Nacional > Valizas

¿Qué cambió en el caso Lola para que se pidiera procesamiento del Cachila?

El hombre ya había declarado en 2015 y había quedado libre

Tiempo de lectura: -'

21 de mayo de 2019 a las 09:36

Pasaron cuatro años y medio desde que Lola Chomnalez apareció muerta en Valizas, el 28 de diciembre de 2014. Desde entonces, declararon ante la Justicia más de 40 personas.

La principal pista para identificar al asesino era una mancha de sangre en el pareo de la adolescente, que estaba dentro de la mochila que fue hallada 15 días después de que se encontrara el cuerpo. En la mochila de la joven, de 14 años, también estaba su billetera, un libro y una botella de agua. 

El hombre de 33 años de apodo el Cachila que declaró este lunes y que el fiscal del caso pidió procesar como coautor del homicidio ya había declarado en la Justicia en abril de 2015. ¿Por qué quedó libre en aquel momento y ahora se solicita su enjuiciamiento? Su ADN se había comparado con el encontrado en el pareo de Lola y había dado negativo, por lo que la Justicia había descartado que fuera el homicida.

Después de haber sido liberado, Telemundo entrevistó al Cachila en Rivera. "Me trataron bien. No tengo queja de ellos. Pero acá (en Rivera) me trataron mal, me pegaron, no tenían por qué pegarme. La jueza me liberó y estoy bien. No tengo culpa de nada", dijo. Cuando el periodista le preguntó si había visto a Lola en Valizas, contestó: "No puedo hablar, tengo que cerrar el pico". Después, sobre el momento que estaba viviendo luego de ser liberado, expresó: "¿Difícil? Que nunca pase por eso, cara". (sic). 

Cambiaron jueces y fiscales

 

El cuidacoches había dicho ante la Justicia que había estado con Lola, que le ofreció una estampita que estaba vendiendo y que la adolescente empezó a sentirse mal y en un momento se desmayó, que él se asustó y entonces decidió irse. Después, en otra versión, dijo que volvió y que la vio muerta. En ese momento se le habían hecho pruebas psicológicas y la jueza del caso en aquel entonces, Silvia Urioste, encargada del juzgado 2° turno de Rocha, decidió su liberación. Antes, el caso había estado en manos de la jueza Marcela López, que fue quien tomó la investigación durante la feria judicial. 

La familia de Lola Chomnalez viajó varias veces a Uruguay para intentar que el caso se retomara. La semana pasada, llegó con una investigación que aportó al actual fiscal del caso, Jorge Vaz.

Vaz es el cuarto fiscal que asume en la causa y desde que fue designado como titular de la Fiscalía de Rocha, a mediados de febrero, entendió de inmediato que este caso era "de los más prioritarios" que había en el departamento y estudió a fondo el expediente. En diálogo con El Observador dijo a principios de mayo que hacía "más de un año" desde que las autoridades habían ordenado recoger las últimas pruebas, por lo que antes de Semana Santa tomó las riendas de la investigación y dirigió el foco hacia un vecino contra el cual tenía sospechas. El examen de ADN dio negativo y, si bien el fiscal notó inconsistencias, no consideró que esa persona tuviera algo que ver.

¿Por qué vuelve entonces a citar al Cachila, que había sido ya liberado en 2015? Vaz lo explicó en Doble click este martes: "A esto se llega estudiando el expediente, atando cabos, viéndolo en su globalidad. Llegamos a la conclusión de que a esa persona había que reindagarla para que fuera más fructífero el interrogatorio". 

 

Hipótesis: participó más de uno

 

Además de que cambiaron de jueces y fiscales, también cambió otro aspecto de la investigación: la línea que se trabaja ahora es que fueron dos o tres personas quienes participaron del homicidio, por lo que el ADN que se encontró en el pareo deja de ser el único indicio para vincular a los responsables. 

 
La mirada de una semióloga

 

Otro punto que cambió fue que en esta oportunidad el Cachila fue interrogado con la presencia de una semióloga para que investigara su manera de declarar.

“Hola miga (sic), te ofrezco una estampita”, le dijo El Cachila a Lola, quien se interesó por lo que vendía aquel artesano. En determinado momento, según detalló el fiscal, "el hombre y sus acompañantes obligan a la joven a salir de la playa en dirección a un bosque, probablemente con un móvil sexual". 

