Agro > Informe

Pronostican contracción para el sector agropecuario en 2019

El anuario de Opypa estimó que el mayor peso en la caída del PIB agropecuario será dado por la ganadería, con una caída de 2,2% a consecuencia de la sequía de principios de 2018

Adrian Tambler, Enzo Benech y Ángela Cortelezzi.

Tiempo de lectura: -'

20 de diciembre de 2018 a las 05:04

En un nuevo estudio presentado por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), divulgado en el Anuario 2018 de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa), se informó que el empleo en el país está en el nivel más bajo desde 2014, con la pérdida de 44 mil puestos de trabajo desde ese año.

En la exposición de presentación de ese trabajo del Anuario, que estuvo a cargo de la economista Ángela Cortelezzi (se desempeña como técnica de Opypa en los indicadores sectoriales y estudios económicos), se proyectó que para 2019 el PIB del sector agropecuario tendrá una leve contracción del 0,4%, mientras que en 2018 el crecimiento del sector fue de 0,9%, con exportaciones vinculadas a las cadenas agroindustriales que se mantuvieron estables.

Otro dato que fue expuesto es, a propósito del contexto, que la economía uruguaya acumula dos trimestres de estancamiento.

De todas formas, a pesar de la caída esperada para 2019, se estima que las condiciones climáticas más favorables que ya se están viendo para el desarrollo de los cultivos de verano de la zafra 2018-2019 posibilitará una recuperación en lo que tiene que ver con la producción agrícola, derivando el mayor peso en la caída del valor agregado al sector de la ganadería. A su vez, se espera que el valor exportado de bienes agroindustriales tienda a expandirse.

Según explicó Cortelezzi, a pesar de que la proyección puede estar sujeta a variables como puede ser el cambio de precios, las perspectivas para la zafra de cultivos de verano de 2018-2019 son bastante mejores en relación a lo que fueron las de 2017-2018, que fue principalmente golpeada por la sequía.

Si se toman en cuenta en su conjunto la agricultura y la silvicultura (forestal), este sector se expandió durante 2018 1,8% y se espera que para el año próximo el crecimiento sea de 2,6%. Básicamente, justificó Cortelezzi, este mejor desempeño se sustentará en una mejora en la agricultura (principalmente soja) dada la “primavera bastante benigna” y la producción de madera en los montes, que sigue creciendo.

Por su parte, la profesional afirmó que para el caso de la ganadería en 2018 se dio una crecimiento productivo de apenas un 0,3%, a la vez que para 2019 se pronostica una caída de 2,2%. Cortelezzi agregó  en este sentido que  para el caso del ganado los efectos de la sequía pueden verse más rezagados, ya que se notan más adelante por los problemas en eficiencia reproductiva que se pueden haber generado.

Si se toma en cuenta al sector agropecuario en su globalidad, el informe arrojó una caída de casi medio punto (0,4%) en el PIB del sector productivo para 2019.

Durante la presentación del informe, se señaló que la sequía del verano 2017-2018 tuvo un impacto a la baja significativo en las ventas agrícolas y en particular la soja (que se redujeron a la mitad con respecto al año anterior).

En relación, se indicó que durante 2018 las exportaciones de bienes registraron un aumento interanual del 8% en su valor, mientras que en el caso de las exportaciones agroindustriales (incluyendo a la celulosa) se mantuvieron estables con respecto a 2017. La mayor caída registrada se dio en el precio de la leche en polvo, mientras que en el caso de la celulosa hubo un aumento del 35%. También, se apuntó que la industria forestal está tomando impulso el negocio de la madera sólida,  siempre y cuando los principales mercados, como Estados Unidos, mantengan su crecimiento económico.

Se destacó el incremento de precios de algunas hortalizas producidas bajo cobertura, por una menor oferta a causa de los eventos de granizo registrados en invierno al norte del país.

También se observaron importantes aumentos en el precio de los cítricos y en frutales de hojas caduca.

Sobresalió el valor alcanzado por el maíz, el trigo y los porotos de soja.

También se registró un aumento en los precios del ganado, principalmente los novillos y las vacas. 

Entre enero-octubre de 2018 las ventas externas de bienes, incluyendo Zonas Francas, totalizaron US$ 7.661 millones y registraron un crecimiento de 1% en comparación al mismo periodo del año anterior.

En tanto, a pesar  de que hubo un descenso de los volúmenes exportados (principalmente por algunos rubros agroindustriales, debido a su participación en la canasta exportable), la situación fue compensada por mayores precios de ventas en promedio.

En lo que tiene que ver con los bienes agroindustriales, el déficit hídrico del  verano 2017-2018 tuvo un importante impacto en las exportaciones agrícolas, en particular de la soja, aunque el descenso del valor de las ventas de productos agrícolas se vio parcialmente compensado por el el incremento de valor en la colocaciones de celulosa que tuvo una importante suba de su precio internacional. También aumentaron en volumen las ventas de lácteos y de carne bovina en comparación a 2017.

En los precios promedio de los principales productos agroindustriales que exporta Uruguay, la leche en polvo entera, la carne bovina refrigerada y la soja registraron descensos, mientras que la celulosa, el arroz y la carne deshuesada aumentos.

Competitividad y crecimiento

La competitividad medida a través del tipo de cambio real se deterioró gradualmente a lo largo de 2018, hasta registrar una caída de 11% interanual (hasta setiembre). Este encarecimiento relativo de la economía, explicó Cortelezzi, se justifica ante la mayor devaluación relativa que registraron los principales socios comerciales como Argentina y Brasil.

En relación al empleo, Cortelezzi indicó que las mayores caídas se dieron en la industria no vinculada al agro, la construcción y en la fase primaria agropecuaria, con descensos acumulados de 15%, 9% y 7%, respectivamente.

“Si hacemos una lectura por sectores de actividad, básicamente los rubros que impulsan el crecimiento son la industria manufacturera y el transporte, almacenamiento y comunicaciones (transmisión de datos). Si se mira a todo el resto de los sectores, la construcción y el comercio presentan un fuerte freno, mientras que en el caso del sector primario del agro se registró una caída de medio punto en referencia al mismo período (enero-setiembre) del año pasado”, sostuvo la profesional. De todas formas, aclaró que la economía sigue creciendo sostenida básicamente en el consumo final de los hogares.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...