Agro > TRIBUNA / MARCELO NOUGUE

Profecías autocumplidas

"Manotear impuestos es la salida fácil intelectualmente, para eso no se necesita ser economista”

Tiempo de lectura: -'

05 de julio de 2019 a las 05:04

Por Marcelo Nougué (*), especial para El Observador

Falta de competitividad de las empresas, altos costos del Estado, atraso cambiario, tarifas públicas muy altas y déficit fiscal inmanejable son algunas de las razones que todos estamos de acuerdo en que están afectando al trabajo y a las empresas en el país.

Con este diagnóstico claro, se espera que los economistas utilicen sus conocimientos, su inventiva y su sentido común para plantear medidas innovadoras, creativas, acordes a la complejidad de la realidad que vivimos actualmente.

Sin embargo, para sorpresa de todos, en los últimos tiempos van saltando en los diferentes medios de comunicación profesionales de distintos sectores de la vida política y social a plantear que la forma de superar esto es el aumento de impuestos.

Si algo sabemos, porque es lo que hemos vivido los últimos años, es que subiendo impuestos no solucionamos ni el déficit ni nada, solamente le pegamos más a la gente y a la economía en general. Desde 2007 venimos en un aumento sostenido de impuestos, con el último sablazo en 2017 y así estamos.

Manotear impuestos es la salida fácil intelectualmente, para eso no se necesita ser economista, solo con ser el recaudador del rey alcanza para tomar esa medida.

El desafío es otro, el momento que vivimos exige otro tipo de actitud profesional y más sabiendo que esa simpleza económica es la que predominó en los últimos tiempos y no generó nada bueno, ni reactivó la economía, ni bajó el déficit, ni generó empleo.

Que salgan en este momento electoral economistas a plantear lo mismo suena a estrategia planificada, que terminará siendo algo así como la profecía autocumplida, donde tanto se dice algo, tanto se mete en la sociedad la noticia, que al final cuando se tome la medida de aumentar impuestos nadie se va a asombrar ni generará resistencia entre los uruguayos.

Como movimiento social, desde Un Solo Uruguay ponemos arriba de la mesa algunas ideas que podrían ayudar a reactivar algunos sectores desde otra óptica.

Eliminemos la obligatoriedad de la inclusión financiera, eliminemos los beneficios fiscales que se instrumentaron para ello, bajemos el IVA a 21% en toda la economía. Con esto se volcaría más dinero al mercado porque los uruguayos no pagaríamos tantas comisiones obligatorias al sistema financiero y se reactivaría en algo el consumo.

 

Bajemos los combustibles productivos a paridad de importación, esto permitiría bajar costos y reactivar regiones y sectores productivos que hoy no pueden trabajar, con lo que a corto plazo se aumentaría la recaudación y se generaría más empleo.

 

Bajemos los encajes bancarios para los préstamos productivos, lo que permitiría bajar los intereses de los préstamos para las inversiones tan necesarias que hoy no existen, lo que permitiría reactivar y mejorar la performance de diferentes sectores de la economía, generando más puestos de trabajo.

Sentarse hoy a decir que el gasto no se puede bajar porque en su mayoría es rígido y que lo único que se puede hacer es aumentar impuestos es decir que el futuro va a ser más negro que el presente que estamos viviendo, es sentarse desde atrás de un escritorio a decir que estamos liquidados.

No querer meterse con el gasto público es políticamente correcto y socialmente irresponsable, no se confronta con nadie, no se discute con  ningún colectivo, porque, total, la solución es que cada uno ponga un poquito para el buco fiscal.

¿Será por esto que muchos profesionales de la economía se han vuelto en los últimos años en buenos narradores de por qué no paso lo que se dijo que iba a pasar, pero muy pobres en embocarle a lo que se nos viene por delante?

No por nada la mayoría de estos gurúes hasta fines de 2017 decía que estaba todo bien, que por suerte teníamos el ministro de Economía que teníamos, que el manejo de deuda era muy bueno y tantas otras cosas que muchos no entendíamos.

Pero hoy esos mismos gurúes nos dicen que vamos mal, que vamos muy mal. 

(*): Productor agropecuario y vocero de Un Solo Uruguay

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...