Opinión > EDITORIAL

Temores por el coronavirus

Tiempo de lectura: -'

26 de febrero de 2020 a las 05:00

El letal coronavirus que se denunció en China en enero pasado está propagándose por varias regiones del mundo a un ritmo acelerado. Por eso hace bien el presidente electo, Luis Lacalle Pou, en haber dado instrucciones precisas para empezar a medir el daño potencial que puede tener en Uruguay, aunque aún no se hayan reportados casos en América Latina.

En los últimos días, los expertos advierten una mejora global de China, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) precisó que hay riesgos de una propagación del coronavirus a nivel planetario sobre el que todavía no hay un medicamento o una vacuna específica contra un mal que puede provocar la muerte.

Según los últimos reportes fechados ayer, China continental registró 71 nuevas defunciones, la cifra más baja desde hace tres semanas, alcanzando un total de 2.663 muertes. El número de infectados trepó a más de 77.000, un aumento de 508 contra 409 del día anterior, aunque es una cifra inferior respecto a hace una semana.

Fuera de China hay más de 2.000 infectados y 41 muertos, según los mismos estudios estadísticos. Corea del Sur es el principal foco de epidemia: 144 casos nuevos de contaminación, llevando el total a 977 infectados, y 10 muertos.

Le sigue Italia, el país europeo con mayor incidencia, 283 casos y siete decesos y dos nuevas regiones afectadas (Toscana y Sicilia) luego del primer paciente  de Milán desde donde se propagó, particularmente hacia Lombardía. Los expertos se han impresionado por la rapidez del contagio que convirtió a la turística Venecia en una ciudad fantasma en la que solo permanecen los lugareños.

En ese preocupante contexto, el Fondo Monetario Internacional advirtió que la epidemia podría poner en riesgo una recuperación económica mundial ya frágil. El brote reducirá aproximadamente 0,1 puntos porcentuales el crecimiento global y limitará el crecimiento de China a 5,6% este año, indicó. 

Es por eso más que pertinente la actitud proactiva del presidente electo Lacalle Pou que ordenó un análisis del eventual impacto económico de la enfermedad en Uruguay en términos comerciales. China, el responsable y el más afectado del coronavirus, es el principal socio comercial del país.

Datos privados consignados en El Observador dan cuenta de una baja de importaciones de insumos de salud así como de agroquímicos que se venían comprando a compañías chinas.

A su vez, ya se advierte un comportamiento descendente de las exportaciones a Pekín debido al mejor flujo de contenedores hacia los puertos chinos. 

Tan importante o más todavía es el aspecto sanitario de la enfermedad y que se adopten todas las medidas posibles ante la eventualidad de que el coronavirus pudiera llegar a nuestras latitudes durante el periodo invernal.

El MSP ya tiene un protocolo que activa en el caso de personas que lleguen al país con síntomas de la enfermedad, en base a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

Pero una tarea sanitaria de tamaña magnitud sería muy ardua de cumplir sin acciones coordinadas por lo menos entre los países de América del Sur.

Lamentablemente, la experiencia de los migrantes venezolanos nos muestra que las políticas comunes para enfrentar problemas regionales son una asignatura pendiente.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...