Cargando...
Informe del gobierno al Parlamento

Nacional > Reactivación

Pase responsable divide a la población en cinco colores según su estatus sanitario

Este esquema se combinará con el nivel de riesgo asignado a cada actividad para determinar qué tipo de público puede ingresar

Tiempo de lectura: -'

15 de julio de 2021 a las 05:02

El proyecto de pase responsable, que el gobierno prevé implementar a corto plazo para permitir un retorno gradual a las actividades, basará su sistema en cinco categorías que, identificadas cada una con un color, definirán el estatus sanitario de los uruguayos ante la pandemia de covid-19

Comprenden todas las combinaciones que puede haber entre el haber sido testeado recientemente, ya sea con pruebas PCR o de antígenos, el estar vacunado o no, o el haber cursado la enfermedad. 

Así está explicado en el informe que asesores del gobierno a cargo del desarrollo del plan presentaron este martes ante la Comisión de Salud Pública del Senado, y al que accedió El Observador. 

En el “nivel rojo” estarán, justamente, las personas que en ese momento sean pacientes de covid-19. El “naranja” estará destinado a los que atravesaron la pandemia sin haber estado enfermo, sin haberse vacunado o que se hayan realizado algún test. 

El nivel “amarillo” será para la gente que se haya hecho en forma reciente un test de antígeno rápido y que se considera que, por una “ventana de tiempo razonable”,  no es portadora del virus. 

El “verde” será para el conjunto de personas que estén inmunizadas, ya sea por haberse vacunado o por haberse recuperado de la enfermedad. 

Finalmente, el nivel “celeste” será para los vacunados que además, tengan un test de antígeno reciente negativo. 

Este esquema se combinará con el nivel de riesgo que representará cada actividad a desarrollar. El Ministerio de Salud Pública está ajustando a esos efectos una tabla que caracterizará los eventos en función de algunos parámetros universales aplicados, por ejemplo, por la Organización Mundial de la Salud. 

Se caracterizarán en función de una matriz con 12 factores. En función del riesgo asignado y de cómo el Ministerio de Salud Pública vea la situación del país , recomendará que para determinados eventos solo ingresen ciudadanos con determinado estatus.  

Así, se podrá definir qué personas podrán cruzarse con qué actividades, con la premisa de que en un determinado evento haya participantes de un mismo status sanitario. 

Por el conjunto de variables comprendidas, los escenarios pueden ser dinámicos. A medida que mejore la situación sanitaria del país, las ponderaciones de riesgo podrían bajar y así cambiar los “cruces” de personas con diferentes status que se podrían admitir. También que los interesados opten por vacunarse para cambiar de categoría.

Se espera que el sistema pueda estar en condiciones de funcionar en un plazo máximo de 30 días, aunque su impelementación dependerá del aval de Salud Pública. 

De todas formas, el gobierno garantizó que, en la puerta del evento cuestión, la información que recibirá el organizador es si la persona puede o no ingresar de acuerdo a las características definidas para la actividad. O un tic verde o una cruz roja. El resto de la información se considerará reservada. 

Otra de las partes fundamentales del plan pasa por una diseminación a través del país de los “puntos de cuidado”: los lugares que tendrán a su cargo la ejecución del testeo.

Según un reciente decreto los resultados serán convalidados por farmacias de primera categoría y laboratorios de análisis clínicos, entre otros. 

El gobierno está en tanto a la espera de la aprobación de los autotests, que tienen un hisopado menos invasivo, que puede ser de saliva y que cualquier persona podrá practicarse por sí misma. La velocidad del resultado es la misma, y Salud Pública evalúa su confiabilidad. 

Más allá de su uso privado, para su aplicación en el plan de pase responsable deberán ser sí validados en alguno de los centros habilitados, que deberá asumir la responsabilidad de subir al programa el resultado correcto. 

“Nosotros precisamos sacar la foto lo más cerca posible del ingreso a la actividad”, establece la presentación del gobierno. “Si se consigue una foto confiable, muy próxima al evento hay un riesgo acotado, porque riesgo cero no hay en ninguna de las actividades”. 

En el Ejecutivo comprenden que ninguna actividad, vacuna o testeo es infalible. Lo que se trata es minimizar el riesgo asociado a una actividad, y eso pasa a ser un tema de información. 

Indefinición sobre menores

Una de las indefiniciones admitidas por el gobierno en cuanto a este plan es la situación de los menores de hasta 11 años, una franja cuya vacunación está siendo evaluada a nivel de Salud Pública. 

En la cartera se sigue estudiando bibliografía internacional y se está la espera de la definición de la Administración Federal de Medicamentos (FDA) de Estados Unidos, prevista para agosto. 

De la decisión del ministerio dependerá si, por ejemplo, un padre puede ingresar con su hijo a determinada actividad. 
 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...