17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 49,65
28 de enero 2023 - 15:07hs

En diálogo con El Observador, dijo que fue un "momento de impotencia" y "de bronca" y que no debió actuar de la forma que actuó. 

Papasso fue condenada a siete meses de libertad a prueba por el delito de "atentado especialmente agravado", tras escupir a una funcionaria municipal mientras se manifestaba contra la aparición del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva en la Intendencia de Montevideo.

Más noticias

Además, deberá realizar tareas comunitarias cinco horas a la semana por cuatro meses y tendrá que recibir atención psiquiátrica ambulatoria.

"Me sentí sobrecargada, muy nerviosa, ¿viste cuándo sentís que todo el mundo te está atacando? Fue un momento de bronca, que lo condeno totalmente, pero yo sentía la bronca", expresó, y dijo que se sintió arrepentida de haber actuado de esa manera. 

"Estoy arrepentida de haber reaccionado así, con el tiempo, soy una persona joven, ya los voy a empezar a comprender y tratar de otra manera. No voy a responder con más violencia. Yo capaz voy a formar parte de un gobierno, o del Palacio Legislativo, y vos no podés reaccionar de esa manera. En el futuro, si voy a hacer candidata o algo, no puedo tener este tipo de reacciones. Todos los días se aprende algo y yo estoy aprendiendo", valoró. 

Dijo que siempre fue impulsiva, desde chica, y que es un debe en el que pretende trabajar. 

"Me querían sacar de ahí de todas maneras", dijo al referirse a que ya le estaban sacando el auto cuando todavía no había sucedido lo peor. También expresó que no sabe cómo hubiese terminado la situación, dado que previo a eso el ambiente era tenso y violento, y que recibió agravios por su sexualidad. 

Sobre los momentos que estuvo detenida, dijo que fueron de los "peores" de su vida. "Estuve esposada, tengo los brazos negros, me iban sacando de un lado para otro en el patrullero, estuve en la emergencia esposada porque me sentí mal en el patrullero. En la seccional y en la fiscalía estuve sin comer prácticamente, el segundo también, el viernes comí muy poco. La comida no era agradable como estoy acostumbrada a comer  yo. Agua caliente y de la canilla. Los baños eran un agujero en el piso. Las ratas me pasaban por al lado. No podía dormir, estuve todas esas horas sin poder dormir. Lo único que podía hacer era manifestarme, gritar para que me sacarán de ahí, y que me mandaran a la Española. Me subí a la emergencia y le dije que tenía que hacer esto, le pedí por favor que me dejaran una noche ahí", describió.

Temas:

Romina Celeste Lula en la intendencia

Seguí leyendo

Te Puede Interesar