The Sótano > THE SÓTANO/EDUARDO ESPINA

¿A quién ponemos, Maestro?

Hay dos zonas de la cancha donde el vacío de calidad, o al menos de consistencia, es notorio

Tiempo de lectura: -'

05 de marzo de 2018 a las 05:00

Según dicen las estadísticas –no yo- , hay varios futbolistas uruguayos jugando a gran nivel en las principales ligas europeas: Suárez, Cavani, Stuani, Ramírez, Torreira, Godín, Giménez, Vecino. Ahí nomás, hay nueve jugadores, a los cuales hay que sumar a Nández, convertido en ídolo en Boca en menos tiempo de lo previsto, a Cebolla Rodríguez, estelar en Peñarol, y a Rodrigo Bentancur, quien en las pocas ocasiones que ha jugado en Juventus demostró ser un jugador de otra categoría y titular indiscutido en la selección.

Creo que nunca antes en tiempos post Maracaná la selección uruguaya llegó a un mundial con tantos futbolistas a punto en su mejor nivel. Invoquemos a la siempre generosa Virgen María, crucemos los dedos para que ninguno se lesione. Que finalmente los santos del cielo y las decisiones del entrenador coincidan.

Sin embargo, tal como todos podemos estar de acuerdo, hay dos zonas de la cancha donde el vacío de calidad, o al menos de consistencia, es notorio: falta un buen marcador en la punta izquierda, y en la derecha la posición espera por un propietario indiscutido.

En la izquierda, ni Silva, ni Ricca, ni Cáceres garantizan total solvencia (el tercero por sus continuas lesiones), y en la derecha el puesto carece de dueño, por lo que deberían disputárselo Guillermo Varela y Matías Aguirregaray, el cual ha surgido como candidato de fierro para esa posición. Quienes hayan seguido sus actuaciones recientes en Tijuana y en Las Palmas pondrán estar de acuerdo que es el marcador de punta derecha con mayores méritos en la actualidad como para quedarse con la titularidad; además, ha demostrado tener algo fundamental para el desafío mundial que se viene: gran condición física –un impresionante ida y vuelta- y mucha potencia a la hora de marcar a rivales rápidos, tal como lo demostró días atrás jugando contra Barcelona.

Tabárez lo conoce y ha de estar tan sorprendido como todos por la notable evolución que ha tenido el futbolista en el último año. Para la selección puede ser una gran noticia, solo habrá que darle la oportunidad de que refrende con la camiseta celeste las buenas actuaciones recientes en su club. Su lugar en la próxima lista de convocados se lo ha ganado.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...