Fútbol > ENTREVISTA

Alonso: “AUF TV ya es un camino seguro para la selección”

Ignacio Alonso sufrió el escrutinio el jueves, festejó hasta las 3 de la mañana, el viernes almorzó en el Mercado del Puerto, se sacó selfies, viajó a trabajar al campo hasta el domingo; el lunes empieza su vida como titular de la Asociación

Tiempo de lectura: -'

23 de marzo de 2019 a las 05:01

El sábado de noche, cuando me acueste, me va a empezar a caer la ficha…”, se apura a resumir Ignacio Alonso, el nuevo presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), cuando con sus manos se apoya en los posa brazos y se acomoda en una silla en El Palenque, en el Mercado del Puerto, lugar que eligió para almorzar –con Marcelo García, dirigente de Fénix, y Juan Aereosa, su socio en el estudio que tienen en la Ciudad Vieja– en paz porque salvo para una selfie, pocos extranjeros lo reconocieron. 

El jueves, después de ganar las elecciones, terminó a las 3 de la mañana celebrando con otros 40 dirigentes en la casa de uno de ellos, allá en el límite de Sayago y el Prado. Su gran logro, confiesa en la charla, fue evitar que lo tiraran a la piscina. El precio de tantos días de campaña, el sufrimiento y la emoción del jueves, quedan indisimulablemente reflejadas en su voz disfónica, sus gestos de ansiedad y haber tomado la decisión de apagar el teléfono en la madrugada. Eran las 16, cuando terminaba el almuerzo, y no tenía intenciones de encenderlo (hablaba a través del García), porque por delante le esperaba una visita a la oficina y el viaje hasta el establecimiento agropecuario familiar que tiene en Flores, para trabajar a la par de su padre hasta el domingo. Será el último fin de semana de trabajo en el campo, en donde hasta ahora pasaba 12 a 13 días al mes, y en los que alternaba en el estudio como asesor financiero. Desde el lunes empieza otra etapa, la del presidente de la AUF.

“Es todo un tema. Ya no podré ir como antes al campo, ni atender el estudio”, dice, gira la mirada hacia Juan, su socio que estaba enfrente, en la mesa, y subraya: “Ahora sí, más que nunca sobre tus espaldas”. Juan se ríe. Ya sabe de qué se trata. “¿Cómo hasta ahora?”, le retruca. “Algo así”, sella Alonso con ese estilo simple con el que suele recorrer en todos los ambientes.

El jueves cambió la vida para este montevideano de 40 años, economista, fanático del fútbol e hincha de Rampla, que desde hace dos décadas está en la dirigencia, y a quien Sebastián Bauzá le dio un envión a las grandes ligas cuando después de intentar llevarlo sin éxito al Ejecutivo en 2010, lo integró a la Mesa Ejecutiva, donde hizo el resto de la carrera que desembocó con su llegada al Ejecutivo de Wilmar Valdez en 2014. El resto es conocido. Ganó las elecciones por cuatro votos (40-36), después de perder la primera vuelta con Óscar Curutchet y con olfato negociador pelear esos cuatro votos que entre la primera y segunda vuelta le dieron la victoria final.

“Lo de anoche fue increíble. La tensión que vivimos en la sala de juveniles, que pedimos a la AUF para seguir el escrutinio, no tiene nombre, porque en un momento tenía cuatro resultados. Uno en el grupo de Whatsapp-ascenso, otro de Marcelo García, uno de Alfredo Silva y el de mi padre, que por teléfono me decía que un primo mío, Ramiro Alonso que trabajó en El Observador, le había llamado para comentarle que tenía 40 votos y que era presidente. Eso fue increíble. ¡Increíble! Porque sentís que vas a explotar”, apunta para resumir lo que vivió durante el escrutinio de la segunda vuelta.

El de la primera vuelta no lo siguió. “Sabíamos que no íbamos a ganar, solo faltaba confirmar por cuantos votos perdíamos, así que antes que terminara la votación comenzamos a hablar con los compañeros. Teníamos que levantar eso. Cruzamos al bar de la esquina, hablamos con OFI y conseguimos los votos que faltaban”, confiesa.

¿Este es el triunfo de qué?

Del esfuerzo. Del trabajo. Durante mucho tiempo armamos y pensamos la candidatura. Recorrimos mucho. Estuvimos en Tacuarembó, San Carlos. En el Landoni. No nos dio para llegar a todos, pero fuimos a los que sabíamos que podían estar abiertos. Sabíamos que de pronto en algunos lugares no íbamos a tener eco y por un tema de eficiencia en el uso del tiempo era mejor dejar para otra instancia, ganáramos o perdiéramos, explicarles y decirles que no había nada personal sino un tema de necesidad electoral para llegar al que estaba en duda o más cercano a nuestra posición. En síntesis: fue el triunfo de la divisional B, sí, de la divsional B. Fue e triunfo de los grupos que ingresaron, de los deportes menores y de una serie de equipos de Primera, de Nacional y Peñarol, y de OFI que terminó acompañando. Pero ya está. Olvidate. Ya fue. Ya fue. 

¿Y los que no lo votaron?

El que votó distinto simplemente hizo eso. Ahora arranca otra etapa. De cero.

¿Sin rencores?

Por supuesto. Eso sí: vamos a administrar con las propuestas nuestras que son las que triunfaron y las que anunciamos en el documento que le hicimos llegar a todos. Y los conceptos que manejamos con los grupos que te nombré.

¿Cuál es ese rumbo?

