Cargando...
La adolescente argentina desapareció el 28 de diciembre de 2014

Nacional > LOLA CHOMNALEZ

Recorrieron 7.000 kilómetros buscando al asesino de Lola: así se siguió la pista del ADN hasta el sospechoso

Un equipo de la división de Investigaciones de Rocha atravesó el país buscando a familiares del homicida, con el rol clave de la genetista Natalia Sandberg, quien planteó discriminar la línea paterna y la materna; un hurto denunciado por el sospechoso lo dejó en manos de la policía

Tiempo de lectura: -'

21 de mayo de 2022 a las 05:01

La imagen de un joven policía, al rayo de sol un día de verano, sacando sus botas de la arena mientras cargaba en sus manos una caja de bananas indignó a los televidentes de los dos lados del Río de la Plata. Adentro de esa caja de bananas estaba la mochila ensangrentada de la adolescente argentina Lola Chomnalez, que yacía muerta a unos pocos metros. 

Siete años y medio de impunidad después, algunos de esos mismos policías fueron quienes recorrieron más de 7 mil kilómetros buscando al responsable, a quien encontraron este 18 de mayo. Viajaba también Miguel Ríos, quien ahora lidera la dirección de Investigaciones de Rocha, y estaba allí entre las dunas buscando a Lola aquel día de verano, dijeron fuentes del Ministerio del Interior a El Observador.

Hubo dos años en que la investigación no mostraba avance alguno. Pero esa aparente parálisis se rompió de manera intempestiva hace seis meses, cuando citaron a las autoridades policiales rochenses a una reunión en Montevideo. Allí, la Policía Científica les comunicó que podía llegar a haber una “punta” desde el costado genético –un ADN similar al encontrado en la mochila de Lola–que permitiera llegar al asesino. 

Los restos genéticos encontrados en las pertenencias de Lola habían sido contrastados una y otra vez con la base de datos que el Ministerio del Interior tiene sobre el ADN de los presos, y que una y otra vez, no mostraba coincidencias. Pero la genetista Natalia Sandberg sugirió trabajar sobre la muestra de ADN y discriminar la línea paterna de la materna. Comenzaron con la paterna que, a través de la base de datos de los presos, llevaron a  recorrer ocho departamentos en busca de sus familiares. El equipo policial viajó por Treinta y Tres, Florida, Durazno, Lavalleja, Montevideo, Tacuarembó, y más. Así encontraron a ocho parientes, pero no pudieron ubicar al principal sospechoso ni a su padre.

Siete mil kilómetros después, estaban en donde habían empezado: en nada. La genetista volvió a insistir y probó discriminar la línea materna. En un circuito que ya se hacía por inercia y sin demasiadas esperanzas, volvieron a pasar el material por la base de datos del ministerio. Así llegaron a un preso que estaba procesado desde 2015, hermano del involucrado, a quien fueron a visitar al penal. A partir de esa conversación, lograron ubicar a la madre. Esta mujer les contó que había tenido 11 hijos –nueve varones y dos mujeres–. Uno de ellos figuraba como ausente desde 2020 y otro, para el sistema policial, no existía. Nunca había sido registrado bajo el nombre  y la fecha de nacimiento que la mujer les había indicado. Cuando le volvieron a consultar, les comentó que lo había dado en adopción a 18 días de nacer, a una familia de la que recordaba el apellido y que era oriunda de La Paloma.

Con esos datos, el equipo que trabajaba en el caso se acercaba más y más al sospechoso, pero fue un paso del ahora procesado el que lo terminó haciendo caer

Cuando lo comenzaron a investigar con este segundo nombre pudieron ver que tenía antecedentes por violación y violencia privada, pero hacía tan solo una semana había denunciado ser víctima de un hurto en Chuy y en la denuncia dejaba constancia de su domicilio. Al momento, la policía no había detenido a ninguno de los otros hermanos, que tanto como él, podían ser el agresor. Es decir, hasta ese momento no existía certeza que aquella persona que había sido puesta en adopción de bebé fuera el presunto homicida de Lola. 

Aun así, “por suerte o experticia”, fue por él por quien pidieron a la Justicia una orden de allanamiento. Por eso, el 18 de mayo fueron a su casa, de la que se lo llevaron detenido. El hombre decía no saber el motivo por el que estaba siendo abordado. Si bien inicialmente se negó a dar una muestra de ADN porque no entendía qué era lo que estaba pasando, del lugar los policías se llevaron el cepillo de dientes con el que cotejaron la primera vez la muestra genética. Fue a las 2:30 de la mañana del día siguiente cuando sonó el teléfono del director Ríos y le contaron que sí, que era él. Lo habían logrado. Fue Ríos quien le comunicó a sus otros dos compañeros las buenas noticias. Sin embargo, para ellos, el trabajo estaba lejos de haber terminado. Con miedo de que el mejor de los descenlaces posibles se desvaneciera, volvieron a la seccional a “custodiar” al detenido. “Los chiquilines tenían miedo que, sabiendo la suerte que puede llegar a correr, hiciera una locura”, contó un jerarca a El Observador, refiriéndose a que, por enfrentarse a una pena alta, pudiera suicidarse. 

Al otro día, el hombre fue llevado a declarar y el resto es historia conocida. Un segundo ADN ordenado por la Justicia confirmó el resultado: 99,9% de coincidencia. El hombre de 39 años fue procesado por homicidio agravado por alevosía, pese a que negó haber sido el autor. Excusó la presencia de su ADN en el lugar en que le robó la poca plata que llevaba en la mochila. Por este caso ya había sido procesado el cuidacoches y vendedor de estampitas apodado “El Cachila”, en calidad de coautor. En 2019 había reconocido que vio a Chomnalez cuando murió, pero no delató al autor material del crimen.

El Departamento de Investigaciones rochense cuenta con 30 policías que abordan los casos complejos que no pueden tomar las seccionales locales. Sus integrantes son la mayoría jóvenes, con la excepción de un par que están cerca de jubilarse. Cuentan con dos bases, una en la ciudad de Rocha y otra en Chuy, donde detuvieron al procesado por el homicidio. 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...