Mundo > ENTREVISTA

"Los cubanos no necesitamos otro caudillo, necesitamos derechos"

La activista de la campaña Cuba decide reclama apoyo en los países para lograr un plebiscito

Tiempo de lectura: -'

19 de septiembre de 2018 a las 05:04

Rosa María Payá llegó a Uruguay para presentar "La noche no será eterna", un libro escrito por su padre, el activista político y opositor al gobierno cubano Oswaldo Payá, fallecido en 2012. Él llevó adelante el Proyecto Varela, que promovía cambios en la legislación cubana; su hija tomó esa bandera y hoy encabeza la campaña Cuba decide, con el objetivo de lograr la realización de un plebiscito que permita cambios en el sistema vigente. La muerte de Payá en un accidente de tránsito, relata su hija, nunca logró aclararse. Asegura que un informe de la Human Rights Fundation indica que se trató de "un atentado ejecutado por agentes del Estado del régimen cubano", y que la posibilidad de llevar a juicio a los responsables es muy baja. "El régimen cubano oscurece toda la información al respecto de lo ocurrido", asegura.  Su visión sobre la Cuba actual, las posibilidades de cambiar el régimen y la legitimidad de la familia Castro son parte de los temas de los que Payá habló en entrevista con El Observador.

 

¿Cuál es el mecanismo de Cuba decide para llegar al plebiscito para la transición democrática?

Es una campaña de movilización ciudadana y el objetivo es lograr generar la presión suficiente para provocar un cambio de sistema y obligar al régimen a hacer lo que no quieren hacer, que es someterse a la voluntad de la ciudadanía. La herramienta técnica que Cuba decide propone es la realización de un plebiscito porque en Cuba es imposible hacer elecciones porque la constitución las prohíbe. Entonces primero hay que cambiar el sistema, comenzar el proceso de transición y poder tener elecciones libres y plurales. Si los cubanos dicen que sí, esa constitución hay que abolirla.

¿Y cuál es la forma para llegar al plebiscito más allá de la presión social?

No existe. Estamos hablando de una situación extraordinaria, un gobierno totalitario, una dictadura que ha cerrado todas las puertas legales para poder cambiar el sistema. No hay un mecanismo legal que permita hacer esto. Si vamos a hacer nada más lo que dice la ley cubana vamos a quedarnos bajo el castrismo hasta el fin de los tiempos, porque eso es lo que dice la constitución. ¿Y cómo se llega? Con movilización de la ciudadanía, protestas, actos de presión, desobediencia civil y con apoyo de la comunidad internacional. Porque mientras esas cosas pasan en Cuba el gobierno asesina, mete preso, deja sin trabajo, deja sin estudios, aísla. Por eso es tan importante la solidaridad internacional, para que los promotores de Cuba decide, que cada vez son más, reciban el apoyo necesario para que el régimen no los aplaste. Hemos visto cómo grandes movilizaciones ciudadanas no son suficientes para terminar con las dictaduras. La presión internacional ayuda a apoyar lo que los pueblos están exigiendo.

¿Han logrado ese apoyo?

El gobierno chileno ha sido muy solidario, la secretaría general de la OEA ha sido muy solidaria, el grupo de expresidentes de Idea (Iniciativa Democrática de España y las Américas), varios parlamentos en nuestro hemisferio han pasado invitaciones a sus gobiernos para presionar al gobierno cubano a someterse a la voluntad de la ciudadanía. Estamos hablando de Paraguay, Argentina.

En los últimos días se reunió con dirigentes de la oposición uruguaya. ¿Lo ha intentado con el gobierno?

Sí, comenzamos a solicitar reuniones sobre todo con cancillería, que es la imagen del país a nivel internacional y que puede tener un enfoque más solidario con el pueblo cubano y no solo de compenetración con el régimen. Hasta ahora no hemos tenido respuesta.

¿Qué chances reales ve de que la oposición al régimen logre en un mediano plazo cambiar el sistema?

