Agro > TRIBUNA / PABLO CARRASCO

Un mundo vegano

Es una convicción personal poderosa que el ganado vacuno está recluido en la cárcel por un crimen que no cometió

Tiempo de lectura: -'

12 de abril de 2019 a las 14:18

Por Pablo Carrasco, especial para El Observador

"Ganadería y cambio climático” se llama la columna publicada por El Observador el sábado 6 de abril escrita por Eduardo Blasina, persona de opinión aguda y responsable, y en particular un amigo a quien me unen muchas más cosas de las que la me separan.

Eduardo toma posición en el contencioso sobre la responsabilidad de la ganadería en el cambio climático y se ubica en algún punto medio entre los que impunemente acusan a la ganadería como responsable del calentamiento global y quienes descartamos su participación.

Esta publicación genera la posibilidad de mantener el tema un poco más allá de mi publicación puntual “Una mentira repetida 100 veces” y eso se lo debemos agradecer aquellos que estamos preocupados por la polémica.

Es una convicción personal poderosa que el ganado vacuno está recluido en la cárcel por un crimen que no cometió. En primer lugar, me lo espeta el sentido común diciéndome que no puede ser que el hombre haya cazado animales en busca de carnes rojas desde hace 2 millones de año, que este alimento sea responsable por un formidable cerebro humano y organismos complejos, y que se vuelva de pronto un problema de viabilidad del planeta. 

Que un animal domesticado hace 10 mil años se haya vuelto sorpresivamente la causa del fin del mundo en razón de un fenómeno que lleva apenas unas décadas. Que un mundo que en los últimos 20 años introdujo más cambios que en toda su historia previa, señale con el dedo a aquel animal que nos acompaña desde siempre.

También me lleva a tomar como una conminación caprichosa el antecedente histórico de la mentira repetida sobre la manteca y el huevo. Estos productos al igual que la carne vacuna se convirtieron en una suerte de Nelson Mandela durante toda mi juventud hasta que un día y porque sí fueron sacados del injusto badal de olvido.

Esto no ocurrió por un descubrimiento de última hora sino por pruebas ocultas de lobbies veganos durante décadas. 

En la investigación la gente se divide entre confirmadores e investigadores al decir de Antonio Escohotado y los primeros no buscan la verdad sino la confirmación de su prejuicio. Si la teoría contradice a los hechos, peor para los hechos. Una vez liberada del escarnio público, la manteca tiene hoy uno de los mejores precios de su historia.

Pero miremos el problema por el absurdo. Imaginemos por un momento, que la humanidad se convierte en vegana y reflexionemos sobre consecuencias de ese mundo “ideal”. Para ello, tomo información de la publicación de William Reville en el Irish Time el 21 de febrero pasado.

Si la producción ganadera se cancelara, en aquellas área aptas para la agricultura la ganadería se reemplazaría por cultivos. La captura de CO2 por fotosíntesis caería a la mitad debido a los períodos con rastrojos o vegetación muerta previamente inexistentes mientras que la demanda por fertilizantes subiría violentamente con la consecuente liberación de CO2 que implica su fabricación. 

Los subproductos agrícolas como los rastrojos, marlos, etcétera, ya no serían transformados en carne y su oxidación al aire libre también se transformaría en anhídrido carbónico y agua.
En las zonas que son exclusivamente ganaderas, se evolucionaría de un balance de carbono positivo debido al pastoreo a uno neutro, similar al de un equilibrio selvático.

Los carencias vitamínicas y minerales que afecta al que solo consume vegetales (Ca, Fe,Vitamina B12, ácido fólico, etc) elevaría su demanda a cantidades imposibles de fabricar hoy.
La simulación, hecha para Estados Unidos, uno de los mayores emisores del mundo dice que el balance entre beneficios y perjuicios que generaría la eliminación de la ganadería vacuna sería de una magnitud del 2,6%, algo muy cercano a la nada.

Se ha invertido la carga de la prueba y la vaca debe demostrar su inocencia. Eso se hará y con contundencia.  Mientras tanto los humanos pueden seguir comiendo carne sin remordimiento porque después de todo ninguna gran historia comenzó con una ensalada

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...