Básquetbol > LIGA URUGUAYA

Osimani a fondo: "A mí me convencen con argumentos, no de pesado"

El base, símbolo durante años de la selección de Uruguay, rompió su vinculación con Defensor Sporting y quedará libre

Tiempo de lectura: -'

02 de febrero de 2018 a las 18:14

Martín Osimani decidió de manera unilateral romper el vínculo que lo unía con Defensor Sporting hasta finales de 2018 y desató una tormenta que tenía varios capítulos puertas adentro en Defensor Sporting.

Luego una charla íntima entre el cuerpo técnico y el plantel fusionado, el base fue señalado como uno de los que quería desestabilizar al entrenador y Osimani decidió presentarse ante la dirigencia para romper su contrato.

Osimani cursaba con 36 años el último año de un acuerdo con Defensor Sporting por tres temporadas pero no toleró la falta de respeto y decidió ponerle punto final al vínculo. Sin posibilidades de jugar por otro equipo de Liga Uruguaya, el base espera por una oferta del exterior para volver a la actividad y no quedar parado tanto tiempo.

Luego de unos días muy agitados tuvo tiempo para atender a Referí y dar detalles de su salida.

Defensor Sporting anunció que el contrato con usted se rompió de forma unilateral, ¿se puede decir que ya es jugador libre?

Todavía no porque el contrato lo estamos trabajando ahora, lo que si decidimos es que no voy a seguir como jugador de Defensor Sporting. El club se sentía atado a tenerme en el plantel por contrato y yo no quería estar en esa situación. Hubo una reunión con el cuerpo técnico con el aval de la dirigencia y se dijeron cosas muy fuertes que decantaron en esta salida. Pasaron muchas cosas al final de la temporada pasada y ya no quería seguir en esta situación.

¿Qué pasó al cierre de la temporada anterior?

El año pasado luego de quedar eliminados el club comenzó con recortes y se manejó públicamente incluso que no querían contar ni con el Pica (Mauricio Aguiar, hoy jugador de Biguá) ni conmigo. Yo tenía contrato vigente, nos sentamos a hablar y luego de una negociación muy tirante, con mucho desgaste para mí, decidimos seguir por este año. Yo pensé que era borrón y cuenta nueva pero efectivamente no fue así.

¿En la reunión con el cuerpo técnico lo señalaron como uno de los que conspiraba contra el entrenador?

Sí, fue una de las cosas que se manejaron en la reunión. Yo soy un profesional, me entrego siempre al máximo todos los días y claramente la situación no era así, por eso preferí alejarme y evitar un daño o esperar que la vida del equipo se deteriore. La relación venía con dificultades normales de un momento de la temporada donde estamos en un pozo de juego pero no corríamos riesgos de perder la categoría ni nada.

¿Hace alguna autocrítica de lo que pasó?

Soy un jugador complicado, tengo mis defectos también y el equipo no estaba respondiendo al liderazgo que yo proponía. Trabajo todos los días con intensidad para eso y a veces la frustración me gana, pero no puedo aceptar que me quieran poner a mí con la intención de que al equipo le vaya mal. Tengo convicciones muy firmes, vivo el básquetbol las 24 horas y tengo puntos de vista que no negocio. A mí me convencen con argumentos no de pesado y en un deporte muy emocional como este se necesita estabilidad, diálogo y convivencia.

Ahora queda libre, ¿qué va a hacer?

No tengo ni idea, voy a ver si salen nuevas oportunidades. Lo claro es que Defensor no quería contar conmigo y en esas condiciones no iba a poder ejercer de buena fe lo que me toca a mí. Asumí esta posición y estamos negociando la salida.

¿Cómo se lo tomó su familia?

Con sorpresa porque uno no sabe cuando se acaba la carrera pero la verdad que no me gusta estar en el ojo público de esta manera. No había dicho nada de todo lo que había pasado al cierre de la temporada anterior porque creía que había que dejar todo dentro del club. Pero la decisión está tomada y para la familia es un riesgo también porque ahora hay que volver a salir al exterior para seguir jugando si sale una nueva propuesta.

Osimani tiene una carrera de lujo. Luego de jugar en el básquetbol universitario de Estados Unidos para colegios de Utah y Miami, el base pasó por Biguá, Trotamundos de Carabobo, Atlético s de San Germán, Halcones UV de Córdoba, Halcones de Xalapa, Soles de Mexicali, Obras Sanitarias, Uniceub, Aguada y Defensor Sporting, pasandó así por clubes de Uruguay, México, Argentina, Venezuela, Brasil y Puerto Rico.

En la selección mayor de Uruguay fue medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de 2007 y en los Sudamericanos de 2003, 2010 y 2012.

Comentarios