El fiscal continuó su relato basado en el informe policial de la unidad científica. “Ella no llega de forma voluntaria, la llevan hasta allí con algún tipo de amenazas, los cortes de los brazos pudieron haber sido intimidatorios, y no fue llevada por una sola persona, tal vez dos (…) La vieron sola en un lugar bastante aislado, capaz la idea no fue matarla, sino pretender tener algo con ella y derivó a la muerte”, aseguró la policía en su declaración.

Además, el fiscal detalla que las conclusiones del perito señalan que el hombre en todas las preguntas sobre el homicidio “no fue veraz” en la forma de responder, aunque sí lo fue a la hora de responder sobre "preguntas banales”.

En 2015 había dicho que fue sometido a una fuerte golpiza, que había escuchado ciertos detalles y que le habían dicho que tenía que decir eso, pero después se hicieron pericias y en ese momento no hubo ni una solicitud de ejuiciamiento, porque tanto el fiscal de ese momento como la jueza entendieron que su relato "no se sostenía", dijo la abogada defensora del Cachila, Yésica Biquez, en diálogo con Todo pasa.

"Es una persona adicta a los estupefacientes, tiene varias enfermedades", contó y dijo que después de la audiencia tuvo que ser llevado al hospital porque tiene tuberculosis. La abogada expresó que el hombre no entiende qué está pasando y se puso nervioso. Amenazó con que se iba a suicidar y aseguró que no tiene nada que ver con el tema. La abogada dijo que no entiende cuál sería el móvil del homicidio en caso de que él haya sido quien la mató.

"Él permaneció en el país, vive en Rivera, podría haber cruzado. No nos da la impresión (que tenga algo que ver con el homicidio) porque uno está acostumbrado a trabajar con este tipo de individuos; no nos da la impresión que esté encubriendo a nadie, creemos que no lo sabe (quién fue el homicida). Nosotros consideramos  que ni siquiera estuvo ahí", agregó la abogada.

La defensora también dijo que no entiende "de dónde surge" que hubo más de una persona que participó del homicidio y consideró que "el móvil sexual" es una conjetura del fiscal.

Sin embargo, para el actual fiscal del caso, no hay dudas de que el Cachila estuvo en el lugar donde mataron a Lola. La clave, según dijo en Doble click, es que, luego de estudiar todo el expediente en su globalidad, y después de que el cuidacoches fue liberado en 2015, surgió información basada en la escena y en el cuerpo de la víctima que coincide con la que dio el Cachila.

"Yo no tengo la menor duda de que las sabe una persona que estuvo allí", dijo Vaz. De todos modos, no hay pruebas que constaten que él la mató. El pedido de procesamiento es por coautoría de homicidio, porque el fiscal entiende que él participó de la escena.

 
La vida del Cachila después de declarar en 2015

 

El relato del fiscal también ahonda en la vida del Cachila tras el crimen. La pareja del hombre declaró que en febrero de 2015, cuando volvió a verlo, lo encontró “raro”. “No habla, antes conversaba conmigo, salíamos, ahora no quiere salir. Se queda pensativo, raro. Pensé que él estaba fumando algo, porque no era normal. Está más quieto, no se junta con nadie. Antes él no era así. (…) Él antes era violento, ahora está muy diferente. Cuando él estaba violento empezaba a gritar, y nos golpeábamos mutuamente”, dijo la pareja.

De hecho, fue su comportamiento tras el crimen lo que lo convirtió en un sospechoso. Según consta en una denuncia anónima realizada al 0800 5000 en el mes de diciembre de 2014, el Cachila había llegado a su domicilio en Barros Blancos, Canelones, y según los dichos del denunciante, arribó a la vivienda, en forma desesperada, rompiendo la puerta donde vivía y "vendió todas sus cosas rápido”. Asimismo, le decía a otro hombre que andaba en su compañía “que se tenía que ir porque tuvo un problema grave en el departamento de Rocha con una muchacha y que tenía que desaparecer, borrarse, que no lo encuentren”. Fue en ese momento que se mudó a Rivera, de donde fue trasladado este lunes a Rocha para declarar como presunto coautor del crimen.

Por este caso, Vaz dijo que habrá más interrogatorios y nuevas pericias para intentar dar con más responsables.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...