Nacional > Inés Villar - Philip Morris

“Nuestra misión es dejar de vender cigarrillos lo antes posible” 

La gerenta general de Philip Morris asegura que la empresa está abocada a la producción de alternativas que generen menos daño a los consumidores

Tiempo de lectura: -'

21 de octubre de 2018 a las 05:01

Inés Villar (40 años) es ingeniera química, trabaja hace 15 años en Philip Morris y hoy es gerenta general para Uruguay, Paraguay y Bolivia. Hace un año y medio regresó de Nueva York donde trabajaba en el área de operaciones –siempre relacionada a la calidad y producción–  hasta que pasó a cargos más estratégicos en un país cuyo gobierno, con el presidente Tabaré Vázquez a la cabeza, ha definido a la multinacional como una enemiga a la que, armado con sus políticas antitabaco, derrotó en un sonado juicio internacional. Ahora PM trabaja para dejar de producir cigarrillos tradicionales por otras opciones “menos dañinas”, algo que por el momento no podrá instrumentar porque no existe diálogo con el gobierno.

¿Se siente dentro de la empresa la idea de que estar en Uruguay es como estar en territorio enemigo?
No diría territorio enemigo. Diría un territorio difícil, sobre todo cuando estamos cambiando el foco de nuestro negocio. Porque son muchas las restricciones pero no lo sentimos como territorio tan hostil actualmente. Uruguay para nosotros es un país de avanzada en cuanto a regulación contra los productos del tabaco. PM opera en 180 países y en ese gran abanico hay distintos contextos regulatorios más o menos restrictivos. 

Está haciendo una descripción, que es la que más importa seguramente, que es la comercial. Pero desde la perspectiva política es una empresa muy grande y terminó involucrada en un asunto político (un juicio internacional contra un gobierno) y desde ese lugar es distinto el vínculo que tienen en otros países con en el que tienen con el gobierno uruguayo.

Es distinto. La verdad es que no tenemos un vínculo con el gobierno uruguayo. No lo consideramos un juicio contra un gobierno sino que en los negocios las empresas suelen recurrir a la vía judicial para dirimir interpretaciones legales.

¿Es entonces una relación cortada?
No hay relación. No sé si es cortada o no. Es algo que nos gustaría cambiar definitivamente. Nos gustaría estar en un escenario más parecido a lo que pasa en otros países en los que hay una conversación con los reguladores para presentarles los nuevos productos, que son alternativas menos dañinas y que en muchos otros mercados se han tomado como alternativa complementaria a todas las políticas antitabaco. Siendo que las políticas antitabaco establecidas en el convenio marco, en Uruguay han generado la disminución en la prevalencia de fumar, 10% o 12% en los últimos 14 años, si queremos tener un impacto realmente positivo en la salud pública hay que acompañarla con alguna otra medida. Y hoy en día, que existen mejores productos que el cigarrillo, nos parece que lo correcto sería poder ofrecérselos a aquellos fumadores que,  a pesar de conocer todos los riesgos que conlleva el cigarrillo, deciden seguir fumando.

En este mismo momento hay un litigio solicitado por British American Tobacco y por Montepaz.
Dos compañías tabacaleras que operan en el país han decidido recurrir la medida del empaquetado neutro con una acción de amparo y frente al TCA, y lograron una suspensión temporal del decreto. Justamente PM decidió no recurrir el decreto. Es decir, al día de hoy solo PM estaría obligada a cumplir con el empaquetado neutro (N. de R.: la entrevista fue realizada antes de que esta semana un tribunal de apelaciones revocara la sentencia judicial primaria que suspendía la implementación del decreto de envoltorio genérico).

