Economía y Empresas > Mercado cambiario

Aflojó la tensión global y el dólar dejó de subir en Uruguay

El billete verde cerró prácticamente estable con una mínima corrección bajista tanto en el mayorista como al público 

Tiempo de lectura: -'

08 de agosto de 2019 a las 16:34

En una jornada de calma y de cierto optimismo en los mercados globales y las bolsas, el dólar en Uruguay puso fin a su escalada alcista de los últimos días y operó con una mínima contracción este jueves. En el promedio mayorista, la divisa estadounidense bajó 0,06% para quedar en $ 35,273. En total, se operaron US$ 41,1 millones y no hubo intervención directa del Banco Central (BCU). 

Así el dólar cortó una racha alcista de 10 sesiones al hilo donde se había fortalecido más de 4% respecto al peso uruguayo, en medio de un clima de incertidumbre a nivel internacional por el endurecimiento de la guerra comercial entre EEUU y China, que tuvo su punto álgido en el arranque de la semana cuando la potencia asiática devaluó su moneda por encimad de los 7 yuanes por dólar. 

 

Por su parte, en la pizarra al público del Banco República, el dólar terminó la jornada con una baja leve de 2 centésimos frente al miércoles, para quedar a $ 34,53 para la compra y $ 36,03 para la venta. En algunos cambios privados, la punta vendedora descendió 5 centésimos y se ofrecía a $ 36,20 sobre el cierre de este jornada. 

 

Calma regional y global

En la misma línea, en Argentina, sin presión externa ni interna, el peso argentino se apreció frente al dólar tras varias ruedas consecutivas de pérdidas. El mayorista cayó 37 centavos al cierre, a 45,22 pesos argentinos por billete verde. En tanto, en las pantallas del Banco Nación el billete cedió 40 centavos, una caída que se dio sobre el cierre, dado que durante casi toda la rueda se ofreció a 46,40, pero al cierre quedó en 46,20. 

El peso argentino se apreció en torno al 0,4% durante la jornada, una tendencia que también se vio en las monedas de la región. El real, por ejemplo, lideró la lista de divisas que se revalorizan con un ascenso de casi 1%. 

Por su parte, las acciones europeas tuvieron su mejor día en casi dos meses el jueves debido a que datos comerciales optimistas de China y la estabilización de su moneda ayudaron a calmar algunos temores de recesión y una escalada en la tensión comercial entre Pekín y Washington.

 El STOXX 600 subió por segundo día seguido y cerró con una ganancia de 1,7%, dentro de la recuperación mundial tras días de agitación por la complicada relación de comercio entre Estados Unidos y China.

Todos los índices principales en Europa subieron más del 1%. El FTSE de Londres sumó un 1,2%, un avance que incluso limitado por ventas de acciones que entregan dividendos.

Las exportaciones de China aumentaron en julio un 3,3% con respecto al año anterior, el crecimiento más rápido desde marzo y por encima de la estimación más optimista de un sondeo de Reuters. Además, una caída en las importaciones no fue tan mala como se esperaba.

El avance fue conducido por los papeles de firmas de tecnología y recursos básicos. El sector de materiales anotó un alza de 2,5% tras una racha de pérdidas de 11 sesiones en la que bajó casi un 16%.

El yuan recuperó algo de terreno frente al dólar, aunque el banco central chino estableció su punto medio oficial por debajo del umbral de siete yuanes al dólar por primera vez desde la crisis financiera mundial.

El banco central había dejado que el yuan cayera a su nivel más bajo en más de una década a principios de esta semana, lo que generó temores de que usaría su moneda como el nuevo frente en su disputa comercial con Estados Unidos.

Las expectativas de que la Reserva Federal de Estados Unidos apruebe en septiembre un recorte de más de un cuarto de punto siguen altas en los mercados de bonos, una situación que debilitaba al dólar frente al euro y el yen.

Apuestas a nueva baja de la Fed

El dominio del dólar estadounidense llegará a su fin si la Reserva Federal cede ante la presión de los mercados financieros y el presidente Donald Trump y reduce las tasas de interés otros 50 puntos básicos este año, de acuerdo a una encuesta de Reuters.

Si bien el cambio en las expectativas respecto a la política monetaria de la Fed hacia un enfoque expansivo frente la idea de un endurecimiento a principios de año no ha hecho caer al dólar, la última encuesta de 60 analistas aún mostró un panorama más débil para el billete verde.

El banco central estadounidense decidió recortar las tasas la semana pasada pero el dólar se mantuvo firme, impulsado principalmente por los comentarios del presidente de la Fed, Jerome Powell, quien citó los últimos movimientos como "un ajuste de mitad de ciclo", lo que atenuó las expectativas de una flexibilización agresiva.

Si bien el atractivo del dólar se ha mantenido intacto debido a la sólida demanda de activos denominados en esa moneda, más del 40% de los estrategas que respondieron una pregunta por separado dijeron que un cambio en las expectativas de política de la Fed influiría en el valor de la moneda de ahora en adelante.

Según la herramienta FedWatch de CME, los mercados financieros están descontando al menos dos recortes de 25 puntos básicos en la tasa de la Fed para fin de año. Eso debilitaría significativamente al billete verde, según la mayoría de las respuestas a una pregunta adicional.

"El dólar necesita ser sacudido de su posición como una de las monedas clave de alto rendimiento del G10. Si las tasas evolucionan como los mercados creen en este momento ... eso probablemente contribuiría en gran medida a debilitar al dólar", dijo Adam Cole, jefe de estrategia de FX en RBC.

Si bien el mensaje de Powell es claro de que este no es el comienzo de un ciclo expansivo, Trump presionó reiteradamente al banco central y lo criticó por no reducir las tasas de manera más agresiva.

La Fed, que quiere afirmar su independencia, está preocupada por datos económicos que aún no respaldan una relajación agresiva. Al mismo tiempo, los temores por una extensión de la guerra comercial entre Estados Unidos y China justificaron la acción en la reunión de julio y desde entonces se han intensificado considerablemente.

"Estamos viendo una Reserva Federal que está bajo una presión política extrema. Si bien Powell continúa defendiéndose de eso en público, todavía es una situación bastante insoportable", dijo Jeremy Stretch, jefe de estrategia de tipo de cambio G10 en CIBC.

Los mercados "probablemente necesitarían ver a la Fed siendo mucho más agresiva bajo la presión de la Casa Blanca para permitir un dólar más barato", agregó.

Muchos otros bancos centrales están flexibilizando su política monetaria, o al menos insinuando hacerlo, y en algunos casos, como el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda el miércoles, definiendo movimientos mayores a lo esperado.

Eso invalida el argumento sobre los diferenciales de tasas de interés al menos hasta que la Fed cumpla con las expectativas, dijo Eric Theoret, estratega cambiario de Scotiabank, quien argumenta que las monedas están siendo impulsadas más por la confianza o la aversión al riesgo que por los fundamentos económicos.

La mayoría de las principales monedas del mundo han perdido terreno frente al dólar este año, al contrario de lo que los analistas han estado prediciendo en las encuestas de Reuters.

Los analistas prevén que el euro, que ha bajado más del 2% este año, se valorice un 3% en 12 meses para negociarse a 1,15 dólares.

Con El Cronista y Reuters

 

 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...