Estamos en un momento donde esa posibilidad es mucho más real de lo que era hace cinco o seis años. La ciudadanía cubana es mucho más activa, los cubanos están cansados del régimen. Y el número de promotores de Cuba decide va en aumento a pesar de que la represión también va en aumento en la isla. Son varios miles de promotores. Pero también hay un tejido de ciudadanos que no están organizados y por lo tanto llevar un número nos es difícil. Y tampoco es imprescindible porque nosotros no tenemos un partido político, es una iniciativa ciudadana. La clase política dictatorial se está agotando en si misma. No hay más generales que bajaron de la Sierra Maestra para poner en el Consejo de Estado. La familia Castro hace un esfuerzo por  mantenerse en el poder pero los hermanos Castro también están desapareciendo. Y sus hijos y nietos, a pesar de que están en las estructuras de poder no tienen ninguna legitimidad. Sus tíos y sus padres tampoco la tenían pero fueron los que tomaron el poder por la fuerza. Hay una crisis de legitimidad importante y hay un cambio en la comunidad internacional, un cambio de percepción de quién es y cuál es la naturaleza del régimen castrista en nuestro hemisferio que por tanto tiempo fue en muchos sentidos cómplice al menos con su silencio, de la dictadura y los atropellos que vivimos los cubanos. En este momento hay una posibilidad real de presionar y tener éxito a favor de un cambio. Pero eso no va a llegar espontáneamente.

¿Hay hoy un líder opositor que pueda ocupar ese lugar?

Hay varios pero los cubanos no necesitamos otro caudillo, necesitamos un cambio de sistema. No para que haya otro líder sino para escoger a presidentes y cambiarlos cada cuatro, cinco o seis años. No hace falta otro caudillo, lo que hace falta son los derechos.

Ha dicho en distintas oportunidades que nada cambió con la llegada de Miguel Díaz Canel al gobierno, con los cambios previstos a la constitución y que solo se trata de un "fraude". ¿Por qué?

Los cubanos nunca han  elegido en elecciones libres y plurales a sus representantes. Eso no pasa en cuba hace más de 70 años, y este sistema de gobierno tampoco lo hemos elegido. Nunca hemos tenido la posibilidad de rechazarlo, con lo cual el Partido Comunista y Raúl Castro se inventan esta reforma constitucional que en esencia es el mismo que está descripto en la constitución actual. De hecho es mucho más específico en las maneras que se puede cambiar la constitución y lo que no se puede cambiar. El proyecto dice muy claramente que el Partido Comunista de Cuba es el rector de la sociedad y el Estado. Y en el artículo 3 dice que el sistema económico, político y social es irrevocable, y que está permitido el uso de las armas contra cualquiera que pretenda derribar ese sistema, lo cual es una amenaza directa contra los promotores de Cuba decide. Y en el artículo 224 dice que en ningún caso se puede transformar la constitución para cambiar la irrevocabilidad del sistema económico, político y social. O sea, esto es lo que van a llevar a referéndum el 24 de febrero. Y todo esto ya lo dice la constitución actual. Es lo mismo. Es una gran trampa, un intento por ganar alguna legitimidad en la comunidad internacional.

¿Le reconoce algo al régimen cubano? Siempre ha sido destacado, por ejemplo, por el acceso gratuito a una educación y salud de calidad, y permanentemente llegan a distintos países profesionales notorios.

Cuba tuvo un sistema de salud y educación buenos. En este momento esa no es la realidad, ambos sistemas están en franco deterioro. Y hay varias falacias al margen de la calidad de los sistemas, como la palabra "gratis". Los cubanos durante los últimos 40 años han estado percibiendo un porcentaje mínimo del valor real de su trabajo. Al día de hoy el salario medio de Cuba es de 35 dólares, el mínimo es alrededor de 13. Ese no es el valor real del trabajo de un ingeniero, de un médico, de una secretaria ni un profesor. El resto del valor de ese trabajo está en los bolsillos de la familia Castro o lo que se supone sea la maquinaria del Estado cubano. Estamos probablemente hablando de los servicios de salud y educación más caros del hemisferio. Es parte de la creación del relato, del mito, que la comunidad internacional tiene que decidir si va a seguir comprando.

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.