Fútbol > ENTREVISTA A JULIO CÉSAR ANTÚNEZ

"Somos hipócritas y envidiosos; el uruguayo no es frontal"

El DT habló de Tabárez y de que hay jugadores en los grandes sobredimensionados; sobre Varela dijo que "produce rechazo en la gente"

Tiempo de lectura: -'

10 de marzo de 2018 a las 05:00

Julio César Antúnez se quedó sin dirigir el último día antes del comienzo del Torneo Apertura, luego de que no se presentara El Tanque Sisley por no poder cancelar sus deudas a tiempo. Como los jugadores, también espera cobrar y habló con Referí de la AUF y la ausencia de valores. Sostiene que este fútbol no es pobre y que el uruguayo es "hipócrita y envidioso".

¿En qué anda?

Descansando como nunca. Era la primera vez en mucho tiempo que estaba formando un equipo que me gustaba en El Tanque, y eso me hizo desechar una oferta de Liga de Portoviejo de Ecuador. El fútbol es una profesión ingrata porque no todos los que están, tienen la posibilidad de terminar con un bienestar económico y es una profesión solitaria, porque cuando perdés que es la mayoría de las veces, te encerrás en tu cuarto. Disfruto de mis hijas y de mi vieja que cumple 80 años. Pero este año, voy a trabajar. Al otro día que zafamos del descenso contra Sud América, (Fredy) Varela y Víctor (Della Valle) me llamaron para firmar, pero preferí esperar, porque sé lo que es El Tanque, lo aprendí a querer porque hay cosas lindas y viví cosas lindas, y eso que me debe mucho dinero. Se dice que se va a pagar con la plata que entrará por el Mundial. Yo el dinero lo voy a cobrar. Porque si no, voy a hacer una conferencia de prensa y voy a hablar de un montón de cosas, no solo de El Tanque, de todo, de la AUF, de los neutrales y cómo se manejan, porque no soy un bebé de pecho, y conozco las agachadas de muchos. Porque es una mentira que nuestro fútbol es un fútbol pobre. No es pobre. Pobres son los jugadores y algunos colegas que no pudieron hacer una diferencia.

¿A qué se refiere con que no es pobre?

El fútbol uruguayo no es pobre porque en Uruguay hay tres negocios que son los que generan más: el fútbol, la droga y la política. Son los tres negocios que facturan más en este país. Porque los políticos se llevan la guita y le roban al pueblo; y de la droga, ¡¿qué vamos a hablar?! Porque hoy El Tanque figura en Primera división y recibe la plata del pase de Ardaiz. Y no estamos hablando de US$ 20 mil. Además transfirió a Mauro Brasil a Peñarol, no lo hizo gratis. Todos los jugadores se instalaron en algún equipo o en otro, tienen más posibilidades. Yo no tuve esa chance porque ya estaban todos los técnicos. Hace 32 años que dirijo y estoy en paz, porque sé cómo se maneja el fútbol y que muchos dirigentes apuestan a técnicos jóvenes al principio, pero cuando se viene la maroma de los descensos, empiezan los nervios, las hinchadas y al dirigente le cuesta, porque no todos los dirigentes saben de fútbol. Son muy pocos los que saben y ahí te llaman. Además, hay elecciones en cualquier club y se presentan cuatro para presidente. ¿Por qué se pelean? ¿Por la pobreza? No, por eso no se pelea nadie, todo el mundo le dispara. Es una mentira que se trabaja honorariamente en el fútbol. Ni el presidente de la AUF es honorario, cobra un salario impresionante, entre US$ 50 y US$ 60 mil entre Conmebol y FIFA. ¿Por qué se quiere ser presidente de cualquier equipo? Porque es un trampolín para la política y porque genera dinero. El fútbol no es pobre, lo hacemos pobre. Te dicen: "Este es un país pobre". ¡Mentira! Es un país rico.

¿No lo ve como pobre?

La pobreza la vamos a vivir con nuestros nietos, pero la pobreza intelectual que es enfermante. Porque los chicos no estudian, porque no ves educación. En la década del 80 salía al exterior y mi orgullo era decir que hacíamos el liceo y la facultad gratis. Hoy, no. Hoy la delincuencia nos está tapando. Eso es lo que me preocupa. La educación se perdió y se van perdiendo muchas cosas que nos tuvieron en un primer plano.

