Nacional > PARLAMENTO

Placeres abandonó su banca ovacionado por el FA y sus compañeros de Envidrio

El diputado del MPP dijo ser "inocente" y que así lo probará en la Justicia, a la que afrontará sin fueros

Tiempo de lectura: -'

08 de mayo de 2019 a las 05:02

Con el puño derecho apretado se hizo un lugar entre los abrazos y miró hacia arriba. Vio senadores de su sector, familiares y amigos, y a un grupo de trabajadores que lo ovacionaba de pie. Entonces cambió el gesto combativo por un dedo índice que, suspendido en el aire de la Cámara de Diputados, apuntó directamente a sus compañeros de la cooperativa Envidrio. Todo era ruido y alboroto en el momento que Daniel Placeres se despidió de su banca en el Parlamento, cuatro días después de que el fiscal de Crimen Organizado, Luis Pacheco, pidiera su procesamiento por un delito de conjunción de intereses.

Ante unas barras colmadas de trabajadores y dirigentes emepepistas –entre ellos los senadores Charles Carrera y Sandra Lazo, el encargado de comunicación del Ministerio del Interior Fernando Gil y el exsenador Ernesto Agazzi–, Placeres le habló “al pueblo uruguayo” y respondió a la “avalancha de mentiras” que, según advirtió, lanzaron algunos “personajes” de la oposición. La acusación aludía claramente a los nacionalistas Rodrigo Goñi, Jaime Trobo y Gonzalo Mujica, principales impulsores de las denuncias relativas a Envidrio, cooperativa a la que Placeres continuó vinculado en simultáneo a su tarea legislativa, y que en varias ocasiones incluyó la promoción activa –y la votación– de iniciativas que favorecían a la empresa. 

El ahora exdiputado –la Cámara aceptó su renuncia por unanimidad– dijo que el dictamen de Pacheco “es contundente” a la hora de “echar por tierra las patrañas y difamaciones” –esto en referencia a que el fiscal no encontró mérito en las denuncias por presuntos delitos en los préstamos del Fondes o en los negocios con Venezuela–,  pero marcó sus diferencias con las conclusiones del fallo respecto a su participación a los dos lados del mostrador. Sobre ese punto dijo que “lo único” que votó fue “una extensión de un seguro de paro y una minuta de comunicación”. “¡Una minuta, ni siquiera una milanesa napolitana!”, bromeó. 

Placeres dijo estar “convencido” de ser “inocente” y anunció que afrontará el resto del proceso sin “ningún privilegio ni cargo”, ya que “cuando sobra honestidad, no son necesarios para probar la inocencia”.

“A la hora del balance, estoy convencido de que actué correctamente. No incurrí en ninguna falta ética ni legal, y eso lo voy a probar en la Justicia”, se defendió, y reprochó que “nadie” haya “pedido disculpas al ver desmentidas las montañas de escoria que vertieron durante dos años” sobre su persona.

En su corta intervención, que no llegó a los veinte minutos, destacó que justo se cumplen 20 años desde el cierre de Cristalerías del Uruguay, que desembocó primero en una huelga de 407 días y más tarde en la creación de Envidrio, a iniciativa de los extrabajadores de la fábrica. Placeres, que fue la cara visible de ese proceso, contó que su “escuela” ha sido “la calle” y que se supo “hacer hombre” con el trabajo obrero “desde temprana edad”. Por eso, admitió, nunca llegó a sentirse “cómodo” en el Parlamento, al que accedió en 2015 como nexo del MPP con el mundo cooperativista, y desde el que procuró “privilegiar a los más humildes y defender el trabajo de los uruguayo”, según resaltó en su discurso.

Finalizó con un “pedido de disculpas” relacionado a esa misión y no a los hechos que derivaron en su renuncia. “Seguramente en alguna ocasión nos hemos equivocado, o no hemos sabido dar los caminos para defender los puestos de trabajo. Tal vez hayamos dejado pasar oportunidades para crear nuevas plazas de empleo. Si eso fue así, nuestro pedido de disculpas”, afirmó.

Su discurso fue ovacionado de pie por los diputados del oficialismo –que lo rodearon para saludarlo mientras abandonaba lentamente el hemiciclo– y los presentes en las barras, al grito de “se escucha, se escucha, arriba los que luchan”. Ante el reclamo de la oposición, la presidenta de la Cámara Cecilia Bottino (MPP) pidió que desalojaran las gradas, desde donde bajaron insultos para el diputado Rodrigo Goñi e incluso algún reproche a la decisión. “¡Esta izquierda cheta nos censura! ¡Viva la clase obrera!”, gritaba un veterano mientras bajaba las escaleras en busca de la salida. 

Ya fuera de sala, Placeres siguió recibiendo abrazos de sus compañeros de bancada y hasta el saludo de algunos legisladores de la oposición. 

Manos limpias

Puertas adentro, sin el principal protagonista y sin público visitante, los restantes diputados continuaron con la discusión, en la que la oposición le reprochó al Frente Amplio haberse negado, meses atrás, a conformar una investigadora para analizar la situación de Placeres, mientras que el oficialismo resaltó la actitud de su diputado y puso el foco en las otras denuncias que quedaron por el camino. 

El diputado del MPP Alejandro Sánchez dijo que su “querido compañero” Placeres incurrió en un “error que no llega a ser un delito”. Como fundamento citó el artículo 112 de la Constitución, que establece que los legisladores “jamás serán responsables por los votos y opiniones que emitan durante el desempeño de sus funciones”. 
Sánchez destacó además los argumentos de Pacheco para desestimar las restantes denuncias y citó textualmente pasajes del fallo que, según señaló, había sido “ocultado” durante el debate. 

El colorado Ope Pasquet dijo que era preferible no hacer juicios de valor sobre las opiniones del fiscal en medio del proceso, aunque sí criticó a quienes, en el Frente Amplio, dicen que Pacheco “hace los mandados cuando pide el procesamiento y que sin embargo actúa con justicia cuando dice que no hay elementos”.

“Si voy a elogiar al fiscal Pacheco cuando entiende que no hay elementos de juicio para imputar la comisión de delito en un caso, después no puedo condenarlo cuando encuentra delito. El fallo es uno”, remarcó. 

Por otra parte, Pasquet recordó que durante el debate sobre la instalación de una investigadora advirtió que Placeres había violado el reglamento de la Cámara al no informar verídicamente su relación con Envidrio, una conclusión a la que también arribó Pacheco. 

En un mismo sentido, el diputado Daniel Radío, del Partido Independiente, dijo que fue un “grave error” no haber votado la investigadora, porque con ello la cámara “renunció” a indagar en las “responsabilidades políticas” de Placeres. 

“Dicen que el tema estaba en la Justicia. Pero había otras responsabilidades distintas para investigar y el dictamen del fiscal lo dice”, afirmó Radío.

El debate se cerró con una frase de Sánchez, que dijo que su compañero “entró a la cámara con las manos limpias y se fue con las manos limpias”. Por lo bajo, la diputada colorada Nibia Reisch comentó: “En el medio se lavó las manos”.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...