Cargando...

Personajes > Entrevista

Sofía Romano: “Ahora me toca a mí ser la de ‘¿y a esta quién la conoce?’ y sé que eso tiene consecuencias”

Sofía Romano es un nombre al alza en la televisión nacional: de su lugar como periodista deportiva al estreno como conductora del El Juego de la Oca en Teledoce

Tiempo de lectura: -'

12 de mayo de 2022 a las 05:00

"¿Y esta quién es?" es una pregunta que se repite frente a las pantallas uruguayas desde el comienzo de la transmisión televisiva, en 1956. Sofía Romano recuerda la voz de su padre repitiéndola, pero esta vez la "cara nueva" es ella. Y tiene mucho más para ofrecer.

Periodista, locutora y actriz. Estudió tres años en la Facultad de Derecho, quiso ser jueza y trabajó en una financiera. Empezó la licenciatura en Comunicación para trabajar en el área corporativa, pero rápidamente descubrió en la formación un amor por la radio y la escritura. Y todo cambió.

Hoy es una de las figuras en ascenso en la televisión nacional, pese a que durante años fue reticente a la pantalla. Es parte del staff de analistas de fútbol de AUF TV, DirecTV y TyC Sports, aunque no tiene televisión. Fue conductora de las transmisiones de Por Decir Fútbol en M24 y hace ocho temporadas que conduce La Venganza de los Perdedores, una propuesta de radio cooperativa y online. Este año postpandémico retomó su veta actoral con Roberto Suárez y Mariano Prinz en el Odeón.

Desde la semana pasada también es la conductora de El Gran Juego de la Oca junto a Rafael Villanueva, que se emite todos los miércoles en la pantalla de Teledoce, en una reversión del fenómeno de los 90.

Sobre su llegada a la conducción en televisión abierta, su incursión en el periodismo deportivo y el rol de las mujeres en medios de comunicación habló con El Observador y este es un resumen de la entrevista.

El Juego de la Oca era un programa que veías de niña, ¿ese aspecto generó una conexión particular con la idea de conducirlo?

La propuesta me remitió a un momento familiar y a un producto que disfrutaba de niña. En esta nueva versión seguía vigente eso de que fuera para toda la familia y lo noté tanto haciéndolo, como con los hijos e hijas de funcionarios del personal que llegaron al set y la pasaron muy bien.

Los contenidos que hay en ese horario no sé si son para niñas, para niños, para adolescentes; lo veo más para un público de adulto hacia arriba, por eso tener un contenido que pueda hilar a toda la familia me pareció super lindo.

El programa se grabó en Buenos Aires, en el estudio donde se rodó la versión argentina. ¿Cómo viviste esa experiencia?

Me gusta hacer la analogía con un equipo de fútbol que se va a jugar al exterior y concentra en un lugar. Fueron dos semanas en las que íbamos del hotel a grabar y de grabar al hotel. Era un séquito de gente que se acompañaba todo el tiempo y eso tiene dos lecturas: puede estar buenísimo o puede ser una catástrofe. Por suerte estuvo buenísimo. Se dio una convivencia espectacular en la dinámica de laburo.

Si bien tenés experiencia en radio y en otros roles televisivos esta fue la primera en conducción de entretenimiento. ¿Qué descubriste en este rol?

Primero que me gusta. Si bien es mi primera experiencia con estas características, hace ya un año y pocos meses que trabajo en Direct TV como panelista, se sumó AUF TV, un torneo de boxeo para Direct TV y TyC Sports. Esto fue diferente porque una cosa es hacer televisión de una forma estática, ni que hablar que opinando de hechos concretos, y otra cosa es conducir en pleno movimiento sabiendo que va a ser televisión abierta. Es un diferencial porque todas las veces que había hecho antes era televisión por cable y la tele abierta era otra cuestión. Descubrí que me gusta correr ese riesgo, me sentí bien con la adrenalina que me generó. El mayor descubrimiento es que me gusta hacer televisión.

La llegada de una mujer joven a la conducción de un programa no es usual en nuestro medio. ¿Cómo te sentís al respecto?

