Nacional > VIOLENCIA

Ajustes de cuentas: cinco muertes en 24 horas desconciertan a la Justicia

Alertan por creciente número de personas que reciben disparos pero no presentan denuncias

Tiempo de lectura: -'

17 de enero de 2018 a las 05:00

La fiscal Brenda Puppo está sorprendida por lo que le está deparando su turno, que comenzó en la medianoche del domingo 14. Antes de que las agujas del reloj marcaran las dos de la mañana del lunes ya había tenido que instruir a la Policía para que comenzara a investigar un homicidio. Y, pocas horas después, debió dar órdenes similares para buscar a los asesinos de otras dos víctimas. "Esta cantidad (de homicidios) en tan poco tiempo es inusual", dijo Puppo.

La víctima del primer caso fue abatida de varios balazos a la 1.45 de la madrugada del lunes en un pasaje de Los Palomares de Casavalle. Era uno de los líderes de la temida banda de Los Chingas, que hasta antes de Navidad operaba a sus anchas en el barrio.

La principal hipótesis que manejan la fiscal y la Policía es que el autor del asesinato pertenece a algunas de las bandas rivales de la zona, que están aprovechando la desintegración de este grupo criminal, monopólico en el barrio hasta el 20 de diciembre. Aquel día el Ministerio del Interior ordenó múltiples allanamientos para frenar su poderoso avance y las extorsiones que imponía sobre varias familias para hacerse de sus casas y armar así distintas bases de operaciones.

Otras dos personas fueron asesinadas a las 7 de la mañana de ese lunes en el Cerrito, también bajo el móvil de "ajustes de cuentas", dijeron fuentes policiales. El barrio amaneció con los dos sujetos agonizando en la esquina de las calles Estanislao Vega y Ortíz de Zárate, con varias heridas de bala en tórax y cabeza. En los bolsillos de los jóvenes de poco más de 20 años, se encontró cocaína y marihuana, informó la fiscal Puppo a El Observador.

Fuentes policiales también presumen en este caso la actuación de otra banda criminal, lo que torna "muy complejas las investigaciones", añadió la fiscal. Tanto es así que se resigna a creer que "no serán casos que se vayan a resolver pronto".

Más muertes

Ese mismo lunes pero a la noche, en el kilómetro 26 de la cargada ruta Interbalnearia, cuatro sujetos se bajaron de un Volkswagen Gol gris y comenzaron a disparar contra dos menores de 15 y 17 años, y un joven de 24. No hubo testigos del hecho, pese a que las armas destellaron en la calle paralela a la principal vía de acceso a los balnearios del este en plena temporada turística.

De todos modos, el fiscal Fernando Valerio y la Policía de Canelones investigan el caso y están tras "pistas fuertes" de los responsables. Se cree, aquí también, que el móvil fue un ajuste de cuentas.

El menor de 15 años murió en el lugar, el de 17 murió en el hospital a las pocas horas.

El tercero está recuperándose, luego de recibir impactos de bala en su tórax y abdomen, según consta en el parte policial.

Sin denuncias

En el transcurrir de esta violencia "creciente", a la fiscal Puppo también la tiene inquieta la cantidad de llamadas que recibe de la policía dando cuenta de balaceras y heridos por armas de fuego que no terminan luego en denuncias penales.

"En muchas situaciones quedan lesionados, pero se niegan a hacer las denuncias y así es muy difícil", se lamentó. Y añadió: "hace mucho tiempo que viene pasando esto, y los casos quedan en la nada".
Gustavo Zubía, el fiscal que actuó la semana pasada en la misma zona operacional de Puppo –el noreste de Montevideo– resaltó la misma preocupación.

Contó que a veces tiene hasta "dos o tres víctimas por noche", y que, tras sufrir heridas de bala o participar en tiroteos, se oponen luego a presentar la denuncia cuando los agentes les toman sus datos. Y en muchos casos, dijo Zubía, hasta se niegan a decir sus nombres. "Eso solo puede estar indicando que estamos ante permanentes enfentamientos de bandas criminales", aseguró. Y ese problema incide inexorablemente en el curso de las investigaciones, añadió.

Es en ese sentido que Zubía también comparte la visión de Puppo en cuanto a que, dada la carencia de datos, se hace "complicado" resolver los casos. "Los barrios están cada vez más amedrentados y nadie quiere decir una palabra", agregó Zubía.

El fiscal también trabajó sobre otro homicidio ocurrido en el barrio Cuarenta Semanas, durante la noche de este sábado. El hombre recibió nueve balazos –que traspasaron la puerta de su casa– y murió delante de su esposa. Por el momento, dijo el fiscal, no se sabe quiénes fueron los asesinos.

Móvil frecuente

La última vez que el Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad en Uruguay del Ministerio del Interior midió la frecuencia de los homicidios motivados por ajustes de cuentas fue en 2014. Durante ese año, señaló el informe de la cartera, ese móvil fue el más usual, constituyéndose en la causa principal del delito en el 35% de los asesinatos. Le seguían, muy de lejos, la violencia doméstica en 18% de los casos, y la rapiña, en 17%.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...