Nacional > ACTIVIDAD RURAL

Uso de agroquímicos preocupa a trabajadores arroceros

El contacto provoca consecuencias en la salud, aunque son pocos los casos y no hay estudios que prueben la afectación

Tiempo de lectura: -'

11 de diciembre de 2017 a las 05:00

Julio de los Santos tiene 43 años y es herrero. Trabajó durante cuatro en Arrozal 33, un poblado agroindustrial cercano a la Laguna Merín. Se encargaba de construir cañerías uniendo tanques de agroquímicos en desuso y de reparar la maquinaria utilizada para las fumigaciones. Un día, cuando le tocó limpiar el "mosquito" (fumigadora de tiro que funciona sobre la tierra), el contenido agroquímico empezó a chorrear y cayó sobre su piel y su ropa, al punto que le "gastó y comió el pantalón", recordó.

No mucho más adelante en el tiempo, comenzó a tener un dolor de costillas que en principio le dijeron se trataba de algo muscular, hasta que un día se quedó torcido y no se podía mover. En la misma semana empezó con vómitos. Lo que arrancó como un dolor que se trató con inyectables terminó con un diagnóstico por parte del Servicio de Salud Ocupacional del Banco de Seguros del Estado (BSE) de neumonitis por hipersensibilidad por exposición a contaminantes químicos y orgánicos. Según el trabajador, no recibió capacitación por parte de la empresa para tratar con agroquímicos.

Un estudio del Espacio Interdisciplinario de la Universidad de la República, realizado entre 2011 y 2013 y denominado "Los trabajadores arroceros de la Cuenca de la Laguna Merín: análisis de su situación de salud", sostuvo que existe una percepción de prevalencia de los trabajadores del arroz en cuanto a accidentes y enfermedades referidas al sistema osteomuscular, al sistema respiratorio, la piel, zoonosis y sensoriales.

Según el documento y profesionales que trabajaron en zonas arroceras, existe una real inquietud de los trabajadores, personal sanitario y de la población en general sobre la relación entre la utilización de herbicidas (el glifosato es el más usado en cultivos de arroz) y determinadas patologías como cánceres, malformaciones y otras alteraciones endocrinológicas. A pesar de esto, existe escasa evidencia científica publicada que establezca que la exposición a agroquímicos por largos períodos en pequeñas dosis pueda ser factor causal de determinadas patologías crónicas.

El documento elaborado por diez profesionales multidisciplinarios sostiene que "dentro de las manifestaciones tempranas o subclínicas se identificaron el estrés laboral, los problemas osteomusculares y el deterioro físico. Cada una de ellas se relaciona con diferentes aspectos del proceso productivo: presiones por productividad, utilización de agroquímicos, malas posturas, exposición solar, entre otros", asegura el informe.

El personal de salud local identificó diversas patologías o problemas de salud, también vinculados a lo dermatológico, auditivo, psicosocial y de zoonosis. La intoxicación por herbicidas es parte de la accidentabilidad que los trabajadores mencionan con mayor insistencia. La mayor productividad en el sector estuvo acompañada por un mayor uso de plaguicidas (que incluyen a los insecticidas).

"Entre las patologías respiratorias, los trabajadores de la salud mencionaron alergias, asma y crisis de broncoespasmo. En el caso de las localidades principalmente agrícolas se las asoció a la utilización de agroquímicos, mientras que en las de producción industrial del arroz se las vinculó al polvillo que emiten los molinos", apunta el documento.

Sin embargo, por las características de los trabajadores del sector –en general hombres jóvenes–, es posible que haya un subregistro. Desde el Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico (CIAT) afirmaron a El Observador que al detectar una dermatitis (inflamaciones en la piel), muchos médicos locales no derivan el caso al centro, por lo que no queda documentado.

Hoy De los Santos padece fibrosis pulmonar, se le agrandó el corazón por la sobreexigencia de sus pulmones y se volvió diabético, por lo que depende de la insulina. A pesar de que los médicos le recomendaron abandonar la zona, aún vive en Arrozal 33 porque su esposa trabaja allí. "Estoy medicado por el resto de mi vida o por lo que puede quedarme de ella", contó el extrabajador, que necesita de respirador para poder conciliar el sueño.


Difícil de determinar

Un médico que trabajó durante algunos años en Cebollatí (Rocha), contó a El Observador que cuando se fumiga empiezan a darse con mayor frecuencia cuadros respiratorios crónicos (como el asma o la EPOC) y dolores abdominales inespecíficos, aunque aclaró que los casos por intoxicación aguda suelen ser pocos.

