Agro > PLAN SORGO

Suma de estímulos para que se incremente el área de sorgo

ALUR lanzó un plan asegurando un mínimo de US$ 160 por tonelada

Tiempo de lectura: -'

27 de agosto de 2018 a las 05:00

Es bastante probable que el área de sorgo en la próxima campaña de cultivos de verano crezca, teniendo en cuenta que el precio de la soja no despega lo suficiente como para quitarle espacio y que se trata de una opción muy aconsejable para chacras distantes de los puertos y necesitadas de los aportes que realizan las gramíneas.

En ese marco, asegurando un precio mínimo de US$ 160 por tonelada, Alcoholes del Uruguay (ALUR) lanzó el denominado Plan Sorgo para la zafra 2018/2019, presentando las condiciones comerciales correspondientes en momentos en los que los productores se aprestan a decidir qué área de la chacra de verano dedicarán a este rubro agrícola.

El objetivo, según se explicó a El Observador desde ALUR, es abastecer al complejo industrial propio de la materia prima necesaria para la producción de bioetanol y DDGS (producto para la alimentación animal), tomando como base que el sorgo de bajos taninos es una buena opción.

La compañía propone la firma de un contrato entre las partes mediante el cual el productor se comprometa a aportar un determinado volumen de sorgo BT (bajo tanino), el cual deberá estar asociado a un área real de siembra mínimo de una hectárea cada tres toneladas (por ejemplo, si el contrato es por 300 toneladas, debe declararse una superficie mínima de 100 hectáreas del cultivo).

El precio será el 80% del resultante del promedio de todas las cotizaciones semanales del precio del maíz de la Cámara Mercantil de Productos del País (CMPP), comprendidas desde el 5 de abril hasta el 30 de agosto de 2019. El precio, que corresponderá por la mercadería acondicionada puesta en Paysandú, tendrá un mínimo de US$ 160 por tonelada de sorgo BT acondicionado.

Desde ALUR se indicó que se recibirá la intención de volumen a comprometer en los contratos, expresado en toneladas, hasta el 21 de setiembre inclusive.

Otras condiciones

En el caso de volúmenes excedentes, se mantendrá el precio mínimo para las primeras 4,2 toneladas por hectárea. Es decir, siguiendo con el mismo ejemplo, si se considera que el precio promedio de la fórmula resultara ser menor a US$ 160 por tonelada, que el contrato es por 300 toneladas en 100 hectáreas declaradas y se obtiene un rendimiento de cinco toneladas por hectárea, se procederá a liquidar el total del volumen de la siguiente manera: hasta 420 toneladas al precio mínimo de US$ 160 por tonelada y las 80 toneladas restantes según la fórmula establecida.

El precio se fijará automáticamente al finalizar el período señalado, en agosto de 2019. Está previsto que para el volumen asociado al precio mínimo haya liquidaciones mensuales a precio mínimo durante la zafra, desde el principio de la entrega y al final de cada mes, siempre y cuando el volumen entregado en el mes supere las 150 toneladas. De lo contrario, se liquidará al final del mes siguiente una vez superado la entrega de 150 toneladas y teniendo en cuenta el volumen pendiente de liquidar el mes anterior por no superar el límite de 150 toneladas entregadas.

En caso que el precio promedio final de la CMPP fuera mayor al precio mínimo, se procederá a liquidar el saldo al final del período establecido. Asimismo, el volumen excedente se liquidará al final del período (abril-agosto), de acuerdo al precio promedio de la CMPP. Y el pago se hará efectivo a los 30 días corridos una vez aprobada la liquidación o a los 40 días de finalizada la entrega del grano.

También se establecerá en el contrato que en relación al origen se deberá indicar el lugar de producción del grano especificando las coordenadas de las chacras y que la fecha de entrega es a partir del inicio de la zafra, la que se estima se desarrollará de marzo a julio de 2019.

Lea también: Trigos y cebadas le sacan una sonrisa a los agricultores.

Por la revancha

En los agricultores "las ganas de plantar las tenemos, está la actitud de buscar la revancha", afirmó Mathías Mailhos, presidente de la Cooperativa Agraria Nacional, aludiendo a que tras la mala campaña pasada se redoblará el esfuerzo. "No nos queda otra que seguir", añadió.

Si bien el cultivo estrella es la soja y en ella están puestas las mayores expectativas, el sorgo es una alternativa valiosa, especialmente en chacras del norte próximas a Paysandú, donde producir soja es más riesgoso dada la incidencia del costo del flete hacia Montevideo o Nueva Palmira, mientras que el sorgo con destino en el complejo industrial de ALUR carece de ese factor desestimulante.

Dijo que aún es temprano, que hay que ir vigilando el tema precios y costos, "pero el ánimo de plantar está" y que, en ese sentido, que haya una propuesta concreta para el sorgo "es una herramienta más, siempre la diversificación en un país como el nuestro es importante y hay tierras a las que el sorgo les viene muy bien por los planes de uso y manejo del suelo. Si el precio de la soja no es muy alegre, no se va muy para arriba, es de esperar que el productor se vea tentado a hacer sorgo".

Finalmente, Mailhos señaló como un aspecto muy positivo, tras varias zafras complicadas, que la actual campaña de cultivos de invierno evoluciona en muy buena forma, con un buen estado general en trigos y cebadas.

Las cifras

  • 28.800 hectáreas se sorgo se sembraron en 2017/18 (se perdieron 1.900 has y se cosecharon 26.900 has).
  • 76.000 toneladas fue la producción.
  • 2.639 kilos por hectárea fue el rinde promedio (2.824 kilos el sorgo de primera y 2.418 el de segunda).
  • 5.000 kilos rindió el sorgo regado.

Fuente: MGAP

Comentarios