Nacional > CONCILIACIÓN

Óscar Costa retiró la denuncia por difamación contra exeditora de Ecos

Herrera aclaró que no quiso afectar el honor de Costa pero mantuvo su opinión sobre que los artículos que éste pretendía publicar eran tendenciosos y carecían de ética periodística

Tiempo de lectura: -'

28 de agosto de 2019 a las 16:59

El director de campaña del exprecandidato blanco Juan Sartori, Óscar Costa, retiró la denuncia por difamación e injurias que había presentado contra la periodista Magdalena Herrera, que trabajaba como editora del portal Ecos –propiedad de Sartori–. El pasado 11 de julio Herrera dijo en el programa "En la mira" (VTV) que recibió instrucciones del comando de campaña de Sartori con la intención de "atacar" a Luis Lacalle Pou, el ahora candidato blanco a la Presidencia. 

Después de aproximadamente dos horas de conciliación, las partes acordaron un párrafo en el que Herrera “manifiesta que sus dichos en el programa ‘En la mira’ no pretendieron afectar el honor y el buen nombre del Sr. Oscar Costa, contra quien no tiene nada personal”. Además, el texto aclara que “jamás se le instruyó expresamente perjudicar a otros actores políticos, sin perjuicio de mantener su opinión personal de que los artículos enviados revelan cierta tendenciosidad y carecen de ética periodística”. 

La conciliación fue tensa y por varios momentos estuvo a punto de fracasar, ya que la defensa de Costa no quería incluir determinadas palabras que entendían perjudicaban a su cliente. Aunque la audiencia fue cerrada al público a pedido de la defensa de Costa, El Observador pudo constatar que los abogados del jefe de campaña de Sartori no querían, por ejemplo, incluir en el acuerdo que los artículos eran “tendenciosos en cuanto a Luis Lacalle Pou”. “Ahí lo que estás haciendo Andrés es decir que mi cliente y el socio ordenaron hablar mal de Lacalle Pou”, le espetó uno de los abogados de Costa a Andrés Ojeda, quien junto a Federico Ravera representa a Herrera. 

En ese momento, la fiscal Brenda Puppo decidió intervenir para aclarar que Herrera estaba en su derecho de tener una “opinión personal” sobre los artículos. Fue tal la complicación que generó la palabra “tendenciosidad” que en plena audiencia las partes googlearon la etimología del término y su alcance. 

Los defensores de Costa también plantearon reparos en cuanto a la palabra ética, a la que consideraron “muy fuerte”. “Mi ética y honorabilidad es mi curriculum para futuros trabajos. Para mi es muy importante”, aseguró Herrera, que asistió a la audiencia con varios textos enviados por Costa, así como audios y conversaciones de Whatsapp. Además, afuera de la sala esperaban dos experiodistas del portal Ecos para declarar como testigos y apoyar las declaraciones de Herrera.

Tanto Puppo como el juez Malvar reconocieron que no habían escuchado los audios ni visto la entrevista completa en el programa “En la mira” para no predisponer su opinión en una instancia de conciliación. 

En un momento, Puppo le alertó a Herrera que una cosa era su opinión y otra distinta lo que pudiera probar en una instancia penal. “Señora, usted tiene que entender que está en un proceso penal. Acá tenemos que probar las cosas. Más allá de que se sienta presionada. Ojo que capaz que no está probado. No vi las pruebas, pero sea consciente de eso”, le dijo a Herrera. Malvar, por su parte, dejó constancia que le parecía “muy desagradable” haber estado “1 hora y 38 minutos” redactando el acuerdo. 

El abogado Correa defendió durante la audiencia que existen “medios de prensa electorales” y enumeró a varios que, a su entender, entran en esa categoría. 

Herrera dejó de trabajar a principios de julio luego de que se anunciara que el medio se convertiría en un sitio de propaganda a favor de la campaña de Sartori. La editora alega que fue despedida "por un comunicado de prensa" pero que no puede cobrar "subsidio estatal" y asegura que ni la indemnizaron ni le pagaron la liquidación de sus haberes. El litigio laboral, sin embargo, está siendo analizado en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS). 

“Yo me había negado a publicar ciertas notas, por lo que él ya sabía que yo no iba a formar parte. Por eso dio por descontado y me dijo: ‘Ya cuento con tu renuncia’”, contó en entrevista con El Observador publicada el 6 de julio, y agregó que fue sometida a presiones para “tener que publicar material de opinión que descalificaba a otros precandidatos”. “Yo les dije que se lo publicaba con muchísimo gusto, pero como columna de opinión y firmada. Pero ellos querían que lo publicara como información periodística. Las primeras veces logré que se publicara como opinión. Y ya las últimas veces noté que caía mal. Me empezaba a responder de mala manera: ‘Bueno, no publiques nada’”, contó.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...