Estilo de vida > Lo que esconde el bigote

¿Tener bigote o no? Entre el ritual de maduración, las primeras afeitadas y la moda histórica

A lo largo del tiempo, el significado del bigote ha mutado; hoy funciona casi como un primer paso hacia la adultez del varón

Tiempo de lectura: -'

29 de marzo de 2019 a las 05:02

No debo de haber sido el primero ni tampoco el último, pero mis primeras afeitadas vinieron acompañadas de una vergüenza inédita. Cuando los primeros vellos importantes empezaron a aparecer en mi rostro prepúber, preferí implementar el ensayo y el error a pedirle asistencia a mi padre, una movida que terminó siendo poco inteligente y que estuvo impulsada por el pudor genuino. Básicamente, el recelo que me generaba crecer y meterme en las turbulencias de la adolescencia –las que, por otra parte, ya había comenzado a percibir– se convertía en temor cuando imaginaba a mis padres descubriendo que ya no me comportaba como un niño, que todo había empezado a cambiar irremediablemente y que, bueno, había cosas que tenía que empezar a hacer. A afeitarme, por ejemplo. 

Esta nota es exclusiva para suscriptores de

Elegí tu plan ahora y accedé sin límites.

¿Ya sos suscriptor? iniciá sesión aquíSuscribite

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...