17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
15 de mayo 2024 - 5:20hs

En la columna anterior argumentamos sobre la necesidad de trabajar con las luces largas en las políticas públicas, dijimos que la gran mayoría de los países que tienen altos niveles de desarrollo piensa en términos de largo plazo, y recorrimos valiosos antecedentes de ello en nuestro país a nivel institucional, como por ejemplo la CIDE liderada por el Cr. Enrique Iglesias en los 60’s. En esta entrega, seguiremos comentando antecedentes de trabajo institucional con mirada estratégica de largo plazo.

Una referencia obvia y central es la propia Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP). Ubicada al más alto nivel gubernamental, en Presidencia y con carácter ministerial -su Director forma parte del Consejo de Ministros- la OPP es la institución del Estado uruguayo para la planificación del desarrollo en nuestro país.

Como se define en el libro de “50 años de historia de la OPP”, publicado en 2018 y coordinado por Luis Bértola: “La Oficina de Planeamiento y Presupuesto, que funciona en el ámbito de la Presidencia de la República, fue creada en el año 1967, a partir de la aprobación de la reforma constitucional del año 1966. La creación de la OPP se produce después de una década de crisis y estancamiento de la economía uruguaya, como un reconocimiento a la necesidad de planificar y repensar las alternativas de desarrollo del país… La OPP fue, en gran medida, la continuación de la Comisión de Inversiones y Desarrollo Económico (CIDE), creada en 1960 para promover estudios de la realidad nacional y el desarrollo económico y social.”

Es decir, hay una línea de continuidad desde aquellos primeros desarrollos de la CIDE a esta OPP. La Constitución de 1967 le da el rol de asistir al Poder Ejecutivo en la formulación de los Planes y Programas de Desarrollo y en la planificación de las políticas de descentralización, lo que la ubica en el centro del pensamiento estratégico del país.

En sus primeros años la OPP tuvo una intensa actividad en materia de planificación. Se elabora un Primer Plan Quinquenal 1967-1972, que es seguido por otros, hasta la irrupción de la dictadura en 1973. Con el retorno de la democracia en 1985, la OPP pierde la impronta de planificación integral pero elabora algunos planes sectoriales de mediano plazo. Un mayor impulso en la mirada de largo plazo se retoma a partir de 2005. Ese primer periodo bajo la presidencia de Tabaré Vázquez, se elabora Uruguay Tercer Siglo, una mirada prospectiva del país.

Es recién en 2015 que la OPP crea la Dirección de Planificación, con el propósito de recuperar su primer “apellido”: el «planeamiento», hoy extendido al concepto de planificación.

En esos cinco años (2015-2020) se recuperaron las experiencias de planificación estratégica anteriores, desde la CIDE en adelante, y se construyeron nuevas capacidades técnicas en la OPP. Se presentaron avances concretos en distintas áreas de gran relevancia para el futuro del país, incluyendo temáticas demográficas, productivas, tecnológicas, culturales, del mercado laboral, territoriales, de relaciones de género, las que fueron utilizadas para el diseño de políticas y para el debate democrático. Se produjeron más de veinte estudios diferentes, con decenas de riesgos y oportunidades analizados, y cientos de lineamientos estratégicos de largo plazo.

Todo lo anterior se articuló en una visión global del Uruguay en el sentido del desarrollo sostenible, en el contexto de las megatendencias globales existentes. En agosto de 2019 se presentó la Estrategia de Desarrollo 2050 lo que marcó un hito y demostró que sí es posible revalorizar la planificación estratégica aplicada a soluciones concretas. Son casi 300 páginas con un conjunto extenso de oportunidades de largo plazo para el país, elaboradas con la colaboración de varios cientos de expertos y expertas provenientes de organismos estatales, cámaras empresariales, organizaciones sociales y sindicales, y de la academia.

En el prólogo de la ED 2050 decíamos: “Esperamos que este insumo, con sus escenarios y lineamientos estratégicos, sirva como norte para la construcción futura de políticas de Estado, de acuerdos programáticos y, sobre todo, de programas y políticas de calidad basados en evidencia.”

Pese a que en este periodo de gobierno se discontinuó esta fundamental tarea, en el país crece la conciencia de la necesidad de mirar el largo plazo y establecer bases de acuerdo en políticas clave.

Ejemplo de ello es la Comisión Especial de Futuros del Parlamento Nacional y las actividades que ha venido desarrollando. También existen desde hace muchos años, y requieren actualización, una gran cantidad de planes en temas sectoriales con altos niveles de calidad.

En la próxima entrega seguiremos avanzando en estos temas.

Temas:

(OPP)

Seguí leyendo

Te Puede Interesar