Fútbol > UN VIAJE AL CORAZÓN DEL FÚTBOL

Progreso, el club donde el presidente Canobbio corta el pasto

La utilería del Gaucho está marcada por la humildad del presidente Canobbio que cortó el pasto de la cancha y ayuda con la ropa

El utilero Marcelo Acosta con el presidente Fabián Canobbio<br>
La utilería de Progreso a pleno<br>
Fabián Canobbio contó cuentos de la vieja utilería de Progreso con Magulo<br>
Los zapatos de los jugadores de los gauchos<br>
El recuerdo del equipo campeón uruguayo de 1989 no podía faltar<br>
Marcelo Acosta el utilero de los gauchos de La Teja<br>
El anillo que Mario Leguizamón le regaló en una comida <br>
Los tapones que llevó de su época de jugador Fabián Canobbio<br>
Las canilleras<br>
Las camisetas de entrenamiento que Julio Mozzo ayudó a colgar para secar<br>

Tiempo de lectura: -'

25 de septiembre de 2017 a las 05:00

Pincel en mano. Las manchas en la ropa daban muestras claras de la tarea. Chelo repasaba el escudo del club en el muro de ingreso al Paladino cuando fue sorprendido por el vicepresidente de Progreso.

"Marcelo, buen día. Sabés que el equipier se va; ¿vos te animás a darnos una mano ahí?". Marcelo Acosta no lo dudó. Se puso a la orden. Después vería cómo llegaba desde Flor de Maroñas a La Teja. Ese era otro cantar. Y en un abrir y cerrar de ojos, el hombre pasó de pintar el muro a ordenar la ropa de los jugadores.

Con el paso del tiempo entendió que no estaba en un club más. Es Progreso. La institución de Tabaré Vázquez. El equipo de los laburantes de La Teja. El club donde los jugadores dan una mano para colgar la ropa a secar y el presidente Fabián Canobbio, el mismo que jugó en Valencia, Peñarol y la selección, corta y levanta el pasto de la cancha.

El día que lo vio, Chelo no daba crédito. "Fabián es un emblema del club, el último ídolo. A pesar de los lugares donde jugó y estuvo, tiene una humildad tremenda. Acá es uno más. Fabián ha cortado y levantado el pasto de la cancha", comenzó diciendo Marcelo Acosta, el utilero de Progreso, al que todos conocen como Chelo.

"Él, como presidente, si tiene que ir a comprar hielo, va. Si tiene que comprar las cosas que uno necesita como cintas, o hasta el papel higiénico, lo hace", comentó.

En la charla con Referí, el utilero del elenco de La Teja acotó: "Muchas veces pasa que muchos jugadores, por conseguir fama, se marean un poco. En su caso, es una maravilla hablar con él; siempre te saluda, se pone a hablar con un hincha en la tribuna. Si puede ayudar, ayuda; nunca una mala cara".

Y narró otro detalle: "Ahora me pasó de venir de un viaje y me ayudó a bajar los bolsones con la ropa; se la cargó al hombro y la trajo hasta la utilería. Mismo si termina un partido acá, y pese a que es un trayecto corto desde el vestuario hasta acá, arrima los bolsos o los canastos. Al ser como es él, que salió de abajo, no se le caen los anillos por hacer eso".

Canobbio inició su contacto con el mundo directriz como gerente deportivo del club. Era una tarea que le permitía estar en contacto con la cancha, los técnicos y los jugadores. Cierta vez le picó el bichito. Fue a la utilería, pidió unos zapatos y se mandó para la cancha.

En el club varios se entusiasmaron ante la eventualidad de que volviera a jugar. No pasó de un sueño.


Tirate a lo Baltasar

La tarea para Marcelo comienza temprano. Para ir de Flor de Maroñas a La Teja arranca a las 6 de la mañana. "Los muchachos llegan a las 9 de la mañana y yo a las 6 ya estoy acá aprontando la ropa. Primero en llegar y último en irse, pero bueno, es lo que a uno le gusta", asumió.
Chelo dice que uno de los problemas que tiene el club son las pelotas. Es que la cancha de Progreso está enclavada en una zona donde al costado hay una cantera donde es habitual que se pierdan los balones.

"Siempre faltan pelotas; acá tenemos el problema de la cantera que se te van en el agua y no hay como agarrarlas porque tenés el barranco y es una locura tirarse. Antes estaba Baltasar, que se tiraba. Yo no me animo. Los días de partido hay tres pelotas que te da la AUF y te queda una. Esas pelotas las perdés y se van sumando semana a semana y cuando querés acordar tenés una deuda de pelotas", reveló el utilero.

Baltasar era un recordado personaje al que solía verse tanto en el fútbol como en el ciclismo.
Y acotó que: "Cuando la pelota cruza la tribuna vamos a ver si quedó entre las cañas o el pasto pero es imposible que me tire. El barranco es recto hacia abajo y son unos cuantos metros. No te podés arrimar porque si te patinás estás en el agua. Me contaron historias de que Baltasar se tiraba e iba a agarrar las pelotas nadando. 'Tirate como Baltasar' me dicen, pero ni loco me tiro en el agua. Dicen que el hombre no tenía filtro; en invierno se sacaba la remera y al agua".

"Acá la pelea es diaria y defiendo el laburo a morir. En este lugar me entero de las cosas que le pasan en la vida personal al jugador. Y aporto mi granito de arena, alguna palabra motivadora; todos tenemos problemas y más jugando en la B. En muchos cuadros se juega y se trabaja, pero por suerte acá no tenemos ese problema. El año pasado había muchachos a los que veía medio cansados porque laburaban".

