Agro > INFORME

Se acerca el entore más grande de la historia del país

La nueva zafra de comercialización de toros tendrá una amplia demanda, pero precios cautelosos  

Tiempo de lectura: -'

14 de septiembre de 2018 a las 05:03

Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Previo al inicio de una nueva zafra de comercialización de reproductores, con el mayor rodeo de vacas de cría de la historia en Uruguay, varios factores llevan a que la lógica de los precios de los toros sea difícil de anticipar. ¿Estará operativo el mercado de Turquía para la exportación en pie? ¿A qué precio estará el dólar en la región cuando se desteten los terneros fruto de este entore (en el otoño de 2020)?

Hay varios factores en la balanza por el lado positivo: las perspectivas de una buena primavera y el precio del gordo en niveles sostenidos a pesar de la baja de las últimas semanas y, como fue dicho, el rodeo de vientres más numeroso de la historia. Por el otro lado aparecen el ajuste en el precio del ternero, la cotización del dólar y la devaluación en los países vecinos. Todos estos factores son los que incidirán y determinarán el curso de esta zafra.

Con un dólar muy diferente al de años anteriores, más alto y con posibilidad de seguir subiendo, esa puede ser una variable determinante en varios sentidos.

Otro aspecto importante es cómo llegarán los rodeos, tras la sequía durante el verano, un invierno que se hizo sentir en los ganados y los elevados costos de producción que presionaron la situación financiera de las empresas ganaderas a pesar de un contexto favorable en cuanto a precios a lo largo del año. Pero el comienzo de la primavera es positivo, la temperatura subió al empezar setiembre y con buena agua en los suelos las praderas rebrotaron y el ganado, que en muchos casos estaba muy sentido, empezó temprano una recuperación que puede permitir que las vacas lleguen en un estado aceptable a bueno a mediados de noviembre o comienzos de diciembre, cuando el entore se inicie.

Un claro indicador de intención de inversión de los criadores

El precio de los toros es uno de los indicadores objetivos de la intención de inversión de los criadores de ganado y, por lo tanto, su importancia trasciende a la ganadería.

En ese sentido, cabe esperar una demanda firme, porque tras un buen precio del ternero en los últimos años, la cantidad de vacas a entorar será la mayor de la historia.

Uruguay viene en un sostenido, aunque muy gradual aumento de su “parque de maquinaria de producción de terneros”.

Las vacas de cría eran aproximadamente 3 millones en la década de 1980 y van aumentando en unas 500 mil por década, unas 50 mil por año. En este entore por primera vez serán más de 4,3 millones, un nuevo récord sosteniendo esa tasa de largo plazo de crecimiento desde las 4,29 millones de un año atrás. Toros se van a seguir precisando por mucho tiempo.

La suba del dólar en Uruguay ayuda a que rinda más cualquier margen obtenido en dólares. Pero como la suba fue mayor en la región, lleva a una moderación de las perspectivas de precios en la moneda estadounidense. Argentina y Brasil están en condiciones de salir al mercado internacional con carne a menor precio y ya lo están haciendo, por ejemplo en China y en Europa, donde la competencia con Uruguay es directa.

¿Qué sucederá en Turquía?

No es claro qué vaya a pasar con el mercado de Turquía, pero la devaluación de la moneda turca puede llevar a que persista una corrección en el mercado de los terneros, que de todos modos deben tener un mercado firme en otras partes de Medio Oriente o inclusive en la propia China.

Históricamente el precio de un toro se consideraba equivalente al de 10 terneros, pero a partir de 2013 esta relación comenzó a bajar y en 2017, con el precio promedio del ternero en US$ 2,25, el precio de un toro fue igual al de 8,9 terneros. Si se analizan las cifras de la presente década, 2017 fue el año en que se necesitaron menos terneros para pagar un toro.

