Personajes > ENTREVISTA

Romano debutó en el relato en el 10 y así lo vivió

El relator recordó los mejores momentos de relatos en Tenfield, contó cómo es su método de trabajo y cómo se preparó para los partidos del mundial sub 20

Tiempo de lectura: -'

27 de mayo de 2019 a las 05:00

“Vuelve a relatar para la celeste el señor Rodrigo Romano”, dice Mauro Mas que da el pie para que el periodista que tiene a su izquierda descargue la ansiedad contenida al grito de “Se mueve, se mueve. Se juega se juega “. Es viernes 24 de mayo y Uruguay debuta en el mundial sub 20 de fútbol contra Noruega. Uno de los estudios de Canal 10 está absorbido por el fútbol y un clima de concentración domina el ambiente. La voz que lleva el hilo de todo lo que sucede a miles de kilómetros de distancia es del hombre que volvió a relatar para la televisión después de seis meses sin hacerlo (la última vez fue el 20 de noviembre de 2018, en un amistoso entre Uruguay y Francia).

Pero por primera vez en dos décadas de relatos Romano advierte: “Estamos en la pantalla del canal uruguayo”. Porque a comienzos del año pasado el periodista fue desvinculado de Tenfield –donde trabajó como relator oficial desde 1999– y ahora debuta como relator en el canal 10.

Minuto 20 desde que arrancó el juego y un grito de gol sostenido por varios segundos– en un tono alto, perenne y sentido– marca el primer logro de Uruguay en el mundial y sirve de excusa para que quien lo grita festeje su gol personal.

Sobre finales del año pasado el relator estuvo envuelto en un escándalo que giró en torno a la viralización de varios videos de su intimidad. A comienzos de mayo afirmó a El Observador que tanto los conflictos personales que acontecieron en el último tiempo como los laborales “quedaron absolutamente enterrados”. Por eso, ahora decide proyectarse de cara al futuro y destaca lo rápida que fue su inserción laboral.

Quizás muchas personas aún asocian al periodista con los últimos sucesos mediáticos que lo rodearon. Pero un importante número de uruguayos lo considera una de las principales voces del relato futbolístico nacional. Porque sus frases, su tonada rimbombante, su solidez al aire y su dedicación –casi obsesiva– al estudio previo de cada partido hacen que este periodista de 42 años sea de los relatores de la escena local más valorados.

Con un historial a cuestas que ronda unas 10 mil instancias de relatos realizados y cientos de anécdotas de partidos que conecta con distintos momentos de su vida, Romano habló con El Observador horas antes de comenzar a relatar para el mundial sub 20.

Son más de veinte años en el relato. ¿Cómo empezó todo?

Siempre lo tuve en la cabeza desde muy chico. A los 16 años empecé en Radio Universal, en el equipo de Básquetbol de Primera. Entramos con Diego Jokas en el mismo momento a la radio y estuvimos un año escuchando el programa que conducía (Alberto) Sonsol, aprendiendo y esperando. Hasta que en un momento nos dijeron para salir al aire y fue como jugar la final del mundo para los dos. Empezamos el camino juntos y hoy, increíblemente, vamos a ser competencia. Y fútbol empecé  a relatar en 1997 para TyC Uruguay, que era la productora que tenía antes los derechos. En el primer semestre de 1999 entré en Tenfield como relator oficial.

De todos esos años en Tenfield, ¿hay momentos que recuerde como sus grandes mojones ?

Son muchos partidos. Me acuerdo del repechaje contra Australia en 2001, el día que ganamos 3 a 0 en el estadio con aquella famosa corrida del Chengue Morales haciendo el gol y revoleando la camiseta por la Olímpica. Fue uno de los partidos en los que más vibré. Era regresar a Uruguay a un mundial después de doce años y era mi primera eliminatoria. También el mundial del 2010 fue muy importante para mí, porque fue el primero que relaté desde el lugar y Uruguay terminó cuarto. Recuerdo que el primer partido de la selección que relaté, además, coincidió con el cumpleaños de 5 de mi hija. Después, la Copa América de 2011. Ganarle a Argentina un 16 de julio en Santa Fe con el penal de Cáceres fue increíble. Estaría horas recordando sobre estos temas. Tengo 225 partidos relatados de la selección mayor y cada partido es una historia.

¿No le gustaría plasmar todas esas historias en una publicación?

Escribir un libro sobre las experiencias vividas en materia de selección es una asignatura que tengo pendiente.

Entre tantos relatos ¿hay alguno fallido?

Anécdotas hay muchas. Por ejemplo, el partido entre Costa Rica y Honduras en la Copa América de 2001. Uruguay le había ganado a Bolivia a primera hora y con Juan Carlos (Scelza) también relatábamos el encuentro que seguía.  Pero veníamos haciendo chistes desde que había terminado el de Uruguay  y empezaba el otro, y yo no podía parar de reírme. En los primeros 45 minutos debo haber hablado 15, tenía que parar porque estaba sumamente tentado.

