Fútbol > RECUERDOS TRICOLORES

Recoba, Lembo y Ligüera: Webó tiene espejos de regresos en los que mirarse

Entre los jugadores que regresaron con éxito al club se encuentran Lembo, Recoba y Ligüera; a O'Neill y Dely Valdés no les fue tan bien

Tiempo de lectura: -'

19 de septiembre de 2018 a las 18:31

El regreso del camerunés Pierre Webó a Nacional es toda una incógnita. Tiene 36 años, hace cuatro meses que jugó su último partido oficial y quedan solo cinco encuentros para el final del Clausura. Webó fue campeón Uruguayo en 2001 y 2002 con los tricolores. Éste último año tuvo un segundo semestre espectacular que lo catapultó al fútbol europeo y dejó un gran recuerdo entre los hinchas.

En los últimos tiempos volvieron a la institución muchos jugadores con pasado glorioso en el ámbito local (ya se sabe que internacionalmente los clubes uruguayos hace 30 años que no logran títulos), algunos no colmaron las expectativas, otros repitieron sus performances, otros la mejoraron. Entre estos últimos se encuentran Alejandro Lembo, Álvaro Recoba y Martín Ligüera.

2003, Fabián O’Neill

El futbolista fue un producto genuino de la cantera tricolor, que deleitó a los hinchas en primera división entre los años 1992 y 1995. Fue campeón Uruguayo en 1992 cuando no había cumplido los 20 años y tras superar una grave lesión que sufrió en un partido contra San Pablo. Jugaba de puntero y hacía maravillas con la zurda o con la derecha. Los siguientes tres años los ganó Peñarol, pero lejos en la mente de los hinchas estaba el quinquenio aurinegro, por lo que el Mago se fue a Italia dejando un gran recuerdo, con 64 partidos y 15 goles.

En Europa defendió a Cágliari, Perugia y Juventus, donde compartió plantel con Paolo Montero, Zinedine Zidane y Edgar Davis entre otros. Una serie de lesiones lo alejó del fútbol italiano y en 2003, con 29 años, regresó a Los Céspedes.

O'Neill debutó en la sexta fecha del Apertura contra Miramar Misiones. Disputó cuatro partidos en el torneo local y tres por la Copa Libertadores. En este torneo marcó los únicos dos goles de su regreso, frente a Universitario de Perú y contra Santos en una memorable serie de octavos de final que empataron 4-4 en Montevideo y 2-2 en Brasil, que se definió por penales a favor de los norteños.

Antes del inicio del segundo semestre se enojó con el presidente Eduardo Ache, supuestamente porque le debían dinero. Por ese entonces el club contrató al panameño Julio Dely Valdés.

2003, Julio Dely Valdés

El delantero panameño fue un ícono tricolor en el final de la década de 1980 y comienzos de 1990. Es conocida la forma en que llegó al club: el presidente Rodolfo Sienra lo descubrió en la revista argentina Solo Fútbol que publicaba semanalmente los detalles de todas las divisionales del país vecino; Dely Valdés jugaba en Deportivo Paraguayo, en la D. En 1989 llegó a Nacional y rápidamente se convirtió en figura, convirtiendo una gran cantidad de goles. En 1992 fue campeón Uruguayo, marcando un gol inolvidable en el clásico, cuando dejó por el camino a tres zagueros de Peñarol y al golero Óscar Ferro. A mediados de 1993 fue transferido al Cagliari.

Después de muchos intentos, regresó a Nacional en 2003 con 36 años y su hermano mellizo Jorge. Los tricolores habían ganado el Apertura y tenían que confirmarlo en el Clausura. Dely disputó 16 partidos y marcó ocho goles: seis en el Clausura y dos en la Sudamericana. El resultado no fue el esperado, porque el campeón Uruguayo fue Peñarol, que le ganó la final a los tricolores.

2009, Alejandro Lembo

El último día del período de pases del año 2000 Lembo firmó pase para Nacional desde Bella Vista, después que su nombre sonara fuerte para Peñarol. Tuvo que viajar desde Maldonado donde concentraba con la selección directamente a la sede de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y regresar al este. Debutó como titular en los albos dos días después de sumarse a los entrenamientos. Rápidamente se transformó en figura, bastión defensivo y capitán del equipo que dirigía Hugo De León. Un baluarte en una época en la que Nacional cosechó tres títulos Uruguayos consecutivos (2000, 2001 y 2002). Los hinchas le pusieron el “levanta copas”. A mediados de 2003, con el título del Apertura en el bolsillo, se marchó al Real Betis español.

Volvió a los albos en 2009, con 31 años y tras jugar en Aris Salónica. Firmó por dos años. En ese primer semestre se consagró campeón del Apertura, pero luego perdió la final del Uruguayo contra Peñarol. Sin embargo, en la temporada 2010/2011 conquistó su cuarto título local. Al final de su contrato fue transferido a Belgrano de Córdoba y volvió en 2012. Una hernia de disco lo apartó del equipo en el Clausura 2013 y al cabo de ese torneo el técnico Rodolfo Arruabarrena lo sumó al cuerpo técnico. Hoy es el gerente deportivo de la institución.

2011, Alvaro Recoba

Integrante del famoso “paquete” conformado por el empresario Francisco Casal junto a Ricardo Bitancort, Jorge Puglia y Néstor Correa, el Chino Recoba llegó a Nacional en 1996 desde Danubio, después de que el presidente de Peñarol José Pedro Damiani descartara su contratación.

Deslumbró en Nacional, en una época negativa para el equipo. No pudo irse campeón Uruguayo, pero todos recuerdan un gol maradoniano que le hizo a Wandereres y su despedida, siendo campeón del Apertura 1997 tras marcarle un gol a Jorge Seré, que entonces defendía a Liverpool.

Recoba se marchó al Inter de Milan, donde permaneció 10 años, con pasajes por Venezia y Torino. Después se fue a Panionios de Grecia. En muchos períodos de pases los hinchas se ilusionaron con su vuelta, sin embargo cuando volvió a Uruguay en 2010 lo hizo para jugar en Danubio.

Recién en 2011 pasó a Nacional. El futbolista firmó un contrato testimonial porque dijo que su verdadero sueño era volver a vestir la camiseta tricolor. Enseguida se consagró campeón del Apertura convirtiendo goles decisivos frente a Peñarol y en la última fecha contra Liverpool. Al cabo de la temporada fue campeón Uruguayo por primera vez, marcando otro gol determinante contra los aurinegros y el del triunfo en la final ante Defensor Sporting.

Repitió el título en 2014 y 2015 y tras cuatro temporadas se retiró como ídolo total de los tricolores. Su vuelta fue un golazo.

2016, Martín Ligüera

Es uno de los jugadores que debutó más joven en Primera división. Tenía 16 años cuando Miguel Puppo lo mandó a la cancha en un clásico, en 1997. Después no pudo afirmarse en Primera división pero el hecho de que surgiera en la cantera del club lo transformó en un jugador muy querido por los hinchas. Pasó por varios cuadros de Uruguay y del exterior hasta que retornó a Nacional en 2004. Al año siguiente fue el goleador del equipo que ganó el Uruguayo Especial.

Continuó en el exterior y volvió en 2007, para volver a salir. Pero su vuelta más recordada fue la última, con 35 años. A mediados de 2016, tras sobresalir en Fénix, llegó a Nacional dirigido por Martín Lasarte. Sin jugar de titular, se consolidó como la figura y el goleador (hizo seis) del equipo que ganó el Uruguayo Especial.

Al cabo del Uruguayo 2017 se retiró y pasó a ocupar el cargo de entrenador de la Tercera división de Nacional.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.