Nacional > COLORADOS Y NACIONALISTAS

Sanguinetti reunió a los líderes blancos para dejar la puerta abierta a un acuerdo opositor

El expresidente dijo que fue como un "ciudadano, sin ninguna representación formal"

Tiempo de lectura: -'

28 de mayo de 2018 a las 20:35

Durante media hora, el expresidente colorado Julio María Sanguinetti se reunió con los líderes blancos Luis Lacalle Pou (Todos) y Jorge Larrañaga (Alianza Nacional) para plantear una "alternativa de cambio" al gobierno de turno. La reunión se realizó este lunes en el despacho de Lacalle Pou del Parlamento y se centró en el rol que debe empezar a ocupar la oposición de cara a las próximas elecciones.

El expresidente colorado afirmó a la salida de la reunión que la oposición debe empezar a marcar sus coincidencias más que sus diferencias y que comiencen a buscar "caminos para ofrecerle al país esa alternativa de cambio que el país está necesitando".

Sus palabras, aclaró, eran las de "un ciudadano del país, colorado, sin ninguna representación formal", que reunió a dos precandidatos presidenciales "simplemente como ciudadano oriental y batllista preocupado".

"Lo que pienso que deberían hacer los partidos es ir construyendo una alternativa sobre estos puntos esenciales. No es ir todos juntos, cada partido tiene su identidad, su perfil y nadie habla de perderlo. Frente a una alternativa de cambio que queremos producir, vengo a decir que deben trabajar en esta dirección. Podemos subrayar las diferencias o las concordancias. Yo estoy simplemente dando una opinión ante estos líderes y la opinión pública. Nada más que esto y nada menos también", dijo a la prensa.

Lea también: Sanguinetti, Larrañaga y Lacalle Pou se reúnen en cumbre de la oposición

Ese "nada y nada menos" fue recalcado por Lacalle Pou. Si bien no quiso restarle importancia al encuentro, por tratarse de una instancia con un expresidente, tampoco le dio la trascendencia que podría llegar a tener una reunión en la que líderes de la oposición hablen de unirse para ganarle al gobierno de turno.

"Esta reunión no es excepcional", dijo y mencionó otras instancias similares años anteriores, como con el también expresidente colorado Jorge Batlle o con el senador y líder del Partido Independiente, Pablo Mieres.

"Obviamente uno trata de construir y no solo en base al Partido Colorado o al Partido Nacional. Esto tiene que ser mucho más amplio, tienen que estar otros partidos. Y quien se crea que el proceso que viene es cambiar una mitad por la otra, creo que le está errando al bizcochazo. Por eso esta reunión, como tantas otras, con gente de otras corrientes, no es solo buena sino necesaria", manifestó el líder de Todos.

Larrañaga destacó que presentó lineamientos para un acuerdo programático entre partidos de la oposición. El político señaló una vez terminado el encuentro que esa instancia implicaba "la búsqueda de caminos que pasan por entendimientos programáticos que el país precisa". Larrañaga también destacó que hay otros dirigentes nacionalistas y de otros partidos con los que conversar.

Novick enojado

Aunque los líderes blancos remarcaron la necesidad de seguir conversando con dirigentes de otros partidos, la reunión con Sanguinetti le cayó mal al líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick. "Se juntan entre ellos pero no quieren Concertación. La mayoría de la gente quiere un cambio de gobierno. Para conseguir eso lo mejor es votar juntos. Tienen que dejar de pensar solo en sus sillas. Así es más de lo mismo. Lo que importa es cambiar el país", escribió en su cuenta de Twitter poco después de haber terminado el encuentro.

Embed

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...