Economía y Empresas > DIFERENTE

Una incubadora para quienes apuestan a lo tangible

Con un poco más de un año en el mercado, siete emprendimientos están desarrollándose en las instalaciones. de Rabbit. El reto principal está en atraer más startups

Tiempo de lectura: -'

21 de junio de 2018 a las 05:00

Joaquín Symonds
Especial para El Observador

Al entrar al edificio ubicado en Pablo de María 1220, uno se encuenra con un lugar dinámico, colorido, donde todos los muebles están pensados para moverse. Rabbit comenzó como incubadora oficialmente desde hace un año. La directora ejecutiva Cecilia Aguirrezabala y la responsable de Desarrollo, Analía Semblat, no pueden dejar de mencionar que ese espacio comenzó como parte de Sinergia Tech. Debido a que algunos aspectos no funcionaron, tuvieron que tomar ciertas decisiones y buscar una renovación. Además de Aguirrezabala y Semblat, Martín Gava forma parte del staff permanente de Rabbit, que cuenta entre sus accionistas a la empresa The Electric Factory (Thef).

Una vez que obtuvieron el apoyo de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), Semblat y Aguirrezabala, llevaron la idea un paso más allá y trataron de enfocarse en algo concreto para no perder tiempo en otras cosas. "El apoyo de ANII fue la frutilla de la torta", afirmó Aguirrezabala. Es así que ambas se embarcaron en la misión de llevar adelante una incubadora de hardware, algo poco visto dentro del ecosistema emprendedor uruguayo.

Instalaciones Rabbit
Las instalaciones de Rabbit en Montevideo 
Las instalaciones de Rabbit en Montevideo


Uno de los retos que tiene por delante Rabbit es atraer emprendedores que quieran apostar al hardware. A pesar de que hoy en día tiene siete emprendimientos incubándose, la meta es que sean cinco por año.

Sabían desde el principio que el rubro es un tanto complicado, sobre todo, que el software es un aspecto que se impuso con mucha fuerza. Con respecto a esto, Aguirrezabala opinó: "hay dos cosas que están de moda: ser emprendedor y desarrollar una app". Pero el equipo de Rabbit cree que este negocio llegó a su meseta. En este sentido, comenzaron a emerger emprendedores que apuestan a lo tangible.

Los que se quieran postular tienen tiempo hasta el 1° de julio y pueden obtener un capital semilla de ANII por U$$ 25.000, además de la maquinaria específica para realizar los prototipos que sean necesarios.

Una alternativa

Rabbit cuenta con un taller para que el emprendedor pueda explorar y trabajar de manera libre. Además posee impresoras 3D y máquinas de fabricación digital, en donde se pueden crear desde un molde para pastas hasta una guitarra eléctrica de madera. La razón de estas herramientas es que el prototipado es uno de los elementos que más se utilizan en el hardware, ya que promueve el ensayo y error.

Quizá tratar con emprendedores pueda ser un tanto difícil pero para Aguirrezabala el problema más grande que tienen que enfrentar es la "idiosincrasia uruguaya", que muchas veces parece no ser compatible con el de un espíritu emprendedor. Como forma de ejemplificar, dentro del ámbito uruguayo se cree que el hecho de guardar una idea para que no se lleve adelante por otra persona es algo que está bien.

"El hecho de compartir la idea te enriquece mucho más", afirmó categórica Cecilia Aguirrezabala.
Asimismo, para quienes están al frente de Rabbit este es el momento para emprender porque se están dando muchas alianzas entre distintos organismos públicos y privados. Además de que hay un gran apoyo proveniente del Estado, aspecto que es fundamental para comenzar a desarrollar una idea.

La incubadora recomienda que se utilice el mercado local como laboratorio pero nunca dejar de lado una solución para el mundo. En pos de lograr esto se despliegan técnicas metodológicas que apuntan a evitar algunos problemas desde la raíz. Para obtener ingresos, por fuera del apoyo de ANII, Rabbit cobra un valor mínimo a los emprendedores por el uso del espacio.

"Sabemos que quienes deciden emprender tienen poco dinero, entonces sería ilógico que se les cobre muy caro", aseguró Aguirrezabala.

En cuanto a la internacionalización, afirman que hay un nicho en América Latina porque es un rubro muy poco explorado. "Esto se puede implementar en otro lugar", concluyó Aguirrezabala.

Los incubados

MotiaLab. Es un laboratorio tecnológico que analiza el runnig efocándose en el diagnóstico, prevención y performance del movimiento. Identifica factores de riesgo y niveles de performance.

Tatami. Módulos prolactancia que satisfacen las necesidades de las madres a la hora de extraerse y almacenar la leche en su lugar de trabajo. Es una manera accesible y conveniente para las empresas.

Nutritívoz. Tiene como misión hacer de la comida saludable un aspecto accesible y práctico para todos. Además llega a sus clientes de manera online y trabaja junto a comercializadores y productores.

Itril. Es una herramienta de trabajo para orquestas sinfónicas, tanto para músicos como para directores. Busca proveer al mundo musical de tecnología incluyendo a un público dinámico.

Mamut. Es un Método de Alimentación para Mejorar la Utilidad en el Tambo. El objetivo es crear un carro liviano, económico y transportable, en el que se pueda almacenar comida y agua para poder alimentar al ganado lechero.

GEN. Es un Centro de Arte y Ciencias, destinado a generar proyectos de difusión artísticos y científicos. Además busca tener puente entre las dos discplinas.

Orejano. Es una plataforme online que se dedica a la venta y compra de ganado en pie. Se prioriza una manera de trabajar transparente, rápida y segura.





Comentarios