Me siento muy bien y también es una de las razones por las cuales me abracé al periodismo deportivo, que era algo a lo que al principio le fui un poco reticente porque mi veta es la cultural. Soy actriz, bailo desde chiquita, voy al teatro, leo; lo que más me hace feliz tiene que ver con la cultura y siento que es lo que mejor comunico. Pero el fútbol me encanta y entendí que en ese lugar de participación podía construir. En este rol en particular siento que tiene una calidad que está buenísima. En este momento de mi vida a la hora de elegir un laburo mido eso. No es un “sí a todo”, a veces un "no" es un mejor futuro "sí".

Hay una expresión que mi viejo siempre utilizó mirando la tele y yo se la discutía de niña y adolescente. Cuando veía a alguien que no conocía ponía una cara y decía "¿y a este quién lo conoce?". Esa frase es como escucharla. Y ahora me toca a mí ser la de "¿y a esta quién la conoce?" y se que eso tiene consecuencias. Me afectan las críticas negativas y las positivas no las creo del todo (se ríe) capaz que son las más engañosas, pero me genera un gusto por decir "OK, soy la cara nueva y el esfuerzo tiene que ser hasta un poco más".

En una entrevista en Canal 5 decías que sentís que tenés que reivindicar tu valor más allá de tu imagen

Es una lucha diaria y no es solamente en mi oficio. En mi oficio es donde está más expuesto, sobre todo laburando en televisión. Sí siento que es algo que tengo que reivindicar, pero creo que nos pasa a la mayoría de las mujeres en el día a día porque somos mucho más que nuestra apariencia. No quiero que me juzgues por mi apariencia sino por mi palabra y por mi contenido. Aparte la apariencia dura tres minutos: si hoy soy parte de la hegemonía es en gran medida porque soy joven y ser joven dura un par de años (se ríe). Tampoco quiero enjuiciar a las personas que utilizan solo su imagen para construir una carrera porque también es un camino válido. Pero trato justamente de no ir por ese lugar, no es con lo que me siento cómoda y creo que por eso me he resistido a la tele durante tanto tiempo.

Hace años alguien me dijo "la tele no da tregua", con la imagen alguien se hace un juicio de valor muy rápido y es por tu apariencia. En esa evaluación es donde la mujer tiene otros condicionantes, porque al hombre no lo enjuician de la misma manera. Eso se ve mucho en el periodismo deportivo porque de diez comunicadores capaz que hay una sola mujer, ¿y estamos seguros que esos nueve saben de fútbol y de todo lo que están opinando con tanta propiedad? ¿Alguien saca conjeturas de que están ahí porque capaz que tuvieron relaciones sexuales con un productor o una productora? No. Esa evaluación no es igual. Ahí es donde está la lucha: que se pueda entender que una está ahí por quién es y no por cómo se ve. Cansa y hay días que tengo mucha más energía para hacerla y hay días que digo "ok, tiro la toalla". Pero siento que está bueno para quienes vienen y ni que hablar que para los varones, porque también esta militancia tiene que ver con deconstruir masculinidades que tanto han afectado a los propios hombres.

¿Uno de los valores de llegar a ciertos lugares es poder cambiar cabezas?

Sí, para mí. No lo pongo en el currículum porque si lo ando diciendo capaz que no me llaman. Me encantaría hacer una colaboración en la deconstrucción de la sociedad en muchísimos aspectos, pero muchas veces quienes toman las decisiones en los medios de comunicación no quieren que eso suceda. A veces siento que por eso soy resistida un poco en algunos ámbitos.

Por tu perspectiva feminista.

Sí. En este momento, por ejemplo, en radio lo estoy sintiendo más que nunca. Siento que las FM más potentes y mismo en algunas AM en los roles de calidad, y donde la personalidad del comunicador es lo que vale, no hay mujeres. Me genera ruido y siento que hay cierta resistencia. Capaz que no es súper consciente, capaz que también se responsabiliza la veta comercial y se dice que esto todavía "no mueve la aguja", pero bueno: el huevo o la gallina. En algún momento alguien tiene que hacer un cambio de estructura, si no nosotras no vamos a tener esas oportunidades. Y no estoy hablando de que tengo que ser yo, me encantaría que sea una colega. En este momento en radio es más notoria la falta no solo de participación sino de participación con calidad en los roles.

Me encanta igualmente el periodismo de agenda, de investigación, las columnas, disfruto muchísimo como oyente de radio. Pero si hay un programa en el que opinamos de temas, ¿por qué no puede haber una piba? Yo la quiero escuchar. Y si por decir estas cosas pierdo oportunidades de trabajo ahora lo estoy viendo como "bueno capaz que ese no es el lugar para mí".

