Nacional > Asunción

Las horas de Vázquez y Lacalle en Argentina: una visita protocolar con mucho mano a mano 

El presidente y su sucesor participaron juntos de la asunción de Fernández en Argentina y compartieron horas de charla, en la que se habló poco de política 

Tiempo de lectura: -'

11 de diciembre de 2019 a las 08:16

El rocanrol argentino inundó este martes la explanada del Congreso de la Nación del país vecino en medio del calor del asfalto porteño y el clamor peronista que anunciaba su regreso en pleno Buenos Aires. Todavía faltaban tres horas para que Alberto Fernández asumiera como presidente argentino y Cristina Fernández de Kirchner volviera al poder como nueva vice cuando miles de personas ya bailaban y desplegaban pancartas de varios metros sobre las vallas que cuidaban la zona. 

El operativo de seguridad dispuesto desde la zona del Congreso hasta la Casa Rosada sobre la tradicional avenida de Mayo y sus adyacencias impedían a muchos llegar a sus trabajos. En Argentina el día de la asunción presidencial no fue feriado y, aunque eran varias las caras de enojo por no poder pasar por entre las vallas para ir a trabajar, los rostros de felicidad y los dedos en “v” eran muchos más. 

El nuevo presidente y la vice Cristina Fernández llegaron hasta allí pasada la hora 11, cruzaron el Salón de los Pasos Perdidos para ingresar a la sala de sesiones del Congreso y jurar. Dentro de las delegaciones que arribaron de todas partes del mundo a la asunción, el presidente de la República, Tabaré Vázquez, y su sucesor, Luis Lacalle Pou, participaron juntos y cumplieron con el protocolo a dúo, sin separarse.

El mandatario electo y el actual presidente de la República salieron de la Base Aérea número 1 en un avión de la Fuerza Aérea sobre las nueve de la mañana rumbo a Buenos Aires. Un rato antes mantuvieron un encuentro mano a mano de unos 20 minutos, como un paso más de la transición. 

Desde ese momento, pasaron todo el día juntos. Incluso, compartieron el almuerzo en Buenos Aires con el canciller Rodolfo Nin Novoa, en una pausa que hicieron entre la ceremonia desarrollada en el Congreso argentino y la prevista para la casa de gobierno.

El encuentro de la mañana de este martes fue la segunda vez que Lacalle Pou y Vázquez se reunieron mano a mano desde que el blanco ganó el balotaje ante el frenteamplista Daniel Martínez. Ese diálogo entre ambos tuvo poco de política, según supo El Observador. La jornada compartida del presidente saliente y el entrante se dio al inicio de una transición que comenzó con algunos roces.

Entre los temas que generaron las primeras rispideces en la transición estuvo el precio de las tarifas públicas, que el gobierno resolvió no ajustar en enero del próximo año tal como había anunciado en julio de 2019 pero a diferencia de lo que hizo en el resto del período. Eso generó reclamos del presidente electo, quien le pidió al Poder Ejecutivo que ajuste las tarifas. Pese a eso, la administración de Vázquez mantiene su postura.

Otro de los temas que causó un cruce fue el ascenso de coroneles a generales del Ejército, ya que quedarán siete vacantes generadas por militares del rango más alto que pasan a retiro el 1° de febrero de 2020. Si bien Lacalle Pou planteó que el gobierno entrante quiere participar en la negociación de quiénes serán los nuevos generales por entender que estarán en funciones durante su administración, en el Poder Ejecutivo aseguran que la definición sobre esos ascensos será del presidente Tabaré Vázquez.

A pedido de Lacalle Pou, el futuro ministro de Defensa, Javier García, se comunicó con las autoridades en funciones de esa cartera para transmitir la inquietud. Según fuentes del Poder Ejecutivo, el gobierno trasladó que están dispuestos a reunirse mano a mano una vez que el presidente electo designe sus ministros pero insistieron con que la resolución sobre los ascensos será de Vázquez, tal como manifestó días atrás a distintos medios el titular de Defensa, José Bayardi.