¿Valores por ejemplo?

¡Claro! Se perdieron. Los meses para los jugadores son meses de 60 o 90 días para cobrar. Es injusto. Y los reclamos, y después tenés que refinanciarles. Porque si los jugadores de El Tanque hubiesen refinanciado, estaban jugando. ¿Por qué hicieron el fixture? Porque está todo mal, no se trabaja. Es un negocio el fútbol y nada más. Porque El Tanque no debía haber ido al fixture, debería haber ido Sud América. Y capaz que no podía empezar tampoco por deudas... Yo que sé. Fijate el dinero que se maneja por el Mundial. Para mí, Uruguay va a estar entre los cuatro mejores del mundo. Y no estoy loco... (se ríe).

Pero usted fue crítico con la selección.

Sí, pero con la forma de jugar. Porque si tengo un Armani, para qué me voy a poner un traje que compré en la feria. Si tengo jugadores clase A, los puedo elegir, y tengo todo, debo jugar a otra cosa. Porque tampoco el reflejo de la selección es el del fútbol uruguayo. Entonces se dice: "La selección de Uruguay". No, señores. Mentira. Esta es la selección que representa a Uruguay, pero en Uruguay no se juega así al fútbol. El fútbol es una bolsa de mentiras.

¿Por qué dice que Uruguay va a estar entre los cuatro primeros?

Porque creo que el Maestro se dio cuenta de que debe dejar un sello, porque está claro que este es su último Mundial, suponemos todos. Y creo que es el broche de oro que debe ponerle él a un proyecto, a un proyecto que clasificó tres veces por repechaje. Si fuese tan bueno, hubiese sido más sencillo. Esto es lo que sueño. Porque capaz que viene el Maestro y me pone al Cacha (Arévalo Ríos) de "5" y no puede jugar el Cacha de "5". Pero si ves los elementos que tenemos y contamos con cambio de ritmo, velocidad, desdoble de funciones, presión alta (cosas que se dicen ahora, todavía no sé qué es presión alta, pero les encanta inventar esas palabras), deberíamos estar entre los cuatro mejores.

Con lo que dice, ¿piensa que el Maestro se despertó a tiempo?

No, no se trata de eso. Nunca durmió. El Maestro es una persona con mucha capacidad, con mucha preparación, dirigió en todos lados. Pero fuimos muy conservadores, como somos los uruguayos. Somos de respuesta no de propuesta. No es de ahora, desde la época de Ghiggia, siempre con contragolpe. Hoy abrís el abanico en delanteros y tenés seis o siete, también en el mediocampo y atrás. Es lindo lo que se viene.

Volviendo a El Tanque, ¿qué sintió cuando le dijeron que no se presentaban?

Es muy especial. Venía viendo que estaba difícil y palpando que los jugadores no iban a refinanciar. En ese momento, pensé que era una locura que no refinanciaran. Pero no opiné. No quise influir en los jugadores. Me despertó rabia, impotencia, me siguió acrecentando la mentira que hay en el fútbol, porque mucha gente vas a verla en el Mundial de Rusia. El Tanque sigue teniendo voz y voto en la AUF, sigue cobrando.

Cuando habla de que habrá gente en el Mundial, ¿se refiere al presidente Fredy Varela?

Claro. Y va a haber gente que estará elegida para ir y que no se entiende. ¿Para algunas cosas no hay plata y para otras sí? Hay cosas que conozco que no podés ir a fondo, porque vas a desenmascarar a un montón de gente. Mi demanda entró a la AUF y tengo que esperar que entre dinero y que se decida qué me van a pagar. ¿Se hizo algún paro porque El Tanque quedó afuera? No. ¿Se tomó alguna medida sindical? No. Entonces, todo ese circo que se armó antes de que terminara el campeonato, ¿para qué era? El fútbol uruguayo está mal, pero desde la conducción.

¿Se refiere al reclamo de Más Unidos Que Nunca?

Esperaba otra respuesta para un equipo que quedaba afuera de la competencia, pero sigue opinando, sigue votando y sigue cobrando. A 30 jugadores que quedaron sin trabajo y que no se dijo nada. Si esto ocurre por el lado del PIT-CNT, es paro nacional. El Tanque debe US$ 600 mil. La AUF podía haber empezado a jugar, la AUF absorbía la deuda y cobraría la plata como fuera entrando. Se podía haber propuesto algo de eso. No se propuso porque es El Tanque.

