Economía y Empresas > TURISMO

Oferta de alojamiento a través de Airbnb equivale a seis hoteles Conrad

Este servicio online amenaza a inmobiliarios y hoteleros uruguayos, que reclaman competir en igualdad de condiciones

Tiempo de lectura: -'

01 de julio de 2015 a las 05:00

Camuflados y dispersos entre edificios residenciales y viviendas, Montevideo esconde dos hoteles del tamaño del Conrad, y en Punta del Este serían cuatro. Con 2.520 alojamientos activos, Airbnb (www.airbnb.com) la plataforma de alquiler de casas, apartamentos y habitaciones que tiene en vilo a las grandes cadenas hoteleras e inmobiliarias del mundo, crece en silencio en Uruguay.

Esta plataforma permite que los usuarios conviertan sus casas en alojamientos turísticos, ya que los habilita a alquilar diferentes habitaciones o viviendas completas, con un régimen flexible. A diferencia de las inmobiliarias que alquilan propiedades por quincena o semana, Airbnb permite alojar por noche en cualquier momento de la semana, un modelo similar al que aplican las cadenas hoteleras.

Fundada por los diseñadores Joe Gebbia, Brian Chesky y Nathan Blecharczyk en San Francisco de 2008, con un valor estimado de US$ 25.500 millones la empresa ya vale más que los grupos hoteleros Marriott (US$ 20.900 millones), Starwood (US$ 14.000 millones) y Wyndham (US$ 10.000 millones), según publicó AFP. Y se acerca al gigante Hilton Worldwide, –valorizado en US$ 27.730 millones–.

En Uruguay, la plataforma cuenta con 1.350 alojamientos en Punta del Este, y 660 en Montevideo; el resto se reparte entre la Costa de Oro, Colonia, Rocha y otros balnearios de Maldonado.

Airbnb ya tiene 2.520 alojamientos en Uruguay de los cuales 1.350 están en Punta del Este

Mientras que en ciudades como Nueva York, París o Madrid, los hoteleros protestan por "competencia desleal" y por no tributar en los países en los que operan, el ex presidente de la Cámara de la Industria Hotelera Turística de Uruguay, Remo Monzeglio, dijo que desde la asociación se está "haciendo bien poco, porque es tan avasallante el ritmo de esta tecnología que no es muy fácil reaccionar enseguida".

Es que esta plataforma, pese a existir desde 2008, no fue adoptada masivamente por el público uruguayo sino en los últimos dos años, según el subsecretario del Ministerio de Turismo, Benjamín Liberoff. A partir de ese momento su crecimiento no se ha detenido: según cifras aportadas por Airbnb el número de reservas de uruguayos en alojamientos locales creció 115% en 2015 respecto a 2014, y las reservas por parte de extranjeros crecieron 150% en el mismo período.

A nivel local, la plaza que más se destaca es Punta del Este, donde según el gerente general de Airbnb para América Latina, Jordi Torres, "sorprende" la oferta de alojamientos a través de esta plataforma "a pesar del tamaño del mercado", uno de los más pequeños de la región. Fue justamente en este balneario que en 2015 se duplicó el número de alojamientos respecto al año anterior, lo que para Torres muestra la importancia de esta plaza fundamentalmente veraniega.

Para el vicepresidente de Adipe Cidem –organización surgida de la fusión entre la Asociación de Punta del Este y la Cámara Inmobiliaria de Maldonado–, Andrés Jaffif, "los portales de internet", entre los que se encuentran Airbnb y Booking –que ofrece alquileres temporales a través de su plataforma Villa–, "complican" la operativa de los operadores inmobiliarios instalados en Punta del Este "que pagan todos sus impuestos". Entre las obligaciones que no pagan estas plataformas online, por no estar ubicadas en Uruguay ni registradas en el Ministerio de Turismo, es la del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) del 10,5%, en el cual las inmobiliarias ofician como agente de retención. Al no pago del impuesto se le suma la pérdida de la comisión que cobra la inmobiliaria, que ronda el 8% del valor del alquiler y la pagan tanto el inquilino y como quien ofrece su propiedad. En cambio, Airbnb cobra una comisión del 3% sobre el subtotal del valor del alquiler, y entre 6% y 12% a los inquilinos –la cifra varía según el monto, cuánto más valor tenga la propiedad, menor será la comisión–.

Para el operador inmobiliario de Punta del Este, Alberto Prandi, la implementación del IRPF en los alquileres hizo que "bastante más" del 50% de las propiedades que antes se ofrecían a través de inmobiliarias pasaron al sector informal, por lo que una manera de competir con estas plataformas sería reducir a la mitad el porcentaje que corresponde al pago de este impuesto.