¿Y va a acatarlo?
Sí. Desde nuestro punto de vista el empaquetado neutro es una batalla del pasado, no queremos ir en contra de eso. Porque lo más importante, más allá de cuál sea la posición de PM lo importante en la actualidad es ofrecerle al fumador adulto alternativas potencialmente menos dañinas para reducir significativamente el número de fumadores. Es parte de nuestro compromiso de transformación. Esos productos ya los estamos comercializando en 43 mercados y nuestros esfuerzos están enfocados en que puedan estar disponibles para aquellos fumadores adultos que no quieren dejar de hacerlo pero que valoran una opción con menores riesgos potenciales. Personalmente creo que en un mercado como el nuestro en donde ya las regulaciones, desde el punto de vista del empaquetado y desde el punto de vista de la comercialización del producto, son tantas y está tan restringido lo que se puede hacer y lo que no, el empaquetado neutro es una cosa más. La propia OMS dice hoy que para el 2030  habrá la misma cantidad de fumadores que hay actualmente.

Mencionó a la salud pública. Puede parecer extraño que una empresa que se dedica a vender tabaco hable de la salud pública.
El cigarrillo no es bueno, es dañino y en ningún momento diríamos lo contrario como empresa tabacalera. Pero somos una empresa de tabaco que se está trasformando y hoy en día contamos con alternativas que son menos dañinas que el cigarrillo, que ya existen en más de 40 países. Hay casi 6 millones de exfumadores que hacen uso de estas nuevas alternativas con los beneficios que ello conlleva y realmente nos sentimos con el deber de poder ofrecerlas a los 600 mil hombres y mujeres que todavía fuman en Uruguay.

¿Cuáles son esas alternativas?
Para reducir el daño hay que eliminar la combustión. Si bien la nicotina es adictiva, el daño lo genera la combustión, es decir, la quema del tabaco. Los productos de esta categoría, de riesgo reducido, eliminan la combustión, no tienen humo. Entonces cuando uno logra desarrollar un producto sensorialmente atractivo, que entregue el sabor, el aroma y la nicotina que necesita un fumador pero que no tenga humo y que en su lugar contenga un aerosol con una muy pequeña fracción de tóxicos comparados con el humo del cigarrillo, entonces puede generar un impacto significativo y positivo en la salud de quienes eran fumadores y se pasan a estas nuevas alternativas. En PM tenemos cuatro plataformas. Dos de esas contienen tabaco y dos no contienen tabaco. Las que contienen tabaco la innovación es poder calentarlo a una temperatura menor a los 350 grados, entonces se genera vapor de agua en lugar de humo. Cuando prendés un cigarrillo llegás a temperaturas entre 700 y 800 o más grados Celsius; cuando controlás la temperatura de calentamiento por debajo de los 350 grados evitás que haya combustión, evitás que haya pirolisis y evitás la formación del 90% o 95% de los tóxicos que están en el humo del tabaco. Entonces estás reduciendo la emisión de tóxicos muy significativamente. Vendría a ser lo que uno conoce como cigarrillo electrónico. La alternativa más comercializada, más expandida, es la basada en el calentamiento del tabaco. Un montón de exfumadores ya lo adoptaron como su producto alternativo; entre 70% y 80% –y en algunos países más– de los fumadores que prueban esta alternativa se quedan. Lanzamos este producto por primera vez en Japón y hoy es una categoría ya que no estamos solos en el mercado. Este producto también trae beneficios desde el punto de vista funcional, y en relación con la higiene, el no tener olor a humo en la ropa o en el pelo es importante, entonces el producto entró muy bien en esa cultura. 

¿En América en qué países está?
En Colombia, República Dominicana, Guatemala y Canadá. Pensamos que los gobiernos tienen un rol en términos de que sea posible brindar información clara y los expertos tienen la responsabilidad de proporcionar información precisa sobre la ciencia que desarrollan. Hay ejemplos a nivel mundial de nuevas tendencias regulatorias que le otorgan a estos productos un rol importante en términos de reducción del número de fumadores. Para eso tenemos que tener la posibilidad de hablar con los consumidores y en muchos mercados de Latinoamérica no existe esa posibilidad porque el producto esta prohibido o porque las políticas antitabaco alrededor del cigarrillo en muchos casos impiden que nos acerquemos a explicarles esta nueva alternativa. En Uruguay estos nuevos productos, como los cigarrillos electrónicos o cualquier aparato para usar con tabaco calentado están prohibidos por decreto. Nos gustaría que haya investigadores del gobierno que validen nuestra ciencia, entiendan los beneficios que pueden tener estos productos y se genere un marco regulatorio apropiado para ofrecerlo a los actuales fumadores adultos.

