Fútbol > PRESENTÓ LA SOLICITUD EN AUF

¿Qué cambió en Peñarol para no pedir postergación ante Cerro y sí ahora ante Defensor y Danubio?

Peñarol tuvo un martes muy movido en el que Bengoechea, Larriera y el presidente Ruglio se reunieron y postergaron, tras el aval de la directiva, los partidos ante Defensor y Danubio por los positivos de covid-19; ¿qué cambió respecto al encuentro ante Cerro?

Tiempo de lectura: -'

20 de enero de 2021 a las 05:02

El pasado 13 de enero, Peñarol emitió un comunicado en el cual expresaba, entre otras cosas que el club decidió “presentarse para la disputa de la primera fecha del Torneo Clausura y no solicitar la postergación del partido ante el Club Atlético Cerro, previsto para este sábado 16 de enero. Habiendo analizado la situación generada por la detección de seis casos positivos de covid-19 en el plantel principal (aún faltaba el de Matías Britos que se conoció el viernes 15) (…) Peñarol entiende que están dadas las condiciones sanitarias y deportivas para la disputa del partido de inicio del torneo tal como estaba previsto hacerlo”.

Minutos antes del encuentro contra Cerro del pasado sábado, el propio presidente Ignacio Ruglio manifestó que no estaba en el ADN de Peñarol pedir la suspensión de los partidos.

En ese momento, Peñarol se encontraba en la misma situación que hoy. Exactamente la misma, con los mismos casos positivos de covid-19, aunque en ese caso, no podía haber pedido la postergación porque hasta entonces, debía hacerlo 24 horas antes de que se jugara el compromiso y su último positivo, el de Matías Britos, se conoció en la noche del viernes, cuando faltaban menos de 24 horas para enfrentar a Cerro.

La noche de ese viernes había sido un caos. Los futbolistas –quienes debido al nuevo protocolo, no pueden concentrar–, se encontraban en sus domicilios, alguno incluso, como el arquero Kevin Dawson, no estaba con su familia para aislarse por las dudas, los integrantes del cuerpo técnico y los allegados que trabajan con el plantel, debieron concurrir a hisoparse de apuro al Palacio Cr. Gastón Guelfi. Al otro día se supo que todos eran negativos.

Ya se sabía que el día anterior en San Carlos, Matías Britos –quien se encontraba apartado del plantel debido a que había tenido un contacto con Randall Rodríguez, el juvenil arquero que había dado positivo–, también era positivo.

Entonces eran cinco los casos con el de Britos: aparte del delantero estaban Giovanni González, Agustín Álvarez Martínez, Joaquín Piquerez y Juan Acosta. Pero el reglamento no lo amparaba aún para pedir el cambio de fecha. Randall Rodríguez y el juvenil Alejo Cruz, también positivos, no son tenidos en cuenta debido a que para serlo, deben haber jugado al menos dos partidos en Primera división y ninguno de ellos aún ha debutado profesionalmente.

Peñarol jugó el sábado y su rendimiento fue muy malo. Fue el debut del técnico Mauricio Larriera quien debió improvisar en algunos puestos de la oncena que empató sin pena ni gloria, 1-1 contra los de la Villa.

Hubo actuaciones individuales muy por debajo de lo esperado y el equipo no rindió.

“Estamos tranquilos, más allá de no haber ganado que era lo que queríamos. Hay que seguir trabajando en la semana para mejorar para los partidos que vienen”, expresó Ruglio luego del encuentro.

El equipo volvió a las prácticas ya al otro día, el mismo domingo en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) con miras al encuentro que se iba a jugar contra Defensor Sporting este jueves por la segunda fecha del Torneo Clausura.

Pero hubo una resolución nueva de la Mesa Ejecutiva que pasó de 24 horas antes, a cuatro horas antes de que se disputen los partidos para que se puedan suspender con cinco casos positivos de covid-19.

Si la misma hubiera existido el pasado sábado, quizás los aurinegros hubieran pedido la postergación una vez que se supo –en la noche– del quinto contagiado que era Britos.

Ya el lunes por la noche, a última hora, una fuente del club confió a Referí que existía la posibilidad de que Peñarol pidiera la postergación de ese encuentro y también el que se debía jugar ante Danubio el próximo domingo en Jardines del Hipódromo.

¿Por qué se especulaba con tomar esa determinación? ¿Qué sucedió de nuevo si los casos positivos del plantel siguen siendo los mismos del sábado, cuando enfrentaron a Cerro?

Es que el resultado de ese compromiso y, sobre todo, el rendimiento en cancha, golpearon mucho. Fueron un tempranero llamador en un campeonato que Peñarol está obligado a ganar para poder intentar al menos, jugar en la definición del Campeonato Uruguayo 2020.

En la mañana de este martes ya era vox populi que Peñarol pediría la postergación de los dos partidos.

En la tarde se iban a reunir –y lo hicieron– por la parte deportiva el director deportivo, Pablo Bengoechea, el gerente deportivo, Gabriel Cedrés, el director técnico Mauricio Larriera y el presidente, Ignacio Ruglio. Todos en contacto con el jefe de la sanidad, Edgardo Rienzi.

Allí estudiaron si se presentarían ante Defensor Sporting y Danubio, o si pedirían la postergación, amparados obviamente por el reglamento que dice que cuando hay cinco casos positivos de covid-19 en un mismo plantel, el club puede pedir que su juego no se dispute.

Entonces decidieron la postergación. Claro que todo debió llevarse al consejo directivo que trató el tema de manera urgente y por Zoom durante poco más de una hora para aprobar la presentación de la misma en las oficinas de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), según explicó una fuente del club a Referí.

De los cinco casos que tiene el club –como se explicó, sin tener en cuenta a Randall Rodríguez ni Alejo Cruz– Giovanni González será el primer futbolista que podrá entrenar y lo hará recién el lunes 24, luego de dos semanas de cuarentena en su domicilio.

No hay que olvidar que si todo continuaba como estaba previsto y sin pedir prórroga de las fechas 2 y 3 como hizo ahora Peñarol, ninguno de esos cinco jugadores contagiados –si es que incluso no surgen algunos más– iba a poder estar no solo en esos dos partidos, sino en el clásico, que se debe disputar por la cuarta fecha.

Eso también jugó para que Peñarol pidiera la postergación. No solo el flojísimo rendimiento contra Cerro del pasado sábado, sino los tres partidos que se vienen y, especialmente, el clásico.

Ahora y amparado en el reglamento, con esta decisión, que se formalizó en la AUF este miércoles a la hora 11:06, según supo Referi, el club jugará su primer compromiso el próximo miércoles 27 de enero y el clásico quedará para más adelante.

Consejo de Liga urgente

Esto, obviamente trastoca los planes de un campeonato que ya de por sí es muy acotado por las fechas.

En ese contexto, según explicó una fuente de la AUF a Referí, todo indica a que se llevará a cabo un Consejo de Liga urgente para que la fecha del fin de semana pueda jugarse igual, sin el partido entre Danubio y Peñarol.

Es que el reglamento no permite que se dispute una fecha si no se terminó la anterior y para el fin de semana, no se va a haber liquidado la segunda etapa debido a que Peñarol no jugará contra Defensor Sporting.

En ese caso al menos, se podrían jugar los partidos pautados, menos esos dos de los aurinegros.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...