El precio de los toros se ha mantenido relativamente estable en los últimos años, en torno a los US$ 2.800 por animal. Bastante por encima de los precios del siglo XX, cuando se colocaban en torno a US$ 1.200. En el auge de la década pasada superaron los US$ 3.000, llegando a un máximo de US$ 3.661 en 2012, pero luego la baja en el precio del ganado gordo y algunos períodos de incertidumbre en la exportación de ganado en pie fueron arrastrando los precios de los reproductores, que promediaron US$ 2.747 en 2016, recuperándose a US$ 2.808 el año pasado.

Por lo tanto, cada año un criador tiene que vender menos terneros para comprar un toro. La valorización del ternero fue la principal causante, ya que el promedio de precios de los reproductores se ha mantenido relativamente estable.

En el remate de setiembre de Plaza Rural, sin la exportación en pie operando, la invernada marcó la referencia de precio para el ternero que por primera vez en el año estuvo abajo de los US$ 2 por kilo. Promedió US$ 1,98 con una caída de 12 centavos respecto a la referencia del remate de agosto y fue el valor más bajo desde diciembre de 2017. En el cálculo por cabeza, cada ternero hizo US$ 365. Pero el precio de referencia para la relación ternero toro es el de un ternero de 140 kilos. De modo que si suponemos un precio para esta categoría de US$ 2 por kilo (los terneros a esta altura del año pesan mucho más y se pagan menos por kilo que en otoño), la referencia para un ternero chico queda en US$ 280 por cabeza. A la relación terneros por toro del año pasado, daría un precio promedio por toro de US$ 2.492.

El precio de US$ 2 por kilo para el ternero, en cierto sentido puede considerarse un precio piso, el que están dispuestos a pagar los invernadores sin competencia de la exportación en pie. La relación de reposición –cociente entre el precio del kilo del ternero y el kilo de novillo gordo– con los valores actuales es de 1,09 y es aceptable para el invernador, aunque con un precio de novillo que lleva tres semanas de baja, todavía sin encontrar el piso (US$ 1,90 por kilo en pie para los mejores de campo).

Con la devaluación de Argentina, Brasil y Turquía –principal comprador de ganado en pie–, el escenario es incierto para el mercado ganadero. Pero aún así, la ganadería muestra estabilidad y con la fuerte salida de terneros y novillitos en pie la faena de novillos persiste arriba del millón de novillos por año.

Este año debe persistir la estabilidad, y la oferta de toros tiene en frente una demanda abundante.  El stock de vacas de cría en 2017 ya fue récord en 4,29 millones de cabezas, según los datos procesados por el Sistema Nacional de Información Ganadera (SNIG) de las declaraciones juradas, y en 2018 aumentará a unos 4,35 millones generando un potencial de producción de terneros de 2,8 millones o algo más en el destete del otoño de 2019. Eso logrará un aumento de aproximadamente 100.000 terneros respecto a los 2,7 millones del año anterior.

Un precio promedio por toro en  US$ 2.500 significaría una baja de 10% en dólares respecto al precio de la zafra 2017, de US$ 2.808, considerando una equivalencia de 8,9 terneros por cada toro y un precio del ternero más bajo, en US$ 2,05 por kilo en pie.

Un regreso de Turquía o  la aparición de mercados alternativos permitirían un precio más parecido al del año pasado, pero no puede olvidarse que los US$ 2.800 en noviembre del año pasado significaban $ 78.400 con un dólar a $ 28. Este año con un dólar a $ 33, si el precio bajara a una mínima de US$ 2.500, aún en pesos serían $ 82.500, 5% más que el año pasado.

Si el precio de los toros se mantuviese en términos reales, tomando una inflación de 8,1%,  deberían ubicarse sobre los US$ 2.570, un precio que no nos parecería sorprendente. 

Las noticias que lleguen en este mes en relación a las cuotas de carne, la evolución del dólar y el posible regreso de Turquía u otros mercados para comprar ganado en pie determinarán si el precio de los toros se acerca a los US$ 2.800 de 2017 o se arriman a los US$ 2.500.

Por supuesto que las toradas de elite superarán largamente esas cifras y los más rústicos quedarán por debajo, pero un promedio fuera de ese rango sería sorprendente, ya sea por encima o por debajo. 

Producción: Cecilia Pattarino

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...