Decías que a veces desde los directores de medios o quienes toman las decisiones puede haber cierta reticencia hacia ciertos aspectos de tu personalidad o tu postura feminista, ¿te han dicho algo de tu imagen?

De mi imagen, de mis tatuajes, de mis consumos y de mi manejo de redes sociales. ¿Fuerte no? En 2022. En este año que estoy en televisión he tenido de esas y de las otras: he tenido un José Álvarez de Ron que en su momento me dijo "vos tenés que mostrar tus tatuajes porque tu piel es parte de quién sos". A partir de ahí los empecé a mostrar. El asunto es, como responsable de tomar las decisiones en un medio ¿con qué te querés quedar? Si te querés quedar con la opinión del público que va a seguir en el molde de que una piba con tatuajes es delincuente o promiscua, no se me ocurre mucha cosa porque para mí los tatuajes en 2022 son lo más común del mundo, y no con un "mirá que bueno, tenemos una piba que es ilustrada y tiene formación, que rompe con ese preconcepto de una mujer tatuada, adoptémosla y rompamos un poco". Lo están haciendo porque por algo estoy laburando. Pero en lo que va de este año de laburo he tenido varias apreciaciones respecto a mi imagen y a cómo me muestro en las redes. Nunca es por el lado de que hice campañas en ropa interior o en bikini, con eso está todo bien. Eso me llama bastante la atención, no digo que me lo tengan que limitar pero...

¿Es dónde ponés el ojo?

Exacto. Eso sirve, eso garpa. Capaz que fotos vinculadas al consumo de marihuana, alguna escritura haciendo alusión a la bacanal o a cuestiones que capaz que una mujer pseudo hegemónica no tiene que hacer, no va. También lo entiendo porque la sociedad uruguaya es muy conservadora y lo veo, lo siento y convivo con eso en el día a día. Pero los medios tienen una gran responsabilidad para que eso cambie. Muchas veces fueron más bien apreciaciones y no condiciones, si fueron condiciones no me enteré porque no tuve el trabajo (se ríe).

Cada vez tenemos más programas de entretenimiento en la televisión uruguaya, ¿qué pensás al respecto?

Está bueno que haya entretenimiento en la televisión y que eso genere oportunidades de laburo. Me gustaría que haya más creaciones nacionales. Laburando y estudiando conocí muchos y muchas compañeras que pensaban en formatos con tremenda emoción y no sé si hay lugar para eso. Siento que hay gente muy talentosa que tiene referencias modernas y creo que le falta un poco de modernidad al asunto. TV Ciudad me parece que hace un trabajo formidable en ese aspecto y ahora se está animando al entretenimiento con La Aldea. Tiene que ir un poco por ese lado, al menos en el intento. Entiendo que los enlatados funcionan y en este momento yo soy parte de uno y me encanta hacerlo, está muy divertido, pero estaría buenísimo pensar en formatos del estilo con ideas nacionales.

Volviendo a la radio, empieza una nueva temporada de La Venganza de los Perdedores

Tengo el gran objetivo de llegar a los 10 años de La Venganza. Esta es la octava temporada y es una especie de capricho porque en este momento todos estamos en muchas cosas y esto es algo honorario que se hace por absoluto amor a la causa. Estamos pujando para que sea así y hay respuesta: cuando decimos que volvemos la gente quiere ir y desde el bar que nos abraza que es El Hormiguero están re copados con que vayamos. La idea es que sea una vez por mes power. Con power me refiero a que el encuentro social tenga una fuerza festiva: tener buenas entrevistas, buenas dinámicas con el público, hacer algo recreativo con esa fonoplatea que siempre está encendida.

¿Te habías pensado en este lugar a nivel profesional?

Para nada. Estoy muy agradecida por el camino que estoy teniendo y las oportunidades que se están presentando, porque lo que sí pensé va a suceder y estos son buenos mojones. Estoy aprendiendo mucho y haciendo un intensivo de comunicación. También estoy muy abierta a que las cosas cambien. Una se pone determinadas ideas y ese es un sueño. Está buenísimo tener objetivos claros, pero mejor aún está tener la apertura de decir "esos objetivos pueden cambiar" y si los cambios suceden porque vos misma los vas atrayendo bienvenidos sean, abrazate a ellos.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...