¿No cree que mucha gente le tiene bronca a El Tanque?

A El Tanque, no. Quizás Fredy (Varela) le produce un rechazo a la gente. Pero El Tanque es un equipo querible.

Pero una cosa lleva a la otra.

Quizás porque hay gente que está metida en otras cosas, se le produce un rechazo a El Tanque. A Fredy se le produce por sus declaraciones quizás. Es uno de los dirigentes más hábiles del fútbol uruguayo. No digo ni el más inteligente, ni el más vivo. Si manejase el dinero que manejan otros equipos, El Tanque estaría todos los años en alguna copa.

Pero también ha pedido plata en todos lados. Hasta la Mutual le prestó dinero.

Sí, pero la cobró. Fue para pagarle a sus jugadores. ¿Ves? Yo no estaba en El Tanque en ese momento, pero el gesto que tuvo la Mutual para empezar el torneo, era el que tenía que haber tenido la AUF ahora, porque la AUF sí es agente de retención. Hay cosas que no se entienden el por qué.

¿Della Valle le dijo algo?

Con Della Valle hablé cuando le ganamos a Sud América, después no hablé más. Tengo mi forma de ser y no le golpeo la puerta a nadie.

Julio César Antúnez

¿Cómo define al fútbol uruguayo?

Es un fútbol inteligente, que si lo mirás como espectador, es feo, pero es práctico. No podemos jugar como en Brasil, Colombia o Argentina. Todos quieren jugar como Guardiola. Y nuestra selección no juega como Manchester City y quizás eso fue lo más inteligente que vimos en este proceso, que Washington (Tabárez) se aferró a su idea y durante 12 años tuvo un proceso nunca visto en Uruguay. Con lo que tiene, Washington puede hacer "el" Mundial.

¿Quién es el mejor técnico del fútbol uruguayo?

El mejor técnico siempre es el campeón, entonces es Leo Ramos. Ahora, los demás no compiten con las mismas armas que compite Ramos, por eso no podés medir quién es el mejor. Nacional y Peñarol están robados. Peñarol tiene sueldos de US$ 100 mil y Nacional sueldos altísimos, con planteles de 35 jugadores. Y yo voy a competir con ellos. ¿Cómo explicás que Progreso le haya ganado a Nacional con las carencias que tiene? ¿Cómo explicás que El Tanque le haya ganado en el Parque a Nacional y este año no se presentó? El muchacho este (Alexander) Medina, cuando perdió los dos clásicos, parecía Juana de Arco. No lo prendieron fuego porque recién lo habían elegido. Pero después levantó un poquito y ya parecía el Manchester de Guardiola. Ya tenía dos equipos en vez de uno. Este equipo juega este frente y este otro juega en este otro (por la Copa). ¡Una mentira! En todos los equipos hay 11 titulares y hay suplentes. A Ramos le trajeron 20 jugadores. El margen de equivocación en un grande es muy chico. Si dirigís en un grande y no sos campeón, es un fracaso.

¿A usted lo encasillaron de alguna forma en el fútbol uruguayo?

Sí. Mi problema es esto, que no me callo. Y si le tengo que decir algo a algún dirigente, se lo digo. Es mi personalidad. Pero el encasillamiento para mí es buenísimo. Porque si un equipo está por descender, me llaman, y se salva. Quiere decir que tu capacidad es buena, porque los que trabajaron antes, no sacaron provecho y vos sí. Un técnico es un educador y mantengo normas y respeto.

¿Es un verso eso de que hay que ser un técnico moderno para dirigir hoy?