Que no llueva

Hace unos días Progreso jugó en Cerro Largo. En esa cancha, tiene una anécdota de su primer viaje al interior.

"Jugaba con nosotros Silvio Dorrego (el Emi) y me pide unos zapatos de un compañero. Yo por lo general los viernes, antes de los partidos les pregunto qué calzado quieren que les lleve. El Emi llevaba los de él y aparte me pidió los zapatos de Santiago García (el Pizza), que hoy juega en Huracán Buceo. Los agarré y los puse en el canasto de los zapatos. Llegamos a Melo. Un diluvio. Cuando le di los zapatos resulta que eran los rojos, pero los comunes, no los de agarre. La carita de Silvio lo decía todo. Le dije, bueno entrá a la cancha y acordate de mi", contó el utilero de los gauchos.

Agregó: "Silvio era cabulero y creyente. Siempre ponía una estampita en el vestuario. Yo tengo la mía que es utilizar siempre la misma remera roja los días de partido".

Con la camiseta se tiene especial cuidado. "Por suerte este año hemos conseguido más ropa. Cuando llegué trajimos todo nuevo. Antes los jugadores entrenaban con ropa de ellos. Desde que estoy no puedo decir nada: entrenan con ropa del club. Las cosas que le pedía a la directiva las sumaron. Hay muy buenos dirigentes: tenemos a Raúl Figuerola y Andrés Álvarez que están constantemente llamando, Roberto Pinto, que es delegado, y lo tenemos todos los días. Hace la locomoción para ir a las canchas".

Acosta reconoce que se identificó a fondo con el club y su gente.
"Por como viene uno, de gente trabajadora, humilde, este club es una maravilla. Acá hay gente obrera, trabajadora, de barrio. La Teja es Progreso. La gente llega el fin de semana, pierda o gane, siempre está".

Y concluyó, al decir con orgullo: "Soy agradecido. Estoy en un club campeón Uuruguayo. Acá es humildad y siempre algo está faltando pero mal o bien se rema, se le pone el pecho. Hay cuadros y cuadros, pero esto es Progreso. A mí me lo hicieron saber".

El día que le presentaron a Tabaré

"Recuerdo que me pasó en la cancha de Rampla, en el Olímpico. Fue el primer año que estaba en el club y el presidente del club me llamó y me presentaron ante Tabaré como el equipo. Yo no lo podía creer", contó Marcelo a Referí sobre el día que le presentaron al presidente. "Tengo unos videos saludando al presidente y fotos del día del aniversario. A mis amigos les digo: 'Miren que el Chelo estuvo con el presidente'. Recuerdo que esa tarde los jugadores estaban en el campo y yo voy a ubicarme a la tribuna y justo viene el presidente. Andrés Álvarez me dice: 'Vení Chelo que te vamos a presentar a Tabaré'. Y claro, quedé en blanco. Tenía un seguridad acá, otro allá y de repente te quedaban mirando. Fue un saludo que uno lo tiene grabado. No lo quería molestar mucho porque hacía mucho tiempo que no iba a la cancha a ver a Progreso y todo el mundo se quería sacar una foto con él, saludarlo, y se trató de que se concentrara en el partido y no molestarlo mucho".


Las historias de Canobbio

"En mi época estuvo Magulo, que era una personaje acá. A veces va a las comidas de los jugadores de 1989. Era un tipo que siempre estaba alegre, tenía un montón de frases, dichos, un tipo muy querido", comenzó diciendo el exjugador y actual presidente Fabián Canobbio a Referí.

Y dio paso a una anédcota de Magulo: "Lo más gracioso fue un día que había llovido y le preguntaron cómo estaba la cancha para ver con qué tapones salían a jugar. Salió, entró al vestuario, y uno le preguntó: ¿Magulo cómo está la cancha? Lo miró y le dijo: '¿Cómo está? La cancha está así (dijo mientras hacía el gesto con la mano de que estaba horizontal)', dijo entre risas Canobbio.

"Yo viví la época dura. Acá dar la camiseta no existía. Normalmente tenías que comprarla y luego la podías obsequiar. No era como ahora que empieza el año y los jugadores mandan a hacer 10 camisetas".

Canobbio no olvida que cuando subió a Primera era el único juvenil. "Tenía 16 años y acá me di el gusto de jugar con Pedrucci, Marcelo Guerra, Santiago Correa, Próspero Silva, Claudio Elías. Con Próspero era raro porque yo lo conocía de chiquito y me decía que de chico me daba la mamadera y luego nos venimos a encontrar para jugar juntos. Me decía: 'Pensar que yo te daba la mamadera y ahora jugamos juntos'. Era muy gracioso. Con Pedro me pasó lo mismo, verlo en 1989 cuando yo tenía 9 años. El día que salió campeón Progreso fui a la cancha de Central. Yo jugaba en el baby fútbol de Progreso".

Canobbio siguió rememorando sus vivencias. "Lo lindo dentro de lo malo que es no cobrar y pasar un montón de necesidades, es que los grupos se hacen fuertes. Acá en estos equipos tenés que remarla de verdad y más cuando no cobrás".

Y concluyó: "Acá todo era a base de amistad, hacer colectas para comer unos refuerzos, comprar para hacer un jugo de sobre, estar un rato acá. De grande comprabas una cerveza, un salamín, y te quedabas acá con el utilero. Siempre, en un 90%, la relación del futbolista con el utilero se hace muy cercana porque pasás mucho tiempo. En mi carrera he tomado más mate y comido más veces en la utilería que en el vestuario".
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...