El profesional manifestó, sin embargo, que a pesar del informe realizado por la Universidad de la República, no hay estudios científicos suficientes para probar una relación causa-efecto real en situaciones de exposición prolongada a agrotóxicos en microdosis. Esto no solo engloba a los trabajadores arroceros, sino también a la exposición del entorno, como pueden ser escuelas rurales o pueblos cercanos. "Se necesitan estudios de largo plazo para asegurarlo", afirmó.

En 2012 fue publicada la cartilla para trabajadores y trabajadoras del arroz, en la cual se alerta sobre riesgos, formas de prevención y reglamentación sobre la salud en el trabajo

En esta línea, la profesora adjunta del Departamento de Toxicología de la Facultad de Medicina de la Udelar e integrante de la Unidad de Toxicología Laboral y Ambiental del CIAT, Laura Taran, dijo a El Observador que lo que ocurre es que los trabajadores "no ven el veneno" y por eso muchas veces no se toman las medidas pertinentes, como usar botas de goma para el caso de los aguadores (ver recuadro), ya que tienen contacto directo con el agua en donde se diluyen algunos químicos. En estos casos, las enfermedades en la piel son comunes.

Taran explicó que algo que no está inculcado en aquellas personas que trabajan con sustancias químicas o productos biológicos es que "tienen que bañarse al terminar la jornada de trabajo y ponerse ropa limpia". Tanto Taran como la directora del Departamento de Toxicología, Amalia Laborde, coincidieron en señalar que las enfermedades causadas por agroquímicos o plaguicidas no tienen características propias ni síntomas específicos. Las profesionales aseguraron que no solamente es la exposición al producto lo relevante, sino también el tiempo que se está trabajando en esas condiciones.

"El problema es que no hay estudios. A veces las cosas no son lineales o causales. La delicadeza de estos temas implica que para opinar se requiera un proceso de diagnóstico. Las enfermedades causadas por los agroquímicos o plaguicidas no tienen características propias, se pueden tener síntomas inespecíficos", dijo Laborde.

En tanto, Taran mencionó algunos primeros síntomas como la fatiga, mareos y dolores de cabeza; a la vez que suscribió que entre setiembre y marzo las consultas suben. En estos meses se prepara la tierra (se utilizan herbicidas) y desarrolla el cultivo del arroz hasta el otoño, cuando se cosecha.

El diputado del Partido Comunista Gerardo Nuñez dijo a El Observador que constató en una oportunidad en que se trasladó a esa zona que la fumigación aérea se realizaba con los trabajadores presentes en el terreno.

Denuncias del sindicato


El presidente del Sindicato Único de Trabajadores del Arroz y Afines, Marcelo Amaya, concurrió el pasado 7 de noviembre a la comisión de Legislación del Trabajo de Diputados para plantear las condiciones laborales y de salud de los trabajadores del arroz. Amaya explicó que se ha generado una cultura en el sector respecto a que el uso de sustancias químicas no le hace nada a los trabajadores ni al ambiente, y "los problemas de salud que padecen los trabajadores en su gran mayoría son generados por el constante contacto con agroquímicos, tanto en la época de riego como en el manejo de la sustancia".

"Es recurrente que se trabaje donde están los productos almacenados, ya que luego de usados los tanques quedan dentro de los predios y se arrojan en alguna zanja. Si estará metido en la cultura, que los trabajadores acarrean sus pertenencias y alimentos en los baldes de herbicidas", agregó.
El presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz, Alfredo Lago, defendió la forma de trabajo actual. "Si te consumís un blíster de aspirina de una, te va a causar algún efecto no deseado. Todo tiene su modalidad y su método de uso, sea un agroquímico o un insumo de cualquier área", dijo a El Observador.

Destacó además que el primer involucrado cuando se trata de la producción de arroz es el productor. "Trabajo en mi chacra y mi hijo –que es ingeniero agrónomo– es quien se encarga de las aplicaciones de agroquímicos. Por tanto, cualquier padre no expondría a su hijo si hay un riesgo inminente de salud. Tengo un nieto de cinco meses que está aquí con nosotros ahora (en su chacra). Cualquier efecto del ambiente va a repercutir directamente en nuestra familia", explicó.

Aunque el sindicato de trabajadores ha denunciado la falta de capacitación y de la entrega de las herramientas adecuadas de trabajo para tratar con estas sustancias, Lago aseguró que el gremio instruye a los trabajadores, encargados y a los productores con la finalidad de minimizar riesgos.
"Tenemos acuerdos con el BSE y previsionistas, lo que no implica estar vacunados a que pase algo.

