Nacional > Latinbarómetro

Tres de cada diez prefiere un gobierno autoritario o le da igual democracia o dictadura

Los politólogos Garcé y Zuasnábar advirtieron sobre la caída del apoyo a la democracia

Tiempo de lectura: -'

21 de septiembre de 2018 a las 05:04

“No importa mucho quién gane en las elecciones, importa conservar la posibilidad de decidir”. Apenas 33 años después que Uruguay recuperó la democracia, dos politólogos coincidieron este jueves en señalar que la principal preocupación para los uruguayos y para el sistema político debe ser la caída en el interés por la política y del apoyo a la democracia. Un país que durante años se jactó de ser una democracia modelo con un sistema de partidos fuerte, comienza a ver luces de alerta. 

Adolfo Garcé, autor de la frase que abre esta nota, e Ignacio Zuasnabar plantearon los desafíos que tiene el sistema político de cara a los próximos años y advirtieron por la caída del apoyo a la democracia. Desde la década del '90 al 2017 el apoyo a la democracia cayó 10% (llegó al 70%) y en 2018 la caída es aun más pronunciada, según datos del Latinbarómetro manejados por Zuasnabar. 

Lea también: Cae apoyo a la democracia pero a los políticos les cuesta reaccionar para cuidarla

“Si uno suma los uruguayos que dicen yo prefiero un gobierno autoritario a uno democrático o que dicen 'a mí me da lo mismo si hay democracia o autoritarismo siempre y cuando me resuelvan los problemas' eso ya suma más del 30%”, explicó Zuasnabar en el Desayuno de la Asociación de Dirigentes de Marketing  (ADM) denominado Shock sin Ancla: Perspectivas 2019. 

Además, según explicó, 2018 es el año con el menor apoyo al liderazgo político (32%) desde que volvió la democracia y hay que remontarse a fines de los 60 para encontrar niveles similares. La política, en tanto, cada vez le interesa menos a los uruguayos y, en muchos casos, les genera enojo. “El vínculo entre el ciudadano y el político no está presentando para nada síntomas positivos”, apuntó el politólogo.  

En ese contexto, el director de Equipos Consultores mencionó las declaraciones del presidente de la Junta Departamental de Tacuarembó, Felipe Bruno, como un ejemplo de un “discurso que empieza a emerger en nuestra sociedad”. Bruno dijo a principios de agosto que "Tal vez debería volver la dictadura otra vez, para que los sabandijas se terminen de una vez", en referencia al Frente Amplio. 

Lea también: Democracia y políticas públicas: una relación necesaria

Para 2020, el sistema político deberá enfrentar una serie de desafíos y de reformas que requerirán un enorme consenso público que será difícil de conseguir en un contexto de liderazgos políticos debilitados, de una dinámica política de mucha agresión y de una representación política cuestionada, según Zuasnabar. 

Garcé, por su parte, pidió “tomarse en serio los desafíos de la democracia en Uruguay” porque hay “demasiado ruido” y mencionó el movimiento de los productores autoconvocados Un Solo Uruguay como un “debilitamiento de los partidos”. “Que haya sociedad civil activa por fuera de los partidos está bien, pero que se debiliten los partidos no”, apuntó. También señaló este diferendo entre los militares y el Poder Ejecutivo como “muy preocupante” y aseguró que faltó “liderazgo político” para tomar el tema con un “pacto entre partidos”. 

Incertidumbre

Al referirse a la competencia electoral, los dos politólogos coincidieron en que la incertidumbre es la palabra que define este ciclo electoral. El Frente Amplio tiene amenazada su continuidad en el poder pero la oposición no logra reunir los consensos necesarios para gobernar. 

Para Garcé las elecciones de 2019 son las de mayor incertidumbre desde 1994 a la fecha ya que tanto en las elecciones de 1999 como en las siguientes era fácil pronosticar un ganador. 

Para graficar la incertidumbre que presenta esta elección, Zuasnabar presentó los datos que marcan la posición del oficialismo y de la oposición de cara a octubre de 2019. En 2013, un año antes de las elecciones, las encuestas le daban un 43% de intención de voto al oficialismo mientras que en 2008 era de 41% y en 2003 de 47%. Hay que remontarse a 1998 (33%), un año antes a la última elección que el Frente Amplio perdió, para encontrar números similares a los actuales (31%). 

Lea también: Las amenazas y las fortalezas para el Frente Amplio en las elecciones de 2019

Sin embargo, la suma de los partidos tradicionales está prácticamente incambiada. En 2013 el Partido Nacional y el Partido Colorado sumaban exactamente lo mismo que lo que arrojan las encuestas en 2018 (41%) mientras que en 2008 ese número era de 43%. En ambas elecciones el Frente Amplio resultó ganador. Lo que sí ha crecido en los últimos años es el número de indecisos y de aquellos que piensan votar en blanco o anulado. 

En ese contexto, el Frente Amplio presenta algunas amenazas y otras fortalezas. La menor capacidad para retener votantes, percepciones negativas sobre la economía, una evaluación negativa del gobierno y un aumento de la percepción de la corrupción y el amiguismo figuran entre las debilidades que el oficialismo deberá sortear para retener el gobierno. 

Sin embargo, a pesar de su caída en la intención de voto también maneja una serie de fortalezas que juegan a su favor. La imagen del liderazgo político del Frente Amplio sigue siendo mejor que la imagen del liderazgo de la oposición. A tal punto que José Mujica, Tabaré Vázquez y Daniel Martínez son los tres líderes con mejor imagen a pesar de que todos los líderes políticos reúnen un saldo negativo.

“Puestos a convencer a los votantes todavía los líderes del Frente Amplio tiene mejor imagen que los de la oposición”, apuntó el politólogo. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...