Agro > Ataque a una majada

Ahora sucedió en Zapicán: los perros de un vecino les mataron a casi todas las ovejas

La historia de una famila de pequeños productores rurales de Lavalleja desolada ante un continuo flagelo a su producción

Tiempo de lectura: -'

10 de agosto de 2020 a las 15:25

A unos pequeños productores de Zapicán, en Lavalleja, una jauría les mató prácticamente todos sus ovinos: de 120 lanares que llegaron a tener ahora solamente tienen 30 y dado el tamaño de la adversidad temen por su futuro como ovinocultores.

Sobre el mediodía del miércoles 5 de agosto, ya con la mesa tendida para que el matrimonio pudiera almorzar y recuperar energías para seguir trabajando, los llamó un vecino para alertarlos sobre una jauría que les había matado prácticamente todas las ovejas.

“Tienen casi todas las ovejas muertas", les dijo el vecino. "En el momento yo no me enteré, porque estaba lavando, pero vi que salió mi marido en moto y al rato volvió a buscar el tractor para sacar los bichos muertos del monte y del agua. Se murió en el momento todo lo que atacaron y lo que no se murió a los días porque estaban todas mordidas y les habían arrancado hasta las orejas”, comentó Rosario Chávez, la productora en cuestión, visiblemente afectada por el daño.

En 91 hectáreas ubicadas en el paraje Olimar Chico, estos productores hacen algo de ganadería vacuna y lanar, y según contó Chávez a El Observador todos los años sufren por este flagelo, pero con pérdidas de 10 o 15 ovejas. Sin embargo, esta vez en una semana la dejaron prácticamente sin producción ovina.  

 “De 120 ovejas no sé si me dejaron 30. Mataron como 30 corderos y 30 ovejas, más otras 15 de la semana pasada y un ternero y una vaca que la dejaron enterrada y también se murió”, señaló notoriamente afectada por la situación.

Según estimó la pérdida económica sea " fácilmente de unos US$ 5.000" que, dijo, le serán retribuidos por el dueño de los perros, dado que los reconocieron y pertenecían a un vecino del campo.

La denuncia fue realizada correctamente ante la seccional Policial correspondiente y también en la Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal (Cotryba).

"Estamos entregados, totalmente entregados. En un ratito nos mataron todo lo que tenemos. Tengo 58 años y mi marido 73. Ya no estamos en edad de trabajar los dos. Es muy triste porque nos dejaron sin nada. Nos sentimos muy impotentes”, concluyó.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...