Opinión > ANÁLISIS

¿Resistirá la lechería la suba en el precio de la carne?

Es momento de saber si hay agenda de Estado para sostener a los sectores importantes de la producción uruguaya

Tiempo de lectura: -'

16 de junio de 2019 a las 05:03

Sin haber recuperado genuinamente competitividad, dos sectores centrales para el agro uruguayo, como la ganadería de carne y la agricultura de soja y maíz, pasaron a tener escenarios muy favorables debido a problemas ajenos. Son dos fenómenos tan fuertes que conmoverán al conjunto y generan problemas adicionales a los sectores que no participan de esas fiestas pero deben competir por la tierra.

La catástrofe de los cerdos de China es de tal magnitud y la escasez de ganado en los campos uruguayos es tal que el precio de la carne y el ganado se dispara más allá de toda racionalidad. Hay que cumplir con los compradores chinos y pagar luego aquí lo que sea para conseguir la materia prima. El precio de exportación sube solo moderadamente, pero el del ganado lo hace como pocas veces se ha visto. Un fenómeno tan fuerte que si dura décadas –como afirmó un informe de la agenda Bloomberg– o años –como se considera más cautela INAC– amenaza con generar cambios muy fuertes en el agro uruguayo, acentuando gravemente los riesgos que pesan sobre el sector lechero. 

El arroz y la lechería, sectores con una solidez probada en décadas, retroceden, y ante una mejora tan intensa en los precios del ganado pueden acelerar su retroceso, incluso hasta desestructurarse. Porque un margen exiguo y un riesgo elevado de un lado se contraponen a un margen similar o mejor y un riesgo más moderado. Y sobre todo en el caso de la lechería, un margen similar sin el extenuante trabajo del tambero, que requiere más mano de obra y una dependencia permanente de estar encima de las vacas, ordeñar dos veces por día y manejar una rutina de vida que hace difícil el descanso y las merecidas vacaciones.

La salida de productores no para, el precio de la leche no cambia, Venezuela sigue sin pagar ni el gobierno se hace cargo de la deuda y de esa forma se consolida la perspectiva de que es mejor reconvertirse o salir del negocio para recibir una renta que pague un productor mayor. 

Porque el otro cinco de oro para el agro uruguayo del que no tenemos mérito pero nos beneficiamos es el diluvio que cae sobre las zonas agrícolas de EEUU y que llevarán a que –al menos por un año más– hacer agricultura tenga una señal claramente favorable. Más competencia por la tierra, más tentación por vender o arrendar y cambiar cantidades similares de dinero trabajando desde antes que amanezca por obtener un dinero similar pagado como alquiler.

Por otra parte, El Niño como puede apreciarse en esta semana, trae lluvias por encima de lo normal, promoviendo a la ganadería de carne y a la agricultura de verano y complicando potencialmente a la lechería donde el barro puede tornarse una pesadilla.

La consecuencia es la salida de productores –24 en abril– y una faena inédita de vacas lecheras. En mayo el envío de vacas lecheras a frigorífico subió 29%, respecto a mayo de 2018. En 12 meses la cantidad de vacas faenadas es el mayor desde al menos desde 2010 y todo hace suponer que la tendencia siga.

Los productores esperan una mejora del precio para agosto. Pero toda suba empalidece respecto a la cotización de los vacunos de carne, acaso transcurriendo por una burbuja, pero por ahora muy firmes sobre los US$ 4 por kilo de carcasa, una suba de 20% en lo que va del año, que se ve aumentada por la mejora del dólar.

Mientras, el precio de la leche se mantiene en este año en US$ 0,3 por litro, sin cambios y 10% por debajo del precio en dólares que tenía un año atrás. La producción de leche de los primeros cuatro meses de este año se ubicó por debajo de la del año pasado. En abril fue 12,6% menor. Los pequeños productores abandonan y algunas de las empresas más grandes están haciendo “ajustes” en su plantilla laboral.
Sin una perspectiva de cambio en el precio de la leche o el arroz, ambos sectores seguirán retrocediendo. En momento de pensar el país de los próximos cinco años será bueno saber si hay en agenda políticas de Estado capaces de sostener a sectores clave, no solo para las exportaciones de Uruguay, sino para el consumo diario de todos los uruguayos. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...