Para mí es un verso. Es como una moda. Es como si yo me pusiera chupines. No me va. El conocimiento, la capacidad, la cultura, el don de mando, el manejo de grupo, eso no es un verso, eso tienen que ser virtudes tuyas. No estoy en contra de la tecnología, pero aplicables en su momento, no en el entretiempo con computadoras. He dado vuelta partidos en entretiempos con una arenga, con un descontrol, con una puteada a un jugador y pelándome con él. Hoy entrás al vestuario y son 30 celulares prendidos; yo me río. Pero como soy botón y tengo cara de milico, yo no hablo, pero te aseguro que en dos minutos, están todos guardados y prestando atención. Porque como técnico que sos solitario, aprendés a escuchar el silencio y cuando hablás, el eco te lleva a saber si te están escuchando o no. Si el jugador percibe lo que le estás dando, si capta todo eso. Yo lo siento. Sé si le llego al jugador o no. Y le he sacado jugo a futbolistas que otros no pudieron. Quizás no vaya a una comida de todo el plantel, pero voy a cenar con un jugador y le gano, porque también debés ser psicólogo con él. Hoy hay futbolistas con distintas costumbres, con un corte de pelo distinto, con el cuerpo todo tatuado. Yo les digo: "Para destacarte, ¿necesitás todo eso? ¿Por qué no te quedás 15 minutos más pegándole a los tiros libres y te destacás metiéndola en un ángulo en los partidos?". Yo empecé trabajando contra Máspoli o Freitas, pasaron generaciones y todavía estoy acá. O estoy aggiornado, o estoy tocado por la varita. Trabajar 32 años, no es poca cosa. Hay muchas frases hechas. "Para dirigir en un grande, tenés que ser de la línea de los grandes". ¡Mentira! Peñarol fue campeón de América con Tabárez y Nacional con Fleitas. ¡Ninguno de los dos jugaron en esos clubes!

Usted fue dirigido por grandes técnicos, entre ellos, Roque Máspoli y Ondino Viera.

Fijate que don Ondino fue creador en Brasil de la W-M y muchas cosas de las que aplico, las aprendí con él, porque son cosas sentimentales, el contacto con el jugador. El público nuestro es tan atrevido que decía de don Roque: "Es campeón con Peñarol por los negros". ¿Y qué? ¿No sabía nada el hombre? Tenía un don de mando tremendo. Sabía porque tenía conocimiento. Mi maestro fue Luis Grimaldi, que me hizo debutar en River con 17 años. Un fenómeno. Parece que hoy son caducas un montón de cosas de los entrenadores y no es así. El técnico de la selección tiene 71 años y empezó a dirigir cerca de los 60. ¿Eso es caduco? Ni todo es muy bueno, ni todo es muy malo. Capaz que hay algunos jóvenes técnicos de los que saldrá uno o dos en el futuro.

¿Cómo somos los uruguayos?

(Piensa). Somos una raza jodida. Somos hipócritas y envidiosos. El uruguayo no es frontal. No nos gusta el argentino, pero el argentino es más honesto. Cuando tiene que recomendar a un argentino, así no lo conozca, lo hace. Yo lo viví cuando llegué a un club que había un uruguayo y cuando le preguntaron por mí, le dijo que no me conocía. Me sobran los dedos de una mano para hablar de amigos. Acá se dice que nos conocemos todos. Mentira. Ya partimos de una mentira. Nací en el Cerrito de la Victoria, mi viejo era basurero y mi madre empleada doméstica. Vengo del fondo de la bolsa y remándola llegué a tener a mi madre en una posición cómoda. Me siento orgulloso de eso, porque he pateado clavos de punta y me he llevado todo por delante para salir adelante. Entonces, si vas hoy al Cerrito seguro que te dicen: "Al Tola lo conozco desde chiquito". Claro, me conocieron hasta los ocho años cuando me fui. Ya te están mintiendo. No me conocen, saben quién soy. Somos una raza egoísta, es mentira que tenemos buen corazón, que somos dadivosos. Si te dan algo es lo que les sobra. No soy hincha del uruguayo ser humano, del uruguayo que te quiere, que te dice "te doy todo, porque somos unidos, porque la Teletón...". No, no soy de esos. Y he ayudado a muchos amigos y he perdido mucha plata por ayudar amigos.

¿Crecimos con varias mentiras?

Como lo de la garra charrúa. Ya mentimos con nuestra historia. Si los charrúas eran los indios más vagos, vivían de la caza y de la pesca, tenían un chiripá, cuatro palos y un toldo. No eran los incas o los aztecas que te hacían arquitectura. No. Eran vagos. Eran los presidentes de los sindicatos. No se mientan más con nuestra raza, yo lo leí en distintos libros. Andá a Perú o a México y buscale una explicación a cómo hicieron esos indios esos tremendos monumentos. ¡Esos eran indios! ¿Los nuestros? Estarían en el PIT-CNT acá (se ríe).

