The Sótano > THE SÓTANO / EDUARDO ESPINA

Rusia, la autocrítica, 3

Para ver el vaso medio lleno hay que proponer proyectos nuevos

Tiempo de lectura: -'

11 de julio de 2018 a las 05:00

Años atrás en el comercial de un whisky escocés aparecía una botella y debajo la leyenda; "Para el invitado está medio llena, para el anfitrión, medio vacía". El quinto puesto en un mundial es una botella medio vacía. No da para celebrar nada. Solo para imaginar a corto plazo un panorama con menos fallas de las habidas. Las cosas deben mejorar si se quiere aspirar a más. O. W. Tabárez tiene ganas de seguir. Está bien. Pero, ¿qué de nuevo propone para superar la instancia que culminó y maximizar las posibilidades de triunfos futuros agregando elementos y factores que en esta ocasión estuvieron ausentes?

Es una de las cuestiones raras del Uruguay. Muchos son los que aspiran a puestos de relevancia, pero no siempre saben explicar bien qué propuestas tienen como para justificar sus aspiraciones. Wilmar Valdez quiere seguir al frente de la AUF. ¿Haciendo qué de nuevo? ¿Ha elaborado planes de alto y rápido impacto como para justificar su candidatura? ¿Tiene alguno, o solo lo tientan las ganas de seguir en el poder? José Mujica quiere volver a ser presidente. ¿Tiene planes para transformar al país con hechos y no retórica de otra época y actualizarlo mediante propuestas visionarias –las únicas válidas en el mundo actual– para que dé el salto cualitativo al siglo XXI? Y lo mismo va para los demás aspirantes a la Presidencia.

Queremos oír la autocrítica de Tabárez, también las observaciones del periodismo hacia el entrenador, aunque a este no le guste, pues la única forma de no quedarse estancados en fracasos o victorias a medias (las que pronto se olvidan), es analizar errores cometidos y concretar a su vez un plan para sortear pruebas y desafíos venideros. Sería bueno hacer la eutanasia a la noción de vacas sagradas y ejercer el pensamiento crítico sobre individuos y realidades cuya labor afecta la vida colectiva.

"Naides es más que naides", verdad, ni siquiera aquellos que en determinado momento alcanzaron relevancia en la tarea que desempeñan. A ellos más que a "naides" hay que exigirles autocrítica, reflexión sobre lo realizado y, sobre todo, un plan de propuestas concretas y realizables a poner en práctica e impedir que la mediocridad y la medianía se conviertan en estilo de vida.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...