Agro > TRIBUNA AGROPECUARIA

Vacas gordas y emisiones flacas

"La ganadería es un sector estratégico para acciones de adaptación y mitigación del cambio climático en Uruguay”

Tiempo de lectura: -'

14 de agosto de 2020 a las 21:12

Por Walter Oyhantçabal (1) y Soledad Bergós (2), especial para El Observador

En Uruguay es posible mejorar notablemente la productividad y los ingresos netos de los establecimientos ganaderos sobre campo natural con un manejo sostenible de este recurso. Así se logra adaptación al cambio climático, reducción de la intensidad de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) por kilo de carne, aumento del secuestro de carbono en pastizales y cuidando la biodiversidad. Todo esto al mismo tiempo.

El proyecto Ganadería y Clima plantea potenciar las oportunidades para la ganadería vacuna de carne a través de un enfoque integral. Este abordaje innovador abarca la mejora rápida y significativa de la productividad y la sostenibilidad de productores y productoras. Lo hace gracias a una metodología participativa de asistencia técnica llamada “coinnovación” y al fortalecimiento de las políticas de apoyo al desarrollo sostenible de la ganadería basada en el campo natural.

El campo natural es el recurso básico de la mayoría de los sistemas de producción ganadera en Uruguay; cubre más de 8 millones de hectáreas. Sin embargo, su potencial no ha sido aprovechado lo suficiente e incluso, debido a sobrepastoreo, se ha degradado en parte.

Entre el año 2000 y 2015, la superficie de pasturas naturales se redujo un 14% a nivel nacional y, hasta hoy, muchos establecimientos ganaderos realizan una ganadería extensiva basada en ese recurso, con baja productividad y reducidos ingresos netos por hectárea.

Dada la importancia de la ganadería para Uruguay, aprovechar este potencial de beneficios socio-económicos y ambientales es muy importante, no solo para los establecimientos individuales, sino para toda la economía. En ese marco, el proyecto Ganadería y Clima apunta a crear capacidades para manejar mejor el campo natural, evitar el sobrepastoreo, aumentar la oferta de forraje por animal y acompasar los requerimientos energéticos del rodeo con la variación estacional de producción de forraje. El manejo adecuado del pastoreo permite además conservar o recuperar los servicios ecosistémicos del campo natural, incluso mejorar los suelos, la biodiversidad y la resiliencia.

Las tecnologías y prácticas que promueve el proyecto se basan en conocimiento y manejo, más que en insumos o inversiones. Por ese motivo, requieren capacitación, son de bajo costo y alto impacto.

La ganadería es un sector estratégico para acciones de adaptación y mitigación del cambio climático en Uruguay: además de ser muy vulnerable a los impactos adversos del clima, el sector agropecuario es responsable de casi 75% de las emisiones nacionales de GEI y el sector ganadero vacuno explica el 62%.

Si bien no existen tecnologías disponibles para eliminar estas emisiones biológicas, es posible reducirlas por kilo de carne producido. Por otra parte, existe un potencial de secuestro de carbono en suelos de campo natural cuya cuantificación es una de las preguntas principales que este proyecto busca responder.

El proyecto Ganadería y Clima es ejecutado por el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca (MGAP) desde 2019, en colaboración con el Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente y en articulación con el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria y la Facultad de Agronomía.

Para ejecutar el aporte no reintegrable del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (conocido como GEF, en inglés) el proyecto trabaja con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que provee soporte técnico y administración.

Durante los cuatro años que dura el proyecto se instrumentará un cuidadoso monitoreo de las variables productivas, económicas, ambientales y sociales que permita identificar y dimensionar los impactos de los procesos de aprendizaje y cambio realizados durante la coinnovación.

En un contexto internacional donde avanzan los cuestionamientos ambientales al consumo de carnes rojas, la academia ha generado datos empíricos muy promisorios. Es el momento de elaborar una estrategia de impulso a una ganadería que sea a la vez más productiva y climáticamente inteligente, apoyada por un sistema de transferencia de tecnologías de alto impacto.

Uruguay, como país agroexportador, tiene hoy la inmensa oportunidad de diferenciarse internacionalmente a través de la revalorización del campo natural.

(1) Ingeniero agrónomo y director del proyecto Ganadería y Clima - Unidad de Sostenibilidad y Cambio Climático (MGAP)

(2) Ingeniera agrónoma, coordinadora nacional del proyecto Ganadería y Clima y consultora de la FAO

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...