Carta Lectores > OPINIÓN

Que la cuarentena no termine con el sentido común

Tiempo de lectura: -'

06 de abril de 2020 a las 14:47

Por Ignacio Rodríguez Robledo

Señor director,

Podríamos decir que la mayoría de las expresiones en temas políticos partidarios se desarrollan en un ambiente hostil. Un claro ejemplo de ellos son los cientos de ciudadanos comunes y silvestres que intercambian amenazas por redes sociales. Mucho peor es cuando esas expresiones involucran a la familia del presidente de la República. Se adjudican permanentemente intenciones, prejuicios e incluso hace poco vimos como el propio emisor (en este caso persona pública y cara visible del movimiento sindical) insultó públicamente al doctor Lacalle Pou. 

Pero una cosa no quita la otra, y en el ejercicio de la libertad de expresión espero me brinde el presente espacio para fomentar una discusión sana con foco y armonía a los tiempos de pandemia que estamos viviendo en el país.

Para enviarnos una carta: Web: https://www.elobservador.com.uy/servicios/carta-de-lectores Correo: Cuareim 2052, Montevideo (CP 11800), Uruguay E-mail : lectores@observador.com.uy Fax : 2924 4507
Es imprescindible que las cartas se firmen con nombre, apellido y que se proporcione número de cédula de identidad o credencial cívica. También debe constar dirección y teléfono de su autor. El Observador se reserva el derecho de resumir o extractar el contenido de las cartas y de publicar las que considere oportunas.

Carta abierta a Lorena Ponce de León, al sistema político en general y a la sociedad toda

Hace pocos días, y en línea a lo planteado en la distante campaña electoral, la esposa del presidente de la República, Lorena Ponce de León, anunció el lanzamiento de un programa de apoyo a emprendedores coordinado desde Presidencia de la República denominado “Sembrando”.

Lo primero que me llamó la atención fue el anuncio en sí mismo, en medio de la emergencia sanitaria y paralización económica por lo que decidí interiorizarme un poco más sobre el mismo. Luego de leer varias declaraciones que la primera dama realizó a diferentes medios de comunicación, puedo concluir lo siguiente:

La misión del programa tiene como objetivo llevar cursos de emprendedurismo a todos los rincones del país, y ayudar a conectar a los interesados con instituciones vinculadas al tema. En resumen, el Poder Ejecutivo lanza un programa que básicamente cumple la función del buscador de Google, y de uno de los tantos portales existentes de la red de emprendedores de Uruguay.

Más allá que parece que el trabajo de los profesionales asesores de los posibles interesados es honorario, esto mismo se hace a través de la Agencia Nacional para el Desarrollo (ANDE), la Agencia de Investigación e Innovación (ANII), intendencias departamentales, ministerios, y en algunos casos de las instituciones que los consultores representan y que en su extensión son accesibles para toda la población.

La gran pregunta es: ¿de verdad Uruguay necesita que la esposa del presidente emplee recursos del Estado para este fin? No dudo de la buena fue de la primera dama, pero sí creo que le ganó el ego, y el individualismo, ese mismo que está sofocando al país. Sinceramente parece más una jugada para la tribuna, y un hecho político poco serio.

De lo posible me gustaría escuchar una sincera autocritica de Ponce de León, conocer más información a través de medios oficiales (y no de Instagram), los recursos destinados sean económicos o no, y los posibles conflictos de interés entre el sector público y privado. No todo sirve, no todo vale.

También me gustaría reflexionar con el resto del espectro político y del sector privado, ¿se dan cuenta todo lo que nos está costando construir un fondo solidario con recursos que no equivalen ni siquiera a un punto del PIB?

Todas conductas infantiles, se dan cuenta que en medio de una pandemia nos peleamos por la compra de máquinas tragamonedas, de que un grupo de jerarcas en un ministerio clave como el de Salud Pública renuncia en grupo, que las grandes cadenas de supermercados hacen lo que ellos mismos piden a la población que no se haga, y según Cambadu los minoristas no respetan nada, y se sobre abastecen.

Ya hemos perdido tres semanas claves para hacer reformas estructurales que permitan erradicar la pobreza, mejorar la educación, y eliminar el déficit del sistema de seguridad social una vez que el país se recupere.

Mientras los reguladores europeos piden a los bancos que no distribuyan dividendos para no erosionar capital, aquí se presenta un proyecto de ley para redistribuir las ganancias del Banco República. Tenemos un Fondo de Estabilización Energética que con un solo decreto el Estado puede disponer de varios millones, y el 40% de la Corporación Nacional para el Desarrollo se puede privatizar. No he escuchado nada.

Lo único que le imploro a los grandes decisores de este país es que estudien cada paso que dan, y tengan en cuenta que con un error, le puede pegar un tiro a la cabeza al desarrollo de las próximas generaciones uruguayas. Seamos todos coherentes, que la cuarentena no signifique el ocaso del sentido común.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...