¿Le pasa de escuchar relatos que no estén a la altura de un partido? Por ejemplo, un relator que va a destiempo o se equivoca con los nombres de los jugadores.

Sí. Me doy cuenta al toque cuál es el relator que estudió, leyó y se preparó y cuál no. Por ejemplo, el que empieza a irse por las ramas y destaca temas que de repente no son del juego. Porque vos podés colocar una pastillita, pero tenés que darle fútbol a la gente. Uruguay ha sido siempre cuna de grandes relatores deportivos y hay relatores preparados, algunos más obsesivos que otros, nos conocemos todos y sabemos cómo trabajamos.  

Cuando se fue de Tenfield abundaron en redes los comentarios de personas que criticaban la forma de relatar de Alberto Sonsol y reclamaban que usted regresara. ¿Qué opinión le merece?

Es un tema espinoso ese. Con Alberto tengo una gran relación y justo se dio que él viene a ocupar ese lugar. Había un acostumbramiento del oído de la gente con mi relato y yo creo que a la larga el relato de Sonsol va a gustar. La gente se va a acostumbrar y lo va a adoptar. Es un tema de tiempos y de cambios de formas, (Sonsol) va a tener que ir construyendo su camino como lo construí yo desde 1999.

¿Implica un desafío extra relatar para la tele que hacerlo para la radio?

Relatar en la radio es como ser los ojos de la gente, en la tele es como llevar al público de la mano. En la televisión no se da un relato descriptivo, es más un show y un entretenimiento diciendo quién la lleva y agregar alguna cosa y alguna frase como las que tengo yo. Nunca podés ir al ritmo de la radio –que no hay pausa en el relato– porque aturdís a la gente. Tenés que graduar la intensidad. Yo no puedo relatar una jugada en televisión que está a la mitad de la cancha como si estuviera al borde del área. Hay muchos secretos en torno a los relatos. Es más difícil porque tenés que darle a la gente algo distinto a lo que está mirando.

¿Cómo construye esas frases que lo identifican a usted y al relato uruguayo en sí mismo?

Hay muchas y de diferente génesis. Muchas las fui pensando para adaptarlas a un relato  y para darle entrada un pie a un comentarista. Tengo una libreta en el auto donde voy anotando frases. De repente veo un letrero en la calle o estoy escuchando una canción y consigo algo que después puedo readaptar en un relato. Si coloco una frase nueva al aire y no se repite o no entra en la gente, la descarto. Siempre tengo ese parámetro, la gente es al que termina decidiendo lo que yo digo en materia de frases. Hay mucho de espontaneidad del momento también.

Usted es uno de los relatores que mayor vínculo ha forjado con los jugadores de la selección. ¿Cómo se genera eso y cómo se establecen los límites entre el trabajo de uno y del otro?

Se construye en base al respeto, la educación, los valores en común y en tener claro que no hay que pasar los límites. Hay que juzgar al deportista por lo que hace adentro de la cancha, no de otra manera. El futbolista uruguayo siempre se identificó con mi relató porque siempre lo juzgué de esa manera. En los viajes de la selección viajábamos en el mismo chárter y yo tenía diálogos con muchos jugadores que no rondaban en torno al fútbol. Hablábamos de la vida, los hijos, de política, educación, religión. De lo que menos hablábamos era de lo futbolístico. Claro, las dos partes amamos este deporte y a la larga siempre terminás hablando de fútbol. Pero con esta generación de futbolistas pude conseguir hablar de otros temas mucho más allá del deporte. Tengo muy buen vínculo con (Edinson) Cavani,  (Fernando) Muslera, (Diego) Godín y varios más.

Usted siempre dice que estudia mucho antes de cada partido ¿Cuál es su método?

Hoy en día tengo la facilidad de que a través de una computadora puedo llegar al corazón del jugador. Veo sus características, su forma de juego, su historia de vida. Después, siempre trato de conseguir los antecedentes.

¿Cómo se preparó para este mundial? ¿Cómo ve a la selección uruguaya?

En el caso de Noruega (primer rival de Uruguay) pude conseguir tres partidos de la eliminatoria de la Eurocopa del año contra Italia, Finlandia e Inglaterra. Eso me permitió ver su táctica y las características de los jugadores. Ya sé que el 9 es muy grande, mide un metro 92, es zurdo y muy ágil. Hay cosas que solo las podés conocer con una visualización previa de partidos. Es un trabajo casi que de entrenador, lo que se llama el scouting del rival, averiguando sus virtudes y defectos. Sé que es medio obsesivo el modo en que lo hago pero es lo que me permite tener datos e información superior.

Y a la selección uruguaya la veo bien. Tenemos un plantel que puede llegar lejos, hay que ver cómo lo arma Gustavo Ferreira. Hay esperanza en los Rodríguez –Brian y Santiago– que demostraron haber tenido un semestre muy efectivo con Nacional y Peñarol, como jugador explosivo está Tomas Chacón, está Nicolás Schiappacasse, hay una buena defensa, un buen arquero (Franco Israel). Es una selección muy homogénea con mucho talento, lo tienen que cristalizar y enfocar en la cancha.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...