Cargando...
El jurado de Bake Off Uruguay

Espectáculos y Cultura > TELEVISIÓN

Un vistazo a Bake Off Uruguay: así vive el jurado la grabación del programa y la previa al estreno

Jean Paul Bondoux, Sofía Muñoz y Stephanie Rauhut hablan sobre su trabajo en equipo y el impacto de los concursos televisivos en la gastronomía uruguaya

Tiempo de lectura: -'

27 de julio de 2021 a las 05:04

Entre los árboles y un pasto verdísimo asoma una gran carpa blanca. De lo que está sucediendo adentro de esa carpa aún no se puede develar nada, pero sí se puede contar que es un hervidero de actividad. Cámaras, luces, personas que vienen y van, trípodes, heladeras, ingredientes. El ritmo de más de cien personas dedicadas a la realización de la edición uruguaya de Bake Off, el gran pastelero, el certamen televisivo que se emitirá en Canal 4 a partir de agosto.

En realidad, hay dos carpas. La principal, donde transcurre la competencia, y otra más pequeña, donde el jurado integrado por Jean Paul Bondoux, Stephanie Rauhut y Sofía Muñoz espera luego de las pruebas. También se han instalado oficinas de producción para el rodaje, que demandará seis semanas en jornadas extensas desde la mañana hasta el atardecer.

El jurado de Bake off: Jean Paul Bondoux, Sofía Muñoz y Stephanie Rauhut

Para el certamen de origen inglés (un funcionario de la BBC, de hecho, tiene contacto directo con el equipo uruguayo mientras se filma) se inscribieron 2000 personas, de las cuales se seleccionaron 14 contendientes, que semana a semana deberán realizar pruebas en las que pueden recibir una receta para ejecutar, o una temática sobre la que realizar una preparación. Cada semana, uno de los concursantes abandonará el programa, que tiene como conductora a Annasofía Facello, que aporta el conocimiento del medio para aliviar los nervios de los concursantes y un jurado que hasta ahora no tenía experiencia televisiva.

Los tres cocineros tienen trayectorias y perfiles diferentes, aunque todos tienen camino recorrido en la pastelería. Rauhut es cocinera, formada en escuelas locales y también en Francia. Fue la responsable de Süss Pastelería, y actualmente está a cargo del blog de cocina Not only salad.

Bondoux es francés, aunque desde 1979 está establecido en Punta del Este, donde tiene su restaurante, La Bourgogne. “La cocina de todo el mundo se ha fusionado, pero la pastelería sigue siendo con la escuela francesa”, dice con orgullo nacional, y señala que para él, Bake off es un programa “con mucha clase”, del que destaca su ambientación diurna y entre la naturaleza.

La conductora, Annasofía Facello

Muñoz, chef y pastelera, es por su parte la responsable de la cafetería Pecana, que tiene tres locales en Montevideo. Si bien el rodaje comenzó hace poco, Muñoz señala que el jurado tuvo tiempo para empastarse y generar una dinámica propia, que se fue dando con naturalidad en las prácticas y ensayos previos a la filmación. “Venimos de un trabajo previo que te hace conocerte, y estuvo bueno conocernos sin empezar de una con el programa. Esa cosa de prueba y error hace que te conozcas de otra manera, y cuando entrás a la cancha ya sabes lo bueno y lo malo del otro, y lo que podés aprender y no del otro”.

Rauhut agrega que entre los tres se complementan. “Se dio muy naturalmente, porque cuando nos eligieron, nos dijeron antes de empezar, que buscaban la química natural entre los jueces y el cómo trabajáramos entre nosotros. Funciona muy bien y cada uno tiene su perfil, aporta lo suyo, y realmente siento que donde uno tiene más fortaleza, el otro puede aprender, y mostramos eso. Tenemos diferentes roles, pero sin fingirlos”, dijo sobre la dinámica del trío durante las devoluciones.

La carpa de Bake Off en Jacksonville

Los tres jurados saben también que tienen una gran responsabilidad en sus manos, ya que definirán el destino de cada uno de los concursantes en el programa. Al mismo tiempo, tienen que tener una suerte de rol de docentes dentro de la carpa, ayudando a corregir errores y a mejorar los trabajos de los pasteleros amateur.

“En mi restaurant voy enseñando, probando, corrigiendo y mejorando en base a lo que yo pretendo que se cocine en mi restaurant, pero ahora es un desafío diferente porque es guiarlos en base a como ellos quieren ser”, comenta Muñoz, a lo que Rauhut acota: “Sin condicionarlos”.

El jurado señala como mayor desafío esa cualidad del programa, la de acompañar los procesos de cada concursante y cómo estos quieran mostrarse en el certamen.

Rauhut considera que “la responsabilidad es grande, y ahí entra un factor muy importante: la empatía que uno como jurado tiene con el participante. Porque todos arrancamos de cero en nuestras profesiones, y fuimos aprendiendo y mejorando, y siempre queda muchísimo por avanzar, no hay nadie que sepa todo. Y justamente nuestro rol de jurado es ser objetivos, justos, y si hay algo que está mal marcarlo desde un punto de vista positivo para hacer que la persona mejore y no deprimirla”.

Bondoux apunta: “no hay que castigar”, y resalta también el peso de lo emocional en una instancia de concurso como esta, que agrega otra capa de complejidad, pero también, en su opinión, de belleza. “Es muy emocional lo que hacen. Y al final la vida es eso, el amor, las emociones, son lo más lindo que hay, y las pruebas son así”.

La emoción a flor de piel es otro factor que el jurado debe tener en cuenta, aunque Muñoz considera que con el paso de los programas se hará más controlable, pero también más intenso, porque las apuestas son cada vez más altas a medida que avanzan en la competición.

Pastelería en pandemia

El certamen llega a la pantalla en un momento particular de la pastelería y de la gastronomía en el imaginario popular, y en el posicionamiento que tienen estas disciplinas a nivel cultural en comparación con épocas anteriores. Esto es, en parte, también gracias al impulso que le han dado los certámenes televisivos, tanto en sus versiones extranjeras como locales.

También aportó lo suyo el encierro provocado por la pandemia, que según Muñoz “hizo que todo el mundo tenga tiempo para estudiar pastelería o cocina en general".

La grabación de la temporada durará seis semanas en total

"Todo el rato, todo el mundo estaba haciendo tortas, cookies, todo. Y eso ayudó, porque posiciona al televidente que nunca había cocinado nada. También creo que han ayudado mucho las escuelas de cocina, que han crecido en este tiempo. A mí me pasó cuando fui a estudiar no había muchas opciones para pastelería, y hoy sí. Y las que ya estaban desde antes son mucho mejores de lo que eran hace diez años”.

Rauhut explica que en la última década la gastronomía pasó de ser algo que se estudiaba “por descarte” a ser una carrera que se aspira a cursar, y que también toma fuerza entre las nuevas generaciones, que lo ven como un camino profesional posible.

También señala que hay un público más abierto y que los concursantes han tomado riesgos en sus preparaciones, lo que también muestra como han cambiado los paladares en los últimos tiempos.

“La gente se anima. Hasta ahora hubo elecciones muy clásicas, pero que pueden y van a funcionar bien, y  también elecciones arriesgadas para el paladar uruguayo, como el uso de la cerveza negra, que no podés creer cómo funciona. Y eso creo que es lo que puede aportar el programa a la televisión uruguaya y al paladar de los que lo miran. Probar un brownie con cerveza negra, o decorar con pop una torta. Hay que probar”.

El jurado de Bake Off también considera como un objetivo el hecho de inspirar a más personas a dedicarse a la pastelería, o al menos a intentar replicar lo que vean en pantalla, a que apuesten por nuevos sabores y a que conozcan tendencias gastronómicas, así como a valorar el esfuerzo y el trabajo que hay detrás de un plato de comida de un restaurant o cafetería.

“Así como la pandemia hizo que las cátedras de ciencia tuvieran más alumnado para los próximos años, el mostrar más contenido gastronómico en televisión hace que sin dudas se eleve el nivel de la gastronomía en Uruguay”, concluyó Rauhut.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...