Cargando...
Graciela Bianchi, Carlos Camy, Guillermo Domenech y Carmen Asiaín.

Nacional > Parlamento

"Solo los tontos no cambian de opinión": por qué la coalición votó por juzgar al "alcalde de las mil gauchadas"

Legisladores oficialistas cambiaron de postura y se amparan en una ley que ellos mismos señalan de inconstitucional para aprobar el juiicio político

Tiempo de lectura: -'

02 de junio de 2022 a las 05:04

Con cinco votos en cinco, la Comisión de Constitución y Legislación del Senado avaló este martes el pedido de la Junta Departamental de Colonia y dio inicio al trámite de juicio político contra Alfredo Sánchez, el "alcalde de las mil gauchadas" preso desde setiembre de 2021 por varios delitos de corrupción vinculados al ejercicio de su cargo.

La definición llegó luego de que la coalición de gobierno –tal como adelantó El Observador– revisara su decisión previa por la cual la semana pasada había dispuesto la clausura del caso.

La postura original del oficialismo, amparándose en los artículos 93 y 296 de la Constitución, era que la Carta Magna no incluye a los alcaldes entre los pasibles de juicio político, ya que su redacción antecede a la creación de los municipios. La coalición también señalaba que la última de las leyes que regulan el funcionamiento de los gobiernos municipales –que en su artículo 18 extendió a los alcaldes los controles que la Constitución preveía para intendentes y ediles– es inconstitucional. 

Se trata de un tema "muy opinable" desde el punto de vista legal, según sostuvo este martes en la comisión la colorada Ana Hunter, quien como suplente de Pablo Lanz (Ciudadanos) había votado previamente por el archivo de la causa, pero ahora fue la que presentó oficialmente el pedido para reconsiderarla. Más allá de aspectos constitucionales, recordó que el Senado tiene el rol de vigilar si una conducta penal determinada es compatible con el ejercicio de un cargo electivo. 

"Si no asumimos ese rol que nos dio la Constitución, corremos el riesgo de que queden casos impunes y, al cumplimiento de la pena, la persona pueda volver a ejercer ese cargoDebemos dignificar el ejercicio de la función pública", argumentó. 

Su colega nacionalista Graciela Bianchi (Aire Fresco) no había concurrido a la sesión previa, ya que estaba ejerciendo como vicepresidenta ante el viaje al Reino Unido del presidente Luis Lacalle Pou. La senadora dijo este martes tener una "duda razonable" sobre el asunto y citó a Eduardo Jiménez de Aréchaga, quien sostenía que los legisladores no pueden considerar inconstitucional una ley si la Suprema Corte de Justicia no lo declara así. Por otro lado, también recordó que, al ser consultado por la bancada nacionalista, el constitucionalista Martín Risso había explicado que los senadores están amparados a argumentar que esa ley es inconstitucional. La Corte ya desechó en 2011 un recurso en ese sentido presentado por el Partido Independiente, aunque sin expedirse sobre el fondo del reclamo. 

Bianchi se mostró preocupada por dejar en claro su postura y que no quede la idea de que el Partido Nacional quiere amparar corruptos. "Corruptos hay en todos lados y para la corrupción individual no hay vacuna posible", afirmó. La senadora agregó que la coalición podría haber "contragolpeado" con "casos muy flagrantes" de corrupción que "hoy están en el tapete" y que afectan al Frente Amplio. "No lo hemos hecho porque creemos que sí tenemos que cuidar la imagen del Parlamento ante la opinión pública", sostuvo. 

"De verdad estamos frente a una situación de duda, pero ante la posibilidad de que esto quede trunco el Partido Nacional evaluó jurídicamente que la iniciación del juicio político le da oportunidad a todos", remarcó. En especial, Bianchi dijo que esa oportunidad se le brinda al "justiciable", para que articule su defensa.

La senadora dijo no tener "ninguna duda" de que ley aludida es inconstitucional, pero concluyó que los senadores no pueden ampararse en eso para no hacer lugar al juicio político. 

Su correligionaria, por otra parte, Carmen Asiaín ratificó su posición respecto a que no corresponde aplicarlo en el caso de los alcaldes ya que no son sujetos pasivos previstos por la Constitución. Carlos Camy fue por la misma línea. El legislador de Alianza Nacional anunció que trabajará en un proyecto de ley para evitar que este tipo de situaciones se repitan en un futuro. "No podemos seguir conviviendo con una ley inconstitucional", dijo. "Es muy difícil explicar que el Senado esté dispuesto a asumir un juicio político cuando no le corresponde", añadió. 

En el Frente Amplio, Liliam Kechichian (Alianza Progresista) ratificó la posición de su bancada de que era necesario enviar a la ciudadanía una señal de que el sistema político no está dispuesto a amparar conductas como las de Alfredo Sánchez. El temor, indicó, es que ni no es destituido por la vía del juicio político, el alcalde estará en condiciones de volver a asumir su cargo en 2024, cuando cumpla su pena. 

Sastres, mozos y jardineros

"Se me podrá preguntar por qué en la sesión pasada voté en el sentido que hice", dijo Guillermo Domenech, que venía de aprobar el archivo del caso. El presidente de Cabildo Abierto también aseguró tener dudas sobre el tema pero explicó que, al ser su partido un socio minoritario de la coalición y al ser este un asunto que no forma parte de un compromiso de campaña, se habían sentido "inclinados" a votar con el resto de la coalición. 

Domenech señaló que un voto discorde en la pasada sesión hubiera supuesto "una verdadera dificultad de orden constitucional" para el oficialismo. "Quizá por eso me sentí inclinado a apoyar lo que advertí era la posición mayoritaria en la coalición", insistió. 

Para fundamentar su cambio de postura, el senador cabildante optó por citar a Honoré de Balzac en Papá Goriot. En la novela, explicó, un sastre les da una gran educación y posibilidades a sus hijas, que se casan muy bien y que, al cambiar de posición económica, le terminan dando la espalda y mostrando su vergüenza por él. El senador apeló a una frase de uno de los personajes de la obra para explicar su nueva postura. "Solo los tontos no cambian de opinión", remarcó.

"No creo que uno pueda ser una veleta y cambiar de opinión al menor viento que corra, pero cuando tiene tan fundadas dudas sobre una determinada situación eso legitima un cambio de opinión que, en este caso, es un cambio de voto", dijo. 

A partir de ahí la discusión sobre la novela se apartó del caso concreto del alcalde para alcanzar ribetes más literarios y filosóficos. Kechichian también recordó a Balzac para contestarle al cabildante. "Diría que hay que ser muy tonto para avergonzarse de ser hijo de un sastre", señaló. "Soy hija de un zapatero armenio, inmigrante, y siempre he sentido muy orgullosa", acotó. Domenech le explicó que ese, justamente, es el drama que encierra la novela. "Yo también estoy muy orgulloso de ser nieto de un peón de una barraca de lana y de un español mozo de café", recordó. La senadora Banchi terció al señalar que se trata de una obra del siglo XIX. "Yo soy nieta de jardinero también, pero no podemos negar lo importante de que Balzac reflexionara eso en una sociedad que no es la de hoy", dijo. "Por suerte, los procesos civilizatorios han avanzado". 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...