Aumentar los ingresos de selección y fútbol local; dar un salto en infraestructura, y de la jerarquización de todas las competencias. Poder darle otro relieve y poder devolver otro atractivo al fútbol nacional. Y mucho desarrollo, sí, mucho desarrollo y mucha apuesta a mejorar la preparación de los jugadores, los entrenadores, los árbitros. Mucha apuesta al conocimiento. Hay un tema que me quedó de la primer charla que tuvimos con Tabárez en 2018, una mañana en el Complejo de la AUF, la del salto de lo que son los trabajos que realizan los jugadores en el Complejo y el que reciben en los clubes. La diferencia es muy grande y ahí debemos mejorar.

¿Cómo se mejora sin dinero?

Los activos de selección generan recursos y hay que tener apertura para ir a ese lugar. Lo vamos a conversar con los distintos actores y con el cuerpo técnico de la selección. Vamos a ir por esos lugares. No hay mucho margen, porque la agenda nos irá poniendo cantidad de cosas importantes y circunstanciales. Es claro que tenemos otro panorama en cuanto ingresos a favor con relación a algunos años atrás, y que las deudas no se bajan de un día para otro. Debemos administrarlas. Tenemos que hacer fuerte a la AUF con el equilibrio necesario entre los sectores.

Dicen que es bohemio y que no le dice que no a nadie. ¿Cómo se maneja la AUF sin decir que no?

El no a nadie no es real, lo que hago es escuchar que no es lo mismo que decir que sí. No es mi estilo cerrar las puertas. Buscamos soluciones en las medidas de las posibilidades, pero de ahí no pasan. La idea siempre fue prestar la oreja, escuchar y dar una voz de aliento. Como me pasó a mi cuando tuvimos los problemas en Rampla y no pudimos jugar. Tuvimos la voz de aliento de algún neutral o dirigente importante. Eso no era una solución, pero sí una fuerza. Recuerdo una anécdota con Juanjo Ramos, que nos vio mal a un grupo de dirigentes que luchábamos para conseguir y dinero y arreglar. Siempre me quedó ese gesto. Lo mismo hizo Navascués cuando estaba en la AUF. Que te escuchen no tiene precio.

¿La AUF TV es el camino?

Sí. Es un camino seguro para la selección ya. Tenemos que estudiar el trabajo que deja armado la Comisión Normalizadora y en la medida de ver la factibilidad, la intención es seguir en ese camino de la gestión propia con todos los activos. Si es posible vamos a ir para adelante.

¿Por el fútbol local esperará hasta 2025, cuando finalice el contrato con Tenfield?

Lo que se puede decir que en enero de 2026 debe estar vigente un modelo en el que la AUF se dueña de su canal y transmisión. Hay que estudiar cuál es la situación jurídica actual y allí sabremos cuáles son las alternativas de renegociación.

¿Cómo encarará el tema con Tenfield?

Es un tema complicado. Lo primero que debemos hacer es partir del conocimiento, del análisis consciente de los contratos desde el punto de vista jurídico y las posibilidades del punto de vista económico y financiero. Luego se armarán las estrategias para llegar al escenario óptimo en las medidas de las restricciones de la realidad. Ya veremos.

En la charla con OFI, en el cuarto intermedio de la primera y segunda vuelta aseguran que dijo algo fuera de tono a los dirigentes del interior.

Utilicé una palabra desafortunada, que reflejaba lo que sentía, pero que se interpretó mal. Me guardo lo que les dije, pero les pedí disculpas. Saben bien la consideración que tenemos de OFI en la construcción del fútbol. Por eso propusimos trabajar juntos. Por eso, en los próximos días iré personalmente a OFI porque quiero contar en forma paritaria con ellos. Queremos integrarlos en la globalidad del concepto. Eso está escrito. Porque ellos no entraron en la AUF para cambiar figuritas sino que entraron a vivir lo que es el ejercicio con derechos de cualquier afiliado a la AUF. Que los derechos adquiridos no están en duda. Ellos van a participar de los beneficios económicos del fútbol uruguayo y que van a participar del gobierno activamente. Que hay aspectos comunes en los que queremos que participen activamente, no en forma testimonial. Y que hay una agenda bilateral, que debemos encapsular y trabajar juntos. Tenemos que establecer esa confianza para romper el mito de 72 años de que son dos organizaciones paralelas.

¿Asumió algún compromiso con Ham?

Le pedimos que integrar el equipo de trabajo.

¿En el Ejecutivo?

Carlos va a estar en un lugar que vamos a determinar.

¿Hoy siente que llegó a manejar un lugar muy difícil? ¿Está en el peor lugar?

Este es un lugar bárbaro. Está todo para hacer. Se hizo mucho, pero está todo para construir para el futuro. Puede ser un lugar complejo, pero lo conocemos. Lo hacemos porque nos gusta. Los cuatro años que estuve antes en el ejecutivo, la mesa, el club fueron la pretemporada para esto. Fueron experiencia que nos moldearon.

Son casi las 17. Nacho, Juan y Marcelo se van caminando por la rambla Roosevelt hacia afuera. Ahora cambia el entorno. Ya no hay tantos turistas. La gente se da vuelta para mirar. En voz baja uno le dice a otro: “Ese es el que eligieron en la AUF”. Enseguida, desde un local de cobranza sale un hombre, mira y regresa gritando: “Ese es Alonso”. A Nacho nada le inmuta. Sigue caminando, con las manos en los bolsillos de su jeans, rumbo a la oficina. Seguirá el viaje al campo, para trabajar a la par de su padre hasta el domingo. El lunes empieza su vida como presidente de la AUF.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...