Sobre los ascensos de coroneles a generales, la actual cúpula del Ejército tuvo más de una reunión para definir cuáles serán las armas a priorizar entre los promovidos y luego presentar las aspiraciones del generalato ante Bayardi. Una vez completado ese proceso, el jerarca evalúa los nombres y sus legajos personales. Luego el ministro los eleva al mandatario, que debe enviar la solicitud de venias al Parlamento.

En tanto, con la entrada de los nacionalistas al Poder Ejecutivo, en la interna del Ejército y en el Ministerio de Defensa dan como un hecho que una de las primeras acciones del futuro gobierno una vez que asuma será la remoción del comandante en jefe del Ejército, Claudio Feola.

La visita oficial en Buenos Aires

A diferencia de lo que sucedió en los últimos cinco años frenteamplistas, en los que ambos ni se cruzaron, en las últimas dos semanas el mandatario electo y Vázquez comenzaron la transición con encuentros privados que luego se extendieron a sus equipos. De hecho, en el primer encuentro mano a mano que tuvieron Vázquez le transmitió a Lacalle Pou que quería que lo acompañara a la asunción de Alberto Fernández. 

Lacalle no estaba seguro de asistir porque la invitación de Fernández no le había llegado. Pero hace unos días, el ahora presidente argentino lo llamó para comunicarle la invitación. Vázquez también telefoneó a Lacalle y le reiteró su intención de ir juntos.

Las delegaciones del exterior entraron al Congreso por el Senado argentino. Allí pararon las camionetas con matrícula uruguaya de las que bajaron Vázquez, Lacalle Pou, en el embajador uruguayo en Argentina, Héctor Lescano, y el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa. También participaron de la ceremonia la vicepresidenta Lucía Topolanksy, el expresidente y senador José Mujica y el embajador uruguayo en España, Francisco Bustillo, amigo del nuevo presidente argentino. 

La llegada de los extranjeros al Congreso estuvo pensada para evitar el despliegue de sindicalistas y militantes kirchneristas que, sobre el rock que sonaba en la explanada, coreaban sus propias canciones con bombos y platillos. el ingreso al Senado estaba libre de prensa y repleto de policías. Las vallas, de nuevo, cortaban cualquier intento de circulación. 

Vázquez y Lacalle bajaron de la camioneta y fueron expreso a la entrada, guiados por la organización. Una vez dentro, escucharon el discurso de más de una hora de Fernández en el que hizo alusión al Mercosur. El mandatario recién estrenado en su cargo dijo que el vínculo con los países “va más allá de cualquier diferencia personal de quienes gobiernan”. Algo muy similar expresó Lacalle Pou más de una vez. Quizá por eso, cuando Fernández se refirió a las relaciones regionales el presidente uruguayo electo aplaudió y asintió con la cabeza. 

Fernández dijo al diario La Nación a fines de noviembre que es “muy amigo de la familia Lacalle” “Conozco a Luis por mi amistad con el Cuqui y Julita [sus padres]. La relación personal es óptima. Cuando visité a Martínez dije expresamente que si ganaba Lacalle la relación sería tan buena como si ganara Martínez", dijo días después de una visita en plena campaña electoral al por entonces candidato del Frente Amplio, Daniel Martínez, y el presidente Vázquez. En esa oportunidad Fernández no se reunió con Lacalle Pou.

Sobre la hora 15, la Casa Rosada se llenó de las delegaciones extranjeras que cuatro horas antes habían llegado al Congreso. Las 20 cuadras que separan un edificio de otro estaban repletas de manifestantes, muchos sindicalistas, que marchaban para ver el espectáculo musical que había en la Plaza de Mayo, con un escenario especialmente montado. “Volvió Cristina, la puta que lo parió”, corearon durante todo el recorrido integrantes de La Cámpora una agrupación política kirchnerista. 

El saludo de las delegaciones que viajaron desde otros países comenzó puntual sobre las 15. Vázquez y Lacalle fueron los segundos en felicitar al presidente argentino. Caminaron y posaron juntos para la tradicional foto. Hubo saludo y abrazo corto. Mujica y Topolansky también fueron convocado a felicitar al presidente argentino y ahí el abrazo duró más. 

Vázquez y Lacalle se fueron como llegaron, juntos. El presidente prefirió no participar de la cena organizada para extranjeros y Lacalle siguió sus pasos. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...