Carnaval > CARNAVAL

¿Qué pasaría en los próximos carnavales si ganara la coalición?

Tras el spot publicitario del PIT-CNT en que Raúl Castro alude a un modelo de país sin carnaval, referentes de la fiesta popular expresan su postura

Tiempo de lectura: -'

21 de noviembre de 2019 a las 05:01

Hace poco más de una semana un video enmarcado en la campaña electoral movió el avispero político y social. Fondo oscuro con el logo del PIT-CNT y un Raúl Castro en plano medio que mirando a cámara dice: “Tenemos que decidir entre un país con alegría, con libertad, con carnavales, a pesar de las críticas de las murgas que siempre están dando palo. U otro país donde ni siquiera podamos tener carnaval”.

Pero los dichos de Castro no quedaron solo en ese spot publicitario impulsado por la central sindical de cara a las elecciones de este domingo.  La insinuación –aunque de forma metafórica, según aseguró posteriormente y en diálogo con El Observador– de que en un eventual gobierno liderado por la coalición se podrían terminar los carnavales, levantó críticas a un lado y otro de la línea imaginaria que divide el escenario ideológico local. Porque más allá de las censuras y prohibiciones, el carnaval resistió a la dictadura, se desarrolló como fiesta popular por varias décadas bajo gobiernos colorados y blancos y, particularmente para las murgas, enfrentarse al poder fue siempre un motor de creación independientemente de quienes estuvieran al mando.

De hecho, la murga en sí misma surgió en Uruguay a principios del siglo pasado, cuando el crecimiento de los partidos de izquierda en la cancha política era muy incipiente. Y, por supuesto, pararse en los orígenes reales del carnaval en Uruguay implicaría mirar el siglo XIX con las comparsas lideradas por esclavos africanos. Pero no es la intención de esta nota viajar tan lejos en el tiempo. Tras los dichos de Castro y las alegrías y molestias que generaron sus palabras, la cuestión que queda resonando es, ¿podría afectar al carnaval, y particularmente a la murga, que la próxima gestión no fuera del Frente Amplio?

Para Andrés Tulipano –letrista, expresidente e integrante del jurado del Concurso Oficial y dramaturgo– sería un error considerar “de forma literal o mediante una metáfora” que el carnaval es patrimonio de un gobierno. En la misma línea opinó el letrista Fernando Schmidt (este año escribió para la murga Nos Obligan a Salir) que valoró que siendo el carnaval “una expresión artística popular tan genuina”, creer que depende de la voluntad de un mandatario es despreciarla. “Los gobiernos pasan, la cultura queda. El arte no necesita permiso”, recalcó.

Pero también hay quienes entienden que lo que dijo Castro fue una metáfora y que un triunfo de Lacalle Pou podría afectar la celebración popular desde aristas como la económica. El periodista especializado en carnaval y expresidente e integrante del jurado, Néstor Pallares, dijo que entiende lo dicho por el murguista, pero en un sentido más estructural. Pallares ve lejano un escenario de censuras o limitaciones ideológicas, aunque cree que el carnaval podría verse afectado si el Estado le quitara los apoyos que hoy tiene.

Pallares indicó que primero con los gobiernos departamentales del FA, y luego con los nacionales, el apoyo que ha tenido el carnaval  es lo que le “ha permitido subsistir" de la forma en la que lo conocemos. “Quitados esos respaldos, si eso se diera con un gobierno de un signo que históricamente no se preocupó nunca por el carnaval, se le complicaría la vida al carnaval”, manifestó.

El periodista del equipo Carnaval del futuro (AM 1410) dijo que las gestiones nacionales frenteamplistas –sobre todo desde fines de la primera gestión de Tabaré Vázquez– dieron grandes ventajas impositivas al carnaval. “A nivel nacional, los espónsores que aportan a Daecpu descuentan impuestos, y ese ha sido un respaldo muy importante junto con organismos públicos, como Antel, que es el respaldo económico más firme que tiene el carnaval”, explicó.

“El carnaval es muy importante para la sociedad y sería un error muy grande que hubiera cambios de políticas que llevaran a no brindarle el apoyo que ya tiene”, concluyó Pallares.

Sin embargo Tulipano se alejó de esa postura y defendió el espíritu ancestral del carnaval que es “una tradición demasiado poderosa como para verse afectada por un espónsor”. Para el guionista, más allá de que “sea más rico o más pobre”, el espíritu de la celebración va a ser el mismo.

Más crítica a futuro

Para que un carnaval sea celebrado bajo otra gestión que no sea la frenteamplista, resta –si gana Luis Lacalle Pou– más de un año. Entonces, por más conjeturas que puedan generarse en torno al financiamiento público, no existen certezas inamovibles. De todos modos, las voces cantantes y los actores que participan de la fiesta popular desde hace décadas imaginan cómo podría cambiar el carnaval de cara al 2021.