Airbnb


Hotel "encubierto"

El presidente del Centro de Hoteles de Punta del Este, Antonio Soto, dijo que todavía no hubo reuniones para discutir sobre estas plataformas, aunque estiman que abordarán el tema en la próxima reunión. Soto opinó que Airbnb y otras plataformas de alquileres son una competencia directa para los hoteles, que en los últimos años han notado una merma en la ocupación.

Entre enero y mayo llegaron a Uruguay 1,4 millones de visitantes, de acuerdo a datos del Ministerio de turismo, lo que significa un aumento de 11% respecto a igual periodo del año pasado. "Vinieron más turistas que el año pasado, en algún lugar se deben haber quedado, no lo hicieron en la hotelería" sentenció Soto, quien estimó la merma de ocupación en 20%.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Uruguay, Juan Martínez, criticó que estas plataformas permiten que un propietario ofrezca "un hotel encubierto" con servicios similares y con varias habitaciones como lo hace uno registrado. Soto agregó que no solo molesta la competencia desleal, "sino también el daño que puede causar al destino, que cuesta mucho formar".

En 2015 creció 100% la cantidad de alojamientos que se ofrecen a través Airbnb en Punta del Este
Según el gerente general de Sheraton Montevideo, Pablo Pesce, Airbnb no afecta a ese hotel en particular porque apunta a un público más corporativo, que es uno de los que más llega a Montevideo. Ese segmento demanda de una sala de reunión, de los servicios y el prestigio que representa estar alojado en un hotel, sumado a que en el entorno del 70% de los casos es la empresa quien paga por la habitación y no quien se hospeda en ella.

Por su parte, la cadena de hoteles de cuatro estrellas Regency, apunta tanto al público turístico como corporativo (en mitades), dijo la resposable de Marketing y Comunicación, Teresa Korondi. Según la vocera, el fenómeno Airbnb requiere que se revise la legislación, para que todos los actores "jueguen con las mismas reglas".
Para el Ministerio de Turismo, todavía no está claro cómo hacer que estos servicios tributen: "hoy esto es un debate en el mundo. Si pudiéramos regularlo para que paguen impuestos, a esta altura, hubiéramos ganado el Cinco de Oro", ironizó Liberoff.

Dueños de la confianza

Mercedes O. puso durante casi un año una habitación de su apartamento de Pocitos en alquiler a través de Airbnb. En ese tiempo, convivió con cuatro extraños de diversas nacionalidades. ¿Qué la llevó a confiar en ellos? La plataforma no solo permite calificar a los alojamientos en los ítems de limpieza, ubicación, comunicación con el anfitrión, calidad de la propiedad y veracidad de las fotos y servicios que se anuncian, sino también se puede calificar y comentar el comportamiento del huésped.

Como otras plataformas de la llamada "Economía Colaborativa" (ver columna de Verónica Massonier), Airbnb se basa en la confianza, algo que, según las inmobiliarias uruguayas, solo poseen ellas por estar registradas en el Ministerio de Turismo.

Para el presidente de la Asociación de Administradores de Propiedades Inmuebles (Adapi), Raúl Calandria, Airbnb no solo no va a afectar a las inmobiliarias sino que "las va a ayudar".
Aunque admitió no haber oído de ella hasta que Café & Negocios le consultó sobre el tema, Calandria apuntó que "en la medida en que el inquilino vea que lo que se publicita en esa aplicación no condice con la realidad y no hay nadie respaldando, eso va a subsistir un tiempo y nada más".

Sin embargo, la plataforma dice tener respuesta a través de su web en cualquier momento del día, y solo acredita el pago del alquiler recién 24 horas después que el huésped haya llegado, permitiendo el reembolso si el alojamiento no cumple con las condiciones que anunciaba. Calandria aporto la visión de Adapi sobre Airbnb: "no la conocemos, y como no es una herramienta que tenga que ver con nosotros, obviamente que no es un tema que necesite su estudio. Estudiamos lo que nos afecta directamente y esto no nos afecta".

Asimismo, para el operador inmobiliario Alberto Prandi, algunos inquilinos se sienten más seguros cuando participa una inmobiliaria, ya que por más seguridad que tenga Airbnb, no puede garantizar que algo se rompa y dar a solución rápida al huésped.

Para el presidente de la Cámara de Economía Digital, Marcelo Montado, las inmobiliarias "van a sufrir" hasta que entiendan que tienen que cambiar: "cambió el esquema, ahora es incipiente, pero el crecimiento es muy rápido".

El consultor inmobiliario, Julio Villamide, quien admitió no conocer la plataforma, dijo no descartar que en el futuro las inmobiliarias deban abandonar el mercado de los alquileres temporales: "es imposible seguir operando como lo hacíamos hace 10 años".
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...