestro país y el Mundo ámbitos de encuentro e intercambio para comprenderlos y abordarlos. La voluntad de intercambiar con los altos representantes de la Iglesia Católica, lejos de pretender intervenir en la dimensión individual que tienen para cada persona sus convicciones y creencias, tienen un objetivo inequívoco, conocer las posiciones de una de las instituciones, que en sus aciertos y errores representa la fe de millones de personas en el Mundo y miles en nuestro país.  

Muestra de ese primitivismo, es pretender comprender las dinámicas de organización de la sociedad en las claves del fordismo, en un contexto histórico en el que una nueve revolución industrial remueve los cimientos del Mundo. Reducir este debate a proteccionismo y liberalismo, parecen propios de un esfuerzo por desconocer los aspectos sustantivos de esta transformación, que tiene en la guerra comercial entre EEUU y China una de sus consecuencias y no su explicación.

Nuestro planteo de intercambio con el sistema político para el año que viene, tiene en el horizonte la búsqueda de alternativas que permitan a nuestro país posicionarse en ese contexto en las mejores condiciones, apostando a un modelo de desarrollo que le permita a Uruguay diversificar su estructura productiva, mejorar su posición en los términos comerciales en los que se inserta en el Mundo, analizar sus fortalezas y contribuir los consensos que permitan transformar estos desafíos en clave de crecimiento con justicia social y sustentabilidad en todas sus dimensiones en el largo plazo. Objetivos demasiado elevados para la lupa pequeña que evidencia Gasparré en el cálculo pequeño con el que parece analizar el proceso político del país.

Gasparré parece sumarse a una línea de pensamiento que se muestra incapaz de mirar el futuro con optimismo y creatividad. Resignados a pensar el futuro del país en las claves de lo que ya existe, negando las posibilidades que de nosotros depende construir. Está de sobra demostrado que no es el salario la variable determinante en la apuesta por el desarrollo productivo que genere empleo de calidad. Los años de crecimiento económico acompañados de crecimiento salarial y generación de empleo son una muestra irrefutable de esta afirmación.
El escenario actual, en el que el crecimiento no acompasa la generación de empleo, presenta nuevos desafíos, que desde la modestia que siempre ha caracterizado a nuestra organización, pretendemos abordar tendiendo con enorme amplitud puentes a todos los niveles, que nos permitan encontrar en ese intercambio respuestas y caminos. Lejos de abrogarnos el monopolio de la sensibilidad, entendemos que el camino pasa por estos puentes que intentamos construir, que distinguen a nuestro país en el Mundo, pero que a los ojos de Gasparré, resultan más parecidos a los muros que promete Donald Trump. 

 

Fernando Pereira 
Presidente del PIT-CNT

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...