Fútbol > CLAUSURA

Gran triunfo de Liverpool que agudiza la crisis de Peñarol

El elenco negriazul fue mucho más que su rival y le ganó 1-0 con un gol de Franco Romero a falta de 4 minutos y tras un tiro libre en el que ganó en las alturas

Tiempo de lectura: -'

06 de octubre de 2019 a las 16:50

Peñarol fue un alma que deambuló en pena por la cancha de Belvedere. Un equipo golpeado. Incapaz de tener la fuerza de voluntad para llevarse a su rival por delante. No hay rebeldía. El tiempo se consumió. Tal vez la gente recuerde las imágenes del final, pero Peñarol fue así a lo largo de toda la tarde. Perdió de principio a fin contra Liverpool. Sin levante. Fue apenas 1 a 0, pudo ser por más.

Preocupante. Y más si se toma en cuenta la seguidilla de partidos que se avecinan. Los referentes no pueden sacar la cara. Todo queda supeditado a un botija de 17 años –Facundo Pellistri– que es el único atrevido en un equipo que luce agotado. Al menos es lo que se visualiza desde afuera.

El momento de Peñarol queda reflejado en su postura. 

Le mostró un respeto inusual a Liverpool. Le cedió el terreno y el negriazul no le prestó la pelota. 

Diego López paró dos líneas de cuatro y dejó arriba al Cebolla Rodríguez y Xisco. Y Liverpool jugó a placer el primer tiempo.

Con su paciencia habitual para buscar espacios, lo movió de un lado al otro a Peñarol que se repitió en pelotazos.

Bajo esas perspectivas, con Nicolás Acevedo plantado en el medio y Hernán Figueredo manejando el cuadro, el local fue. El técnico Paulo Pezzolano plantó el cuadro para atacar. Sin vueltas. Un cinco delante de la línea de cuatro final. Dos volantes por delante (Figueredo y Agustín Ocampo) y tres hombres arriba que fueron Federico Martínez, Juan Ignacio Ramírez y Diego Gustavino.

A los tres minutos Fabricio Formiliano ya tuvo que salvar su arco ante una arremetida del Colo Ramírez. Y luego fue Kevin Dawson, con una atajada brutal, el que le ahogó el grito de gol al 9 en una muy buena acción colectiva que terminó con su cabezazo.

Peñarol mejoró sobre los 20 minutos. Pero fue apenas una brisa. Se plantó. Gobernó un instante el mediocampo y lanzó a Fabián Estoyanoff y Pellistri por bandas. Pero sus acciones terminaron en centros sin destino. 

Lo más peligroso que generó fue una media vuelta del español Xisco y un remate del lateral argentino Gabriel Rojas.

El equipo de López llevó el juego a su ritmo cansino. Pero bastó que Liverpool pusiera el pie en el acelerador para terminar el primer tiempo a todo vértigo y haciendo sufrir al carbonero.

Sobre los 34 minutos Martínez le filtró una pelota a Guastavino que definió picándola por encima de Dawson. Se fue apenas afuera.

El mismo Guastavino sacudió el travesaño del arco mirasol en un tiro libre.

Y en la hora Martínez paralizó el corazón carbonero con una definición cruzada. Peñarol no tenía forma de salir del acoso negriazul.

La lentitud de los volantes mirasoles quedó reflejada en la presión de Liverpool que le robó pelotas cerca de su zona.

Una prueba de que las cosas no caminaban fue el cambio que instrumentó López para el inicio de la parte complementaria. Sacó a Estoyanoff, de opaco partido, y colocó al lateral Ezequiel Busquets como marcador de punta por derecha pasando a Jesús Trindade a reforzar el mediocampo.

Se podrá decir que la movida la salió bien. La realidad es que Peñarol le quitó revoluciones a Liverpool. Llevó el partido a lo que más le convenía. Entreverado, enredado. A una sola pelota. 

Tal fue así que Liverpool no tuvo ninguna acción clara como en el primer tiempo. 

Y Peñarol, un equipo plagado de gente con experiencia, quedó a merced de un botija de 17 años que estuvo dispuesto a sacar la cara por todos.
.

Pellistri, con dos o tres corridas, fue el único que al menos inquietó a la defensa de Liverpool.  Tirado por la derecha, el chiquilín  generó, levantó a la gente, pero no encontró respuestas en el resto. Perdido el Cebolla Rodríguez, sin la explosión de siempre, con Xisco recién conociendo a sus compañeros, Pellistri sacó la cara. 

Increíblemente a Peñarol le quedó esa sola pelota que resolvía el partido en un centro que Lucas Viatri, que entró a los 64’, conectó definiendo cruzado pero afuera sobre el palo izquierdo de Oscar Ustari.

Pero en la recarga Liverpool encontró su recompensa. Falta cercana al área ejecutada por Bryan Olivera y conectada en las alturas por Franco Romero para herir letalmente a un Peñarol sin levante. La imagen fue desoladora. López con la vista perdida. Pereira bajándose las medias. Gargano con los brazos en jarra. Sin alma ni rebeldía, Peñarol no encuentra el rumbo.

La ficha

Liverpool: Oscar Ustari, Jean Pierre Rosso, Gonzalo Maulella, Sebastián Cáceres, Camilo Cándido; Nicolás Acevedo, Hernán Figueredo; Federico Martínez, Agustín Ocampo, Diego Guastavino; Juan Ignacio Ramírez. DT Paulo Pezzolano
Peñarol: Kevin Dawson, Jesús Trindade, Fabricio Formiliano, Enzo Martínez, Gabriel Rojas; Guzmán Pereira, Walter Gargano; Fabián Estoyanoff, Cristian Rodríguez, Facundo Pellistri; Xisco Jiménez. DT Diego López
Cambios en Liverpool: 71’ Franco Romero (5) x G. Maulella, 74’ Bryan Olivera (4) x D. Guastavino y 85’ Mathías Acuña x J. I. Ramírez
Cambios en Peñarol: 46’ Ezequiel Busquets (5) x F. Estoyanoff, 64’ Lucas Viatri x C. Rodríguez y 81’ Agustín Dávila x Xisco 
Cancha: Belvedere
Juez: Daniel Fedorczuk (5)
Gol: 86’ F. Romero (L)
Amarillas: Gonzalo Maulella y Ocampos (L); Gabriel Rojas, Agustín Dávila y Guzmán Pereira (P)

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...