Básquetbol > BÁSQUETBOL

Rubén Magnano: “Es extraordinario que llegue el deporte a la escuela”

Mientras espera renovar su contrato con la FUBB, Rubén Magnano habló sobre el plan de desarrollo que elaboró y mira con expectativa la introducción del básquetbol a la educación primaria

Tiempo de lectura: -'

04 de octubre de 2020 a las 05:03

"Estoy harto de estar enjaulado”, dice Rubén Magnano al otro lado de la línea. Desde Córdoba, en plena pandemia de coronavirus, el entrenador argentino espera renovar su contrato con la Federación Uruguaya de Basketball (FUBB) para volver a desarrollar su pasión.   

A Uruguay llegó como entrenador para la recta final de las Eliminatorias del Mundial de China 2019 y posteriormente quedó vinculado como director deportivo de selecciones.

En los últimos días retomó el contacto con Ricardo Vairo, reelecto como presidente de la FUBB el 30 de junio, para sentar las bases de su renovación.

“Es una situación curiosa, porque sigo ligado laboralmente en forma nominal. Se me venció el contrato, pero sigo trabajando vía Zoom con los proyectos que tendríamos que haber empezado de manera activa y presencial en febrero. Pero si te estoy dando una nota es porque sigo nominalmente en función”, dice a Referí el oro olímpico en Atenas 2004 como entrenador de Argentina.

Vairo explica a Referí en qué está la renovación: “La pandemia nos trastocó todo, pero hemos empezado charlas con evaluaciones y proyectos deportivos por un lado y por otro, con su representante, las condiciones económicas de la renovación. Hay voluntad de ambas partes de hacerlo por un plazo hasta el Mundial de 2023. 

El presidente de la FUBB agrega que la pandemia generó una incertidumbre general, pero que el ente ya está en negociaciones para renovar los contratos de sus tres principales patrocinadores: Antel, Banco República y Directv.  

Sobre su rol como director deportivo de selecciones de Uruguay. Magnano expresa: “Fue una situación curiosa, de aprendizaje ser director de selecciones, porque no es lo mismo estar en el campo que en la platea. No es lo mismo tomar las decisiones que hacer una evaluación de acuerdo a lo que se observa y se intuye. Fue un aprendizaje, pero lo hice consciente de que mi función era esa”. 

Vairo informa que las negociaciones se realizan para que vuelva a ejercer ese cargo y esté encima del trabajo de todas las selecciones uruguayas. 

Ese rol supuso toda una novedad en la carrera del laureado entrenador: “Fue una situación curiosa, de aprendizaje ser director de selecciones, porque no es lo mismo estar en el campo que en la platea. No es lo mismo tomar las decisiones que hacer una evaluación de acuerdo a lo que se observa y se intuye. Fue un aprendizaje, pero lo hice consciente de que mi función era esa”.

El plan de desarrollo de la FUBB

Magnano elaboró un plan de desarrollo para el básquetbol uruguayo junto a un equipo de entrenadores, preparadores físicos, nutricionistas y médicos de la selección, en conjunto con el economista Emilio Martorano, asesor financiero de la FUBB.

“Fue una comunión de voluntades a partir del órgano madre que es la Federación Uruguaya. Hay proyectos, que por pequeños que sean, son los que ensanchan la base de la pirámide futura del básquetbol uruguayo. Hay ganas y vocación de desarrollarlo llegado el momento. Hay un estado de conciencia de la FUBB y sus dirigentes de que hay que echar mano a algunos puntos que para mí como entrenador o jefe de selecciones son puntuales”, dice.

“No creo que haya un punto que desencadene un futuro crecimiento. Pero sostengo que el futuro de este deporte está en manos de las personas que están en el día a día con la materia prima: los maestros, profesores y entrenadores son los que van a acompañar el crecimiento de cada niño y jugador. Ahí está mucho del porcentual del crecimiento de la disciplina en este país”.

“Esto tiene que estar apuntalado por una cantidad de variables y ahí juega un papel muy importante la dirigencia. Hay movimientos muy interesantes como la creación de un comité de minibasket dentro de la Federación, por eso insisto con la base de la pirámide. Ha habido eco en muchas regiones de Uruguay y la Federación ya está comprometida a hacerse presente ahí, en diferentes puntos y esto tiene que ver con una cosa que alguna vez el Uruguay la tuvo y está queriendo retomar esa senda. En Argentina y en todos los países que se aplicó dio resultado. Y es la federalización del básquetbol en todas las categorías. Creo que más del 90% del básquetbol uruguayo está circunscripto en Montevideo y hay un amplio espectro con ciudades que tienen tradición en basket, con grandes jugadores nacidos ahí, con competencias y estadios muy interesantes. Y están dadas las condiciones para crear un ambiente favorable a su desarrollo”, expresa Magnano.

