Selección > ELIMINATORIAS

Vuelve Suárez, el verdugo de Perú

En los últimos cinco partidos, el 9 de Uruguay le marcó seis goles a los incaicos

Tiempo de lectura: -'

27 de marzo de 2017 a las 05:00

Por Jorge Señorans, enviado a Lima, Perú

Alguna vez dijeron los compañeros de Diego Armando Maradona: "Sabés lo que es para los rivales que se están vistiendo, que se ponen la camiseta con una ilusión tremenda, saber que en el otro vestuario está Maradona atándose los botines".

Es probable que un frío le recorriera el cuerpo. Que por el estomago los nervios ejercieran presión.

Es hasta lógico que suceda. Jugadores de esa clase hacen pensar. No es que generen temor, pero sí un profundo respeto. Su sola presencia es una preocupación extra que plantea interrogantes. ¿Cómo frenarlo? ¿Marcación personal o escalonada? ¿Cómo le jugamos a un equipo que cuenta con un jugador de esa categoría?

Si se traslada el tema a la realidad uruguaya. La celeste tiene dos delanteros de nivel mundial como Luis Suárez y Edinson Cavani.

Suárez estuvo ausente ante Brasil por acumulación de amarillas. Vuelve mañana ante Perú.

¿Se imagina lo que piensan los peruanos? Los defensas o el cuerpo técnico de Ricardo Gareca. ¿Se imagina lo que es frenar a esa "bestia"? Que choca, pelea, discute, mete el cuerpo, salta y define como pocos.

Qué se puede escribir de Suárez que ya no se haya escrito. De nada sirve andar arrastrando los lamentos de la hiriente goleada con Brasil. Y andar realizando especulaciones sobre lo que podía haber sucedido si el salteño de oro hubiese estado en cancha. Ya fue.

En el horizonte surge Perú. Un equipo que recorrer el camino a los tumbos como lo marca su historia contemporánea.

Y vuelve Suárez. Un jugador que es capaz de hacer dormir tranquilo a todo el país. Se podrían escribir muchas cosas sobre las condiciones del 9 de Barcelona, de su peso en propios y ajenos, de un espíritu indomable, propio de los uruguayos.

Pero por Suárez hablan los números. Su contundencia es tremenda. El repaso de su estadística permite concluir que le hace gritar a Tabárez un gol cada poco más de dos partidos.

Su radiografía permite descansar tranquilo. Saber que al otro día estará Luis en cancha es un bálsamo para un equipo que recibió un duro golpe.

Claro que los peruanos no dicen lo mismo. Por ahí anda Alberto Rodríguez, zaguero histórico de Perú, diciendo a Referí: "¡Justo ahora se le ocurre volver a Suárez! Podría haber esperado un partido más".

El defensa y referente del fondo peruano es consciente del poder de Suárez. Lo sufrió. Cada vez que lo enfrentó fue un verdadero dolor de cabeza. Sobre todo cuando le jugó de espaldas y le colocó el cuerpo para proteger el balón como solo salteño sabe en la selección celeste.

Para entender la importancia del delantero uruguayo no basta detenerse simplemente en sus goles sino en todo lo que aporta desde otro punto de vista, como lo dijo el propio Tabárez cuando recién daba sus primeros pasos con la celeste.

"Me acuerdo de una mala racha donde no hacía goles y se lo cuestionaba. Un día me dijo el técnico de la sub 20 que Suárez perdía muchas pelotas y yo le dije que miraran lo que hacía Suárez".

Es una máquina insaciable

Acumula 7.523 minutos en la era Tabárez con 47 goles lo que determina que marca un gol cada 160 minutos.

El salteño de Barcelona lleva disputados 91 partidos con la celeste lo que se resume en 7.523 minutos en cancha. Ganó 42, empató 29 y perdió 20. Anotó 47 goles y fue expulsado en dos oportunidades.

Esto brinda como promedio que con Suárez en cancha los uruguayos festejan un gol cada un poco más de un partido y medio. Para ser más claro, su estadística dice que no anota un partido pero seguro grita en el siguiente.

¿Le toca ahora?

Si tomamos en cuenta que estuvo suspendido ante Brasil, que no anotó en la última jornada donde fue de la partida ante Chile en Santiago, y su fenomenal promedio de gol, se puede aventurar que contra Perú es factible que pueda convertir.

Claro que esto es fútbol y no ciencias ni matemáticas, pero los números lo respaldan al salteño.

Lo cierto es que con Suárez en cancha la celeste tiene un plus. El equipo y sobre todo la gente se sienten más seguros.

Perú lo sufrió

La selección de Perú tiene ingratos recuerdos con Suárez en cancha. El salteño le marcó seis goles a los incaicos y todos los tantos fueron por competencias internacionales. Jamás en un amistoso. Siempre por las que duelen.

Su primer gol se lo hizo en el debut en la Copa América de 2011 cuando en San Juan igualaron 1 a 1.
En ese mismo torneo, uruguayos y peruanos se volvieron a enfrentar en semifinales. Y Suárez fue tremendo. Un dolor de cabeza para la defensa peruana a la que le marcó los dos goles con que la Celeste clasificó a la final.

En las Eliminatorias, Suárez le anotó tres goles a Perú. El primero en el proceso de 2012 donde anotó un gol. Un año después, en ese mismo proceso clasificatorio para el Mundial de Brasil 2014, el 9 de Barcelona le marcó dos goles.

La estadística, si no mete miedo, al menos infunde respeto. Suárez volverá a atarse los cordones de los zapatos en el Nacional de Lima. El pueblo peruano mantiene viva la ilusión de la clasificación pero sabe que del otro lado estará la "bestia". Regresa en Lima. Sediento de gol. Y con números que, si no fallan, prometen. El gol está a la vuelta de la esquina.

Sus partidos contra Perú

2008, Eliminatorias, 6-0
2009, Eliminatorias, 0-1
2011, Copa América, 1-1, 1 gol
2011, Copa América, 2-0, dos goles
2012, Eliminatorias, 4-2, 1 gol
2013, Eliminatorias, 2-1, 2 goles
2016, Eliminatorias, 1-0
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...