¿Entonces el objetivo de PM es dejar de vender cigarrillos?

Nuestra ambición es dejar de vender cigarrillos y poder ofrecer a los fumadores un producto menos dañino y lo queremos hacer lo antes posible. Pero no lo podemos hacer solos porque necesitamos un marco regulatorio que nos lo habilite.

La famosa película El informante, con Al Pacino, muestra a las tabacaleras generando productos especialmente diseñados para que fueran adictivos. En estas nuevas opciones la nicotina sigue presente y por tanto la adicción. Desde ese lugar no hay un cambio.
La nicotina es adictiva y no es libre de daño, pero no es la sustancia que está principalmente relacionada con las enfermedades alrededor del consumo de tabaco. La nicotina sigue estando presente tanto en los productos que contienen tabaco como los que no contienen tabaco y solo entregan nicotina de origen natural. La nicotina es un compuesto que está en el tabaco. PM no le agrega nicotina a sus productos, tampoco se agregan ingredientes para aumentar la adictividad de la nicotina. Llegar a estos productos costó US$ 4.500 millones de inversión en investigación y desarrollo, 10 años de investigación, más de 400 científicos trabajando, etcétera. ¿Que hizo la FDA (agencia del gobierno de Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, etc) el año pasado? Dijo: vamos a convocar a la industria tabacalera para ver cómo podemos incentivar a los fumadores a pasarse a estos productos sin combustión. Reino Unido es el que ha promovido más los cigarrillos electrónicos y toda la categoría y está en cinco o siete millones de consumidores. Nueva Zelanda, que era prohibicionista como Uruguay, dio un paso atrás y está en el proceso regulatorio de estos productos. Porque las medidas antitabaco tradicionales apuntan a la cesación o la no iniciación. Pero todos sabemos que es muy difícil dejar, entonces incentivar estos productos de potencial riesgo reducido es una alternativa complementaria a las políticas antitabaco desde el momento que están orientadas a fumadores. 

¿Por qué si esta es la estrategia se fue a juicio contra Uruguay? 
En el momento que fuimos a juicio estas plataformas no estaban disponibles con la magnitud que están hoy y con la cantidad de estudios clínicos y preclínicos que confirman el potencial significativo que tienen estos productos. Hoy el compromiso firme, sin marcha atrás, es con un futuro sin humo. 

¿Cómo juega en una ejecutiva que trabaja en una industria que afecta la salud humana el concepto de la ética?
Es una pregunta difícil. Voy a pensar las palabras que voy a usar para no meterme en un problema. El hecho de que PM venda o no cigarrillos no va a significar que el ser humano cambie de hábitos o adopte nuevos hábitos. Si yo el día de mañana digo que voy a dejar de vender cigarrillos lo único que vamos a lograr es que los cigarrillos que dejo de vender los venda la competencia o el contrabando. Por lo tanto no es la solución que yo decida mañana dejar de vender cigarrillos si no hay un marco regulatorio propicio para que yo pueda vender una alternativa menos dañina. Entonces mientras eso no exista seguiremos ofreciendo cigarrillos a aquellos adultos que decidan fumar. Nuestra misión es realmente poder dejar de vender cigarrillos lo antes posible. Consideramos que es parte de la libertad del adulto optar por fumar o no y nos encantaría poder pensar que si un fumador adulto tiene la opción de elegir mejores alternativas pudiese hacerlo y eso es algo que hoy en Uruguay no sucede por falta de regulación. No podemos modificar el pasado pero sí podemos elegir el futuro.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...