El rol de los institutos de enseñanza y los clubes

El rol de los clubes sociales ha cambiado con el tiempo desde que muchos centros de estudios funcionan en doble horario.

Sobre esta situación, Magnano expresa: “No es que no se puedan hacer las dos actividades, pero hay un hecho sumamente interesante para avanzar ahí. Hablo de las federaciones, los clubes, los entrenadores y todas las partes involucradas, y que tiene que ver con la carga de trabajo que tiene cada persona. No es nuevo escuchar que un chico juega tres partidos por semana, más su carga de entrenamiento y la carga de estudio. Creo que ahí vamos a encontrar al final de la temporada, cómo va cayendo el rendimiento, porque es lógico. Lo que sale es mucho más de lo que entra. Por eso hay que ser coherente con esa ecuación para llegar a una solución favorable sin dejar la carga horaria educativa y también la otra carga educativa, la del club. El gran secreto está ahí. Eso lo padecen sobre todo los jugadores que se pueden llegar a destacar, que son comprometidos con el club y que la juventud les hace creer que son inagotables, pero no es tan así”.

El plan de escuelas de iniciación deportiva

El 23 de junio de este año, el director de deporte federado de la Secretaría Nacional del Deporte (SND), Eduardo Ulloa, dijo a Referí que el ente tiene como objetivo “masificar el deporte infantil e introducir más deportes en las escuelas”. ¿Qué deportes? Básquetbol, handball, vóleibol y hockey sobre césped.

Magnano califica esta iniciativa –que está en fase de construcción, que espera una devolución de Primaria y que en noviembre pretende estar culminada– como “extraordinaria”.

“Es un punto de partida sumamente interesante, porque me he educado así: soy profesor de educación física, tengo 20 años de patio de colegios en jardín de infantes, primario, secundario y colegios especiales. He estado varias horas al sol. Me parece extremadamente meritorio e interesante esta puesta en marcha de un agente de la educación física. Porque no es educación física y deporte, sino que el básquetbol es un agente directo de la educación física y por ende de la educación. Me parece extraordinario el hecho de que haya llegado el deporte a la escuela”.

Entonces Magnano se explaya para fundamentar sus ideas: “El deporte te brinda una gran gama de desarrollo y fomenta una cantidad de valores. Desarrolla la sociabilización en el ambiente donde se encuentra el niño, potencia la comunicación con sus pares creando una atmósfera de muchísima confianza. Hay un desarrollo, por eso es educación física. Un desarrollo de las cualidades físicas que le ayuda a comportarse en el día a día. El deporte colectivo va a crear un ambiente muy solidario. Se gana muchísimo en respeto, en disciplina y se potencia el sentido de pertenencia de la escuela, del lugar donde se está desarrollando”.

“No hay que tenerle miedo a la palabra competencia”

En febrero de 2019, Óscar Tabárez le dijo a Fútboluy: “Si se terminara el fútbol infantil, el fútbol uruguayo desaparecería en menos de 10 años. Hay 60.000 niños al año que juegan”.

Consultado Magnano sobre el rol que juega la competencia entre los niños expresa: “No hay que escaparle a la competencia. Infelizmente hay una suerte de temor por esta palabra y sobre todo en los deportes. Como que es una mala palabra, cuando en realidad todo pasa por la capacidad del docente que se tenga al frente para canalizar esa competencia. A veces oigo que es excluyente y no participativa, cuando la competencia está lejos de atentar contra el hecho de incluir. Me pregunto: en las Olimpiadas matemáticas gana uno, pero los otros 1.500 alumnos que participan no son excluidos, hicieron todo lo que pudieron en el camino. Por eso no hay que tenerle miedo a la palabra competencia”.

“Para afrontarla en los diferentes niveles que puede tener un joven en educación física y deporte, hay que prepararlo para un ambiente social que tenga que ver con la salud, recreación o el deporte profesional. En la preparación de quien esté al frente estará la clave del logro y del resultado”, concluye Magnano que a pesar de que aún no renovó su contrato, sigue trabajando y pensando en cómo se puede desarrollar el básquetbol nacional.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...