¿Cómo es el jugador uruguayo?

Ha cambiado mucho. Hoy se encuentran con el dinero más fácil que antes. También vive mucha gente del jugador y la ignorancia te lleva a no tener dinero, porque hoy hay mucho empresario, o los que se hacen llamar empresarios que manejan la situación.

¿Qué opina de los empresarios?

No me acuerdo un equipo que un empresario me haya llevado a jugar o a dirigir. Fijate qué raro lo mío: 32 años dirigiendo y siempre me arreglé los contratos yo.

¿Alguna vez un empresario le pidió que colocara como titular a un jugador suyo y le daba unos miles de dólares a usted?

Sí.

¿Y qué le dijo?

Que no. Es que no me lo dicen. Sí me dijeron cuatro o cinco veces que cuando se venda fulano "vamos y vamos". Y le contesté: "No, mirá que yo trabajo para el equipo. No preciso". Yo no soy simpático, ni tampoco soy Papá Noel. Pero mi dinero y mi contrato lo peleo yo. El presidente de un club en Guatemala me puso el revólver arriba de la mesa, me tiró US$ 6 mil y me dijo "no podemos seguir más porque tenés un carácter...". Le tiré los US$ 6 mil y le dije que le iba a cobrar todo lo que me debía a través de la FIFA. Y se lo cobré. Y me dijeron: "No volvés más a Guatemala porque te comés una bala y quedás tirado". Al año siguiente volví, y saqué campeón a un equipo.

¿Y no se asustó?

No, pero me crié en el Cerrito, en otra época, con códigos de barrio, cuando no te podías hacer el gil cuando se metían con la novia de un amigo y salías a la pelea. No te comías un corte, ni un plomo. Hoy cualquiera anda armado en Uruguay. En Guatemala, los jugadores van con el revólver adentro del bolso. Todos andaban armados. Yo no. No sé manejar un arma.

Hace poco le molestó que viniera Caruso Lombardi a hablar de fútbol en el LATU.

Sí, me molestó. Si me traés al Coco Basile, a Menotti, a Bilardo (chapeau, me saco el sombrero). ¿A qué tiene que venir Caruso Lombardi? Es un payaso. Incluso me molesta que porque grita me comparen con él. Primero, tengo más años de técnico, y después, jugué más, fui campeón sudamericano juvenil con Uruguay, clasifiqué a los Juegos Olímpicos de Montreal, jugué en la selección. No somos iguales.

¿Cree que hay algún jugador de los grandes que la gente lo tiene allá arriba y que no es tan bueno?

Escucho colegas tuyos y te dicen que Viatri fue muy influyente en Peñarol. Al uruguayo le gusta hablar de lástima por el accidente que tuvo. Influyente en el título fue otro y no lo ponen, juega de "9" y fue goleador en todos los equipos. Palacios fue influyente. No me digas que fue Viatri. Yo traje a Alexis Ramos a El Tanque que hizo más goles que Viatri. Influyente fue Rossi también. Ni Maxi Rodríguez fue influyente.

Y en Nacional, ¿hay alguno?

Sí. Creo que acá se sobredimensionan jugadores. Y también ahora se le está dando con un caño a Aguiar y estoy seguro que la gente de Nacional va a terminar aplaudiéndolo, porque es muy buen jugador. Lo tuve en las formativas de River y sé lo que puede dar. Y lo otro es que hay futbolistas sobredimensionados.

¿Por ejemplo?

Polenta. Le han hecho daño, la prensa y el hincha. Porque pintó para llevarse todo, para ser excelente y se confundió él mismo y no tuvo quién le hablara. Porque no es pegar, no es golpear. Porque técnicamente es muy bueno. Y Polenta lucha contra esa imagen que tiene que dar de líder y su peso. Nunca hablé con Polenta. Lo observo, lo analizo. Pero yo técnico, tengo que encerrarme y hablar con él. Porque es un muchacho que tiene condiciones técnicas muy buenas. ¿Qué le hizo mal? Ponerlo a liderar, a capitanear. Se confundió. Y lo dejaron, lo agrandaron y no es así. Nadie tiene tres huevos. Si no, Polenta, hace rato que no estaba en Uruguay. Ya tendría que estar fuera de Uruguay. Lo mejor que le pueden hacer es venderlo. Son esas mentiras que se forman en nuestro país.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...