Obviamente que hasta que no haya un robot que haga el trabajo es imposible pensar que no hay riesgos, pero estamos convencidos de que son bajos, siempre y cuando se cumpla los requisitos. Es obligación del productor entregar los elementos de trabajo y si no lo hace, que las inspecciones de trabajo caigan con el rigor necesario", señaló.

Modelo productivo

Otro de los planteos de los trabajadores responde a la menor rotación e intensificación del cultivo. Amaya afirmó que los problemas generados por los herbicidas en los últimos 25 años se agravaron porque su uso se volvió cada vez más fuerte, dado que las malezas van adquiriendo resistencia.

Al respecto, Lago sostuvo que se está discutiendo el acceso en todos los rubros del Mercosur a la Unión Europea, y en el caso del arroz el único país que puede entrar es Uruguay. El empresario dijo que más allá de las exigencias estatales, desde el sector se eliminan aquellos productos que ven como amenaza para poder acceder a esos mercados.

Lago sostuvo además que los productores son proclives a cultivar sin agroquímicos. "Todos queremos alimentos más sanos y el productor está dispuesto a cultivar sin agroquímicos. Pero la primera consecuencia de esto es una caída de la productividad tremenda y la población no está dispuesta a pagar cuatro veces más el precio del arroz", concluyó.

El trajinar del aguador

Joni Guillermo comenzó a los 17 años a trabajar en el arrozal donde trabajaba su padre. La mayor parte de su vida se dedicó al oficio de aguador en arroceras, por lo que debía caminar por el plantío cuando está cultivado y ya regado.

Ahora, con 54 años, Guillermo vive de hacer changas porque no puede trabajar más en el cultivo de arroz. Padece una alergia aguda por herbicidas y una insuficiencia venosa le provocó una úlcera en su pierna derecha, por el contacto directo con el agua durante años. Aunque intentó trabajar en empresas, sus alergias constantes le imposibilitan concurrir habitualmente. Con el apoyo del sindicato, el extrabajador accedió a una licencia por enfermedad.

En 2015, la Comisión Sectorial de Extensión y Actividades en el Medio de la Udelar realizó un documental denominado El trajinar del aguador, que cuenta su historia. "Los meses en que mejor estoy son de mayo a setiembre. Cuando empiezan las aplicaciones para matar los yuyos y los aviones es desesperante la picazón que te da. Se te cuartea y cae la piel", contó Guillermo a El Observador.


La discusión sobre el glifosato

La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer –de la Organización Mundial de la Salud (OMS)– señaló en 2015 que el glifosato "probablemente cause cáncer". Sin embargo, luego la OMS no acompañó esa conclusión.

En Uruguay, dentro de la clasificación toxicológica de los plaguicidas se identifica al glifosto como "ligeramente tóxico" (categoría 3). La legislación nacional que rige desde 2001 prohíbe las fumigaciones terrestres a menos de 300 metros de centros poblados y a menos de 300 o 500 metros de centros educativos, según se haga de forma terrestre o aérea.

Por decisión del presidente Tabaré Vázquez, el gobierno desarrolla investigación científica para conocer los efectos de la utilización de agroquímicos y adoptar políticas que regulen su uso. En concreto lo hace con la cooperación de institutos alemanes especializados en el tema.

Los más accidentados

El sector rural fue el que registró más accidentes laborales entre enero de 2016 y mayo de 2017, de acuerdo con el Monitor de Accidentes Laborales del BSE, y superó a la industria de la construcción, que históricamente tenía cifras elevadas. En 2016 se registraron 4.022 casos y entre enero y mayo de 2017 fueron 1.604.

107

denuncias por mal uso de agroquímicos y 23 casos de denuncias por afectación de la salud (22% del total) hubo en Uruguay en 2016, según datos del MGAP. Desde 2011 creció el número de denuncias vinculadas al uso de agroquímicos por afectar cauces de agua (25% del total en 2016), centros poblados (24% del total en 2016) y centros educativos (11% del total en 2016). En 2014 y en 2016 hubo picos de denuncias por fumigación aérea (13 casos en cada uno), mientras que en 2017 se registraron ocho casos.

150.000

hectáreas de cultivo de arroz se plantan en Uruguay en la actualidad, cifra inferior a la de 2009, cuando se plantaron 200.000. Hoy el país tiene entre 800.000 y 1.000.000 hectáreas aptas para arrozales.






REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...