Nacional > SEGURIDAD

"Kibón manija": una fiesta callejera convocada por redes que acabó en destrozos

Policía descarta el móvil político; analizan imágenes de cámaras de seguridad para identificar a los responsables

Tiempo de lectura: -'

24 de noviembre de 2019 a las 17:49

“Esto tiene que haber sido organizado”, asevera Ismael, mientras saca las pertenencias del interior de su auto Honda deportivo, cuyos vidrios lucen destrozados. Como el de él, otros 15 vehículos que estaban estacionados en los alrededores de la rambla República del Perú y Luis Alberto de Herrera, y a lo largo de Antonio Da Costa, fueron vandalizados en la noche de este sábado por una turba de jóvenes que horas antes se habían reunido en la explanada de Kibón para bailar en una fiesta callejera.

Mientras hace cuentas en el aire de cuánto le costará pagar los daños ocasionados por los vándalos, cuenta a El Observador, que sobre las cuatro de la mañana sintió el barullo afuera desde su apartamento de Marco Bruto; se asomó a la ventana para ver lo que ocurría y supo enseguida que su auto habría sido victima de los ataques.  

 

 

Para él, aquel hecho tiene móvil político, un rumor que rápidamente comenzó a ser repetido por los otros vecinos que sospechan de que aquella asonada no tenía nada de espontánea. Sin embargo, según dijeron fuentes policiales y de la fiscalía, no hay indicios de que aquellos hechos tuvieran algo que ver con la elección del domingo. Asimismo, tras consultar a varios vecinos, ninguno escucho por sí mismo canto político alguno, aunque aseguran que en las redes sociales se decía otra cosa.

Las fuentes policiales contaron a El Observador que el episodio tuvo lugar entre las 3:00 y 4:00 de la mañana, cuando un grupo de jóvenes que habían sido convocados por redes sociales a una fiesta callejera decidieron atacar un ómnibus de la Armada que pasaba por rambla próximo al Museo Naval, cargando urnas y trasladando a efectivos que debían custodiar centros de votación.

Así, la fiesta que había sido convocada bajo el nombre de "Kibón Manija" a través de Instagram, y a la que asistieron varios autos modificados para llevar parlantes con música, se convirtió en una batalla campal. 

Un funcionario de la Armada contó a El Observador que el vehículo en el que viajaba recibió golpes de pedreas, botellazos y hasta le arrojaron con algunos monopatines eléctricos que estaban parados sobre la rambla. Las imágenes del ataque se viralizaron en las últimas horas en redes sociales.

 

 

Según se ve en las imágenes, el ómnibus debió detenerse y los efectivos se tiraron al piso en el interior del vehículo mientras sobre ellos llovían proyectiles. “Aléjense de las ventanas, nos están matando”, grita un marinero en otro video del momento del ataque, filmado dentro del vehículo. Cinco funcionarios sufrieron heridas leves.

En ese momento varios móviles de la policía, incluida una tanqueta de la Guardia Republicana, actuaron para dispersar a la multitud. Cuatro personas fueron detenidas (dos mayores y dos menores), pero a las pocas horas fueron liberados por la fiscal del caso, Adriana Costa, porque no había elementos para imputarlos.

Cuatro vehículos policiales sufrieron rotura de sus vidrios durante el operativo.

La acción policial obligó a los vándalos a dispersarse en dirección a la rambla y Luis Alberto de Herrera, rompiendo vidrios de una decena a su paso, además de los vidrios del hall de algunos edificios costeros. Ismael fue una de las víctimas de ese ataque.

Algunos de los delincuentes, armados con caños metálicos, destrozaron unos seis autos estacionados en Luis Alberto de Herrera. Uno de ellos, además de perder sus vidrios sufrió daños en su carrocería.

A pocas cuadras de allí, sobre Antonio Costa y Marco Bruto, unos cinco vehículos también fueron destrozados por un grupo de entre seis y siete personas que con fierros destrozaron vidrios y carrocerías de los autos. Los habitantes de un edificio de tres pisos de la zona –que no cuenta con estacionamiento- y dejan sus autos aparcados en esa cuadra, sufrieron la violencia de los atacantes.

El grupo de dispersó más adelante, sin que se registraran roturas de vehículos o fachadas de edificios.

 

 

La policía revisa ahora las imágenes de las cámaras para identificar a los agresores, y localizar el lugar donde se registraron los destrozos. Al momento se presentaron unas nueve denuncias por autos y fachadas destrozadas. Sin embargo, una recorrida a pie por el lugar permite ver que el número de afectados fue aún mayor.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...