Nacional > FUNCIÓN PÚBLICA

Sistema de sueldos en el Estado “es un pantano del cual hay que salir”

El director de Servicio Civil, Conrado Ramos, cuestionó el "tema escalafonario de grados y compensaciones asociadas", y dijo que se avanzará en la reforma de la carrera administrativa

Tiempo de lectura: -'

19 de noviembre de 2020 a las 05:04

Cualquier observador que pretenda hacerse una idea aproximada de los sueldos en el Estado enseguida se choca contra una pared. En vez de tareas o funciones concretas, las planillas arrojan letras del abecedario. Los números de grado no siempre coinciden de un organismo al otro. Y a eso se suma una madeja inabarcable de compensaciones que llevan a grandes asimetrías en las remuneraciones.

El gobierno de Luis Lacalle Pou quiere acabar con todo eso y parir una nueva carrera administrativa más transparente y eficiente. Mientras la ley de Presupuesto, en discusión por estos días en el Parlamento, da el puntapié para las reformas, la Oficina Nacional de Servicio Civil (ONSC) no saca el pie en el acelerador.

El director de ese organismo, Conrado Ramos, no se cansa de escuchar que se trata de un asunto casi imposible, pero afirma que “alguien lo tiene que hacer”. 

“Todo el tema escalafonario de grados y compensaciones asociadas es un pantano del que en algún momento hay que salir”, afirmó este miércoles en un taller con periodistas de varios medios, entre los que se encontraba El Observador. El jerarca dijo que la opacidad del sistema salarial actual “produce descrédito” además de injusticias para los trabajadores, y señaló que su oficina ya se encuentra identificando “ocupación por ocupación” para arribar a un nuevo diagrama de remuneraciones. 

La idea, en la teoría, es simple: que los salarios estén asociados al valor de las funciones, oficios y profesiones, y que además se pueda concursar por ascensos en diferentes esferas del Estado. 

Asesorados por expertos de Inglaterra, y con otras experiencias internacionales como antecedentes, la ONSC aspira a llegar al segundo semestre de 2021 con la totalidad de las ocupaciones y sus respectivas valoraciones. “Como eso tiene que tener una validación, porque debe estar asociado a un sistema salarial, quizá no nos dé la Rendición de cuentas del año que viene y tendrá que ser en la siguiente”, dijo Ramos. 

Por el momento se llevan descriptas 80 ocupaciones de un total de unas 300, según las estimaciones de las consultorías. 

En un principio, la reforma se concentrará en la Administración Central (Presidencia y ministerios). “Por un tema de musculatura, no estamos en condiciones de identificar ocupaciones en lugares como Ancap o Antel. Tampoco podríamos migrar hacia una misma escala salarial a organismos que están tan distintos”, añadió. 

Ramos dijo que incluso ya avizora que “habrá problemas” con “islas” como la dirección de Casinos o la Dirección General Impositiva (DGI) –unidades ejecutoras del Ministerio de Economía y Finanzas–, ya que “tienen escalas salariales disparadas del resto”. 

Según el director de la ONSC, hoy el 70% de los descriptores “no explican qué hace la persona” en su función pública. “Estamos valorando qué vale más: ¿un laboratorista en la Dinama o un laboratorista epidemiológico del Ministerio de Salud Pública? ¿Un inspector de fiscalización de DGI o del Ministerio de Trabajo? ¿Cómo los valoramos? Hoy están escondidos bajo una cosa que se llama Escalafón A, grado tanto. No sé muy bien qué hace esa persona salvo algunos casos en los que está bien descripto”, aseguró. 

Ramos también insiste desde hace un tiempo con atacar el problema de las compensaciones, que ascienden a unas 1.200 y “distorsionan” la comparación entre tareas similares. Como ejemplo, el jerarca menciona que un abogado en el Ministerio de Industria gana $ 166 mil mientras que en Ganadería, un abogado con el mismo grado gana $ 93 mil. 

Otro asunto que se quiere multiplicar a partir del nuevo sistema de carrera son los concursos de ascensos. La ONSC advierte que Uruguay Concursa es una “muy buena herramienta” que ayudó a “profesionalizar” el ingreso a la función pública, aún existe un debe en cuanto al crecimiento dentro de la función pública. Hasta hoy, la mayoría de las jerarquías administrativas son cubiertas a dedo mediante el mecanismo de encargaturas. 

"Si podemos implantar un nuevo sistema de carrera con promociones dentro de tu ocupación, y que puedas cambiar de ocupación, vamos a estar revitalizando el sistema de ascensos", dijo Ramos. 

Por el momento lo que se buscará es incentivar los ascensos dentro de cada organismo. En un paso posterior, se realizará un cambio en la ley para que se permitan los ascensos entre distintos ministerios. Según Ramos, eso solo puede hacerse una vez que esté pronto el nuevo sistema salarial, ya que hoy las asimetrías producto de las compensaciones conspiran contra la movilidad. "Hoy es complejo, porque un liquidador de sueldos en un ministerio con compensaciones gordas cobra tres veces más que uno en un ministerio con compensaciones flacas. Eso genera un ruido, porque todo el mundo va a querer ir hacia allí", afirmó. 

Cargos de confianza

Otro de los proyectos de la ONSC consiste en transparentar un poco más el peso de los cargos de confianza en el total de funcionarios públicos.

Hasta ahora el organismo registra en su informe anual la cantidad de funcionarios de escalafones P (políticos) y Q (de particular confianza). Los primeros son los que están previstos por la Constitución y los segundos son aquellos que se crearon por norma legal. Pero están lejos de ser los únicos jerarcas designados en el Estado, y por eso ahora la ONSC trabaja para identificar los "cargos asociados a cargos de confianza". 

"Cuando se dice (en base al informe de la ONSC) hay tantos cargos de confianza, en realidad no sabemos bien de qué hablamos. Nos cuesta mucho esa zona gris. Los escalafones P y Q son claros. Pero el cargo que no es funcionario público concursado, pero es designado por confianza, es una zona gris", dijo Ramos. 

Según contó, ya llevan identificados un 90% de los cargos y se presentarán próximamente en la Guía Oficial de Autoridades, con la "advertencia" de que se trata de una "zona gris". Se incluirán por ejemplo jerarcas contratados bajo modalidad de servicios o arrendamiento de obras.

"Queremos arrojar más luz y tener al menos un espectro del universo de lo que no es estrictamente concursable. No es exacto, pero prefiero que sea una cifra gris a no dar nada", afirmó. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...