Para Hugo “Piruja” Brocos, exdirector de la murga Falta y Resto –que quiso aclarar que “no tiene nada que ver con la murga actual”–, de ganar la coalición, los próximos carnavales tendrán fuertes críticas, fundamentalmente a figuras como Guido Manini Ríos “que representa lo peor de ese abanico conservador”.

Brocos recordó que lo que le da sentido a la murga es su carácter contestatario y que, al estar ante un sistema democrático perfecto en Uruguay, donde se disfruta la libertad, sería una “tontería supina” pensar que podría cambiar su sentido.

De hecho, el propio Castro dijo que, de ganar la coalición, el carnaval sería “lo mismo de siempre” aunque “más jugoso”. De todas formas, el murguista opinó que un gobierno de la coalición podría terminar “gobernando tan mal como Macri en Argentina” y “destrozando las ganas de reír”.

De ser Lacalle Pou el próximo presidente, Tulipano se imagina los próximos carnavales iguales que hasta el momento, aunque probablemente “con contenidos con un rango más amplio de crítica y autocrítica”. “Sería interesante para abrir nuevos senderos y revitalizar la fiesta, Momo estaría agradecido”, apreció.

Por su parte, Schmidt bromeó con que “salvo que a Sartori se le dé por comprar los predios de los veinte tablados que quedan en pie", tendremos "el mejor carnaval de los últimos 150 años”.

La dictadura, el después y el triunfo del Frente Amplio

“Hay mayoría de gente de izquierda en el espectro de carnaval y eso no lo puede negar nadie”, afirmó Pallares. En ese sentido, Schmidt entendió que, como la murga funcionó siempre como la voz de los más humildes, es natural que su lucha hacia la igualdad social se asocie a una postura que define al progresismo y a la izquierda. De todas formas, el letrista recordó que el discurso de la murga siempre es opositor, y su humor no entiende ni de oficialismos ni de oposición.

Pallares recordó que bajo el régimen dictatorial, si bien “ninguna murga cantó a favor de la dictadura, muchas se callaron”. Otras tomaron la bandera, lucharon a pesar de la censura y buscaron por todos los medios decir algo. El periodista destacó a La Soberana como la primera que se metió en la trinchera (fue prohibida en 1974) y a agrupaciones como Araca la Cana, Los Diablos Verdes –identificados con el Partido Comunista desde sus inicios– y, más cerca en el tiempo, a Falta y Resto y La Reina de la Teja como las murgas que más alzaron su voz contra la dictadura  y los gobiernos de derecha.

Brocos habla del período que va desde 1974 hasta 1985 como “años difíciles de censura, de proscripciones, de seguimientos, de amenazas, de torturas, de presos políticos, de miedo y de valientes”. El exdirector recordó que en 1982 les censuraron la letra de A redoblar y los seguían con un auto por todos los tablados y que en 1984 les exigieron cambios en su repertorio bajo la promesa –no cumplida– de que ganarían el primer lugar. Brocos dijo que también durante democracia, en el gobierno de Sanguinetti, recibieron la orden de cambiar una palabra (culito por colita). Aunque dice que no tuvieron más censuras que esa.

Tulipano, que ejerció buena parte de su tiempo como letrista en los años donde el Partido Nacional o el Colorado estaban al mando, dijo que tiene buenos recuerdos de esa época y que en distintas ocasiones ganó premios. “En democracia no he percibido ninguna diferencia”, dijo Schmidt, y adjudicó las mejoras del carnaval a los artistas y no a los gobiernos. “Lo mejor que han hecho los mandatarios por el carnaval es ser insumo de sus libretos”, agregó.

Históricamente, la murga nace como una expresión popular que critica al poder y al poderoso de turno, que interpela, que ironiza, que persigue la risa y la reflexión. Pero incluso el espíritu mismo de la murga fue blanco de críticas en determinados momentos de la historia reciente.

Pese a que para muchos no fue suficiente, desde que ganó el Frente Amplio varias murgas le pegaron al gobierno. No se olvidaron de referirse a Raúl Sendic en su momento o de criticar las decisiones en torno a UPM, por ejemplo. Incluso en el caso de Agarrate Catalina, que es de los conjuntos más asociados al oficialismo, le pegaron al gobierno el carnaval pasado. Y eso generó que algunos calificaran a la murga de los hermanos Cardozo como “tibia”. Porque muchos se esperaban que en el carnaval previo a las elecciones, la “murga del Pepe” arengara a favor del gobierno, aunque ese concepto no tendría por qué estar en la esencia de las murgas.

Brocos consideró que casi todas las murgas (y se incluyó) fueron demasiado tolerantes con los gobiernos frenteamplistas. Aunque recordó que tras el triunfo del FA, un año con Falta y Resto realizaron una crítica muy fuerte contra Vázquez y por ello los acusaron de ser de Unidad Popular. Castro recordó que durante los últimos 15 carnavales, la Falta no ganó ningún premio y aseguró que siempre fueron críticos de la izquierda, lo que ejemplifica con el cuplé de 2